sábado,4 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl Comité Económico y Social Europeo (CESE) urge una nueva agenda para...
Propone una guía digital de entidades culturales europeas

El Comité Económico y Social Europeo (CESE) urge una nueva agenda para la cultura europea

Redacción
ha urgido a las instituciones ejecutivas y normativas europeas a consolidar y desarrollar la dimensión cultural de la Unión. Aal dictaminar una Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, titulada "Una nueva Agenda Europea para la Cultura [COM(2018) 267 final]", el CESE propone lanzar una guía digital de entidades culturales europeas en todas las lenguas de la Unión.

En su dictamen, el CESE está convencido de que Europa constituye una comunidad cultural basada en valores compartidos y asegura que la economía social de mercado es un signo distintivo del estilo de vida europeo, que combina la libertad económica con los derechos sociales y los principios de respeto del ser humano. "El CESE considera fundamental consolidar y desarrollar la dimensión cultural de la Unión, basada en los valores comunes consagrados en los Tratados, como factor clave del proceso de integración y piedra angular de la identidad cultural europea, comprometida con la construcción de una sociedad inclusiva, pluralista, cohesionada y competitiva", añade el dictámen en sus conclusiones. Otras de sus afirmaciones son:

1.2.1 A juicio del CESE, solo el refuerzo del sentimiento de pertenencia a Europa y una identidad cultural común pueden consolidar la construcción europea y las diversidades culturales y lingüísticas.

1.2.2 El patrimonio cultural material e inmaterial de Europa representa, en opinión del CESE, el aglutinante de los pueblos europeos, un fortísimo vínculo de identidad y un valioso recurso estratégico para la cohesión social.

1.3 El CESE considera que, precisamente por la crisis política y de identidad que atraviesa Europa, es de enorme importancia devolver a la cultura su papel central de transmisión de los vínculos de identidad, a fin de hacer realidad los valores comunes consagrados en los Tratados.

1.4 El CESE, si bien valora positivamente la iniciativa de volver a poner a la cultura en un lugar central de la Agenda, pide que se aproveche su relanzamiento para abordar la visión de un nuevo renacimiento europeo, que aspire a la creación de un Espacio Europeo de la Cultura (EEC) basado en muchos valores comunes como la solidaridad, la confianza y la corresponsabilidad.

1.5 En opinión del CESE, la nueva Agenda Europea para la Cultura debe fundamentarse en una visión estratégica compartida, que comprenda, para la realización del Espacio Europeo de la Cultura:

• valores de identidad comunes, de libertad y solidaridad;

• los principios fundamentales de libertad de circulación, establecimiento y prestación, en Europa, de personas, bienes y servicios que operen en el ámbito cultural;

• sistemas de gestión y diseño de intervenciones en favor del patrimonio cultural;

• intervenciones concretas de restauración y conservación del inmenso patrimonio artístico que revitalicen la cultura europea de cara a las nuevas generaciones;

• una valorización de la cultura europea en las relaciones internacionales;

• un refuerzo de la gobernanza de las políticas europeas, para otorgar más espacio a todos los agentes que producen y dan forma a la cultura, en las expresiones culturales y en las industrias culturales y creativas;

• apoyo a la agrupación de pequeñas empresas creativas, en particular las que tienen fines sociales;

• sinergias e intercambios de procesos culturales, que contribuyan a reforzar el intercambio entre las múltiples expresiones de la sociedad europea.

1.6 Del lado de la oferta cultural es necesario que los destinatarios de las medidas tengan una percepción clara y accesible de ellas a través de nuevos medios de comunicación multilingües, de forma que el Espacio Europeo de la Cultura sea efectivamente patrimonio de todos.

1.7 Por el lado de la demanda cultural, el Comité considera fundamental una acción directa dirigida a los usuarios de la cultura, a fin de aumentar su nivel de participación en el desarrollo de la identidad de valores europeos, con iniciativas como un «Erasmus de la ciudadanía cultural» y la proclamación de una Carta europea de la cultura destinada a los ciudadanos europeos.

1.8 El CESE está convencido de poder desempeñar un papel proactivo en un diálogo cultural estructurado, a fin de reforzar la ciudadanía democrática, la identidad cultural y el intercambio entre las múltiples expresiones creativas de la sociedad, también mediante iniciativas conjuntas tales como la puesta en marcha de una Semana Europea de la Cultura, las Noches de la Cultura Europea, y el nombramiento de embajadores europeos de la cultura.

1.9 El Comité se compromete a efectuar un seguimiento de los datos de la hoja de ruta de la nueva Agenda y a finalizar el Espacio Europeo de la Cultura, sobre la base de la presentación de informes periódicos por parte de la Comisión.

2. Introducción del dictámen

2.1 La cultura ocupa un lugar central en el proyecto europeo y constituye el fundamento de la «unidad en la diversidad» de la Unión Europea. Representa un componente fundamental de la convivencia y un valor capaz de enriquecer nuestra humanidad como elemento imprescindible de nuestro comportamiento en la sociedad y en la expresión cotidiana de nuestra ciudadanía.

 

2.2 La cultura representa, por tanto, el recurso estratégico de cohesión social y diálogo intercultural por excelencia y una gran oportunidad para revalorizar la historia común con la gran riqueza de la diversidad cultural de las regiones europeas y del patrimonio material e inmaterial compartido.

 

2.3 El Tratado de Lisboa ha atribuido una gran importancia a la cultura: en el Preámbulo del Tratado de la Unión se hace referencia explícita a la voluntad de inspirarse «en la herencia cultural, religiosa y humanista de Europa», con objetivos prioritarios como el de respetar «la riqueza de su diversidad cultural y lingüística» y velar «por la conservación y el desarrollo del patrimonio cultural europeo».

 

2.3.1 Muchos de esos valores, que sirven de base a la sociedad europea, se ponen de manifiesto en el Tratado: «la Unión se fundamenta en los valores de respeto de la dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, Estado de Derecho y respeto de los derechos humanos […]». Estos valores, que se han convertido en parte integrante de la cultura europea, surgen y deben adquirir cada vez más espacio en una sociedad caracterizada por el pluralismo, la no discriminación, la tolerancia, la justicia y la solidaridad.

 

2.3.2 La Carta de los Derechos Fundamentales, parte integrante del Tratado, ha recogido, reafirmado y sintetizado un rico elenco de valores, en parte ya enunciados en el Tratado.

 

2.3.3 La acción de la Unión se centra, por tanto, en alentar la cooperación entre Estados miembros, para que, en el marco de su competencia específica en materia de política cultural, hagan cada vez más referencia a los valores comunes suscritos, integrándolos como urdimbre en la trama de las relaciones sociales.

 

2.3.4 El comportamiento humano en sus relaciones sociales y actividades diarias sigue modelos fijados a priori en su intelecto. Pero esos modelos se adquieren y se refuerzan mediante la instrucción, la enseñanza y las relaciones que se mantienen con el mundo circundante.

 

2.3.5 De ahí la importancia de divulgar e insistir sobre los valores que constituyen la base común de la civilización europea, sobre todo entre los jóvenes y a partir de la preadolescencia, para que se consoliden las «neuronas espejo» que simulan las acciones, sensaciones y emociones que observamos en los demás.

 

2.4 El concepto de cultura, que es en sí mismo dinámico, implica una serie de acciones que deben ser desarrolladas por las políticas europeas y los Estados a través de la educación y los ejemplos. Los valores enunciados, recogidos en el Tratado, no surgen por generación espontánea sino que son el resultado de consideraciones y experiencias adquiridas en el entorno social que regulan la convivencia pacífica y mejoran la confianza de los pueblos, y deben ser objeto de procesos formativos e interacciones sociales dirigidos sobre todo a las nuevas generaciones, para que puedan adherirse a ellos y compartir los valores éticos.

 

2.5 La cultura, además de por su valor social e identitario, se reconoce cada vez más como un sector económico estratégico para impulsar tanto el desarrollo de la renta per cápita, el bienestar y el PIB global europeo, como las relaciones internacionales.

 

2.6 Se estima que los sectores culturales y creativos contribuyen al 4,2 % del PIB de Europa, y registra un crecimiento del empleo del 1,5 %. En valores absolutos, en 2016 la cultura generó 89 900 millones EUR —lo que equivale a un +1,8 % respecto de 2015— y, teniendo en cuenta las actividades derivadas, movilizó más de 250 000 millones y dio trabajo a 1,5 millones de personas.

 

2.7 La participación cultural constituye un elemento esencial del compromiso de Europa, pero, con la crisis económica y financiera que se inició en 2008 en Europa y que se trasladó después al ámbito social y político, esta participación registró una contracción en todos los países europeos, con características más marcadas en los países de la Europa meridional.

 

2.8 La Agenda Europea para la Cultura de 2007 había comprometido a la UE y a los Estados miembros a:

• promover la diversidad cultural; 

• proteger el patrimonio cultural; 

• superar los obstáculos a la libre circulación de los operadores del sector;

• respaldar la contribución aportada por las empresas culturales y creativas. 

 

2.8.1 El Plan de trabajo de la UE en materia de cultura para el período 2015-2018 estableció cuatro prioridades principales para la colaboración a escala europea en el ámbito de las políticas culturales:

• una cultura accesible y abierta a todos,

• la salvaguardia y valorización del patrimonio cultural,

• el apoyo a los sectores culturales y creativos en una economía innovadora, y

• la promoción de la diversidad cultural.

 

2.9 El Parlamento ha adoptado numerosas resoluciones y recomendaciones sobre el acceso equitativo a los servicios culturales, la cultura en las relaciones exteriores de la Unión, la movilidad, y los sectores cultural y creativo.

 

2.10 En el Consejo de la UE de 23 de mayo de 2018 se adoptaron conclusiones sobre la integración del patrimonio cultural también en el resto de las políticas y el refuerzo del diálogo con las organizaciones de la sociedad civil.

 

2.11 Por su parte, el CESE se ha manifestado en varias ocasiones en favor de la valorización de los sectores culturales y creativos y ha apoyado una estrategia de relaciones culturales internacionales, incluida la contribución al patrimonio cultural europeo de las zonas rurales. 

 

3. Propuestas de la nueva Agenda

 

3.1 Los principales aspectos de la nueva Agenda que propone la Comisión pueden resumirse como sigue:

 

• promover la participación cultural, la movilidad de los artistas y la protección del patrimonio, aprovechando el potencial de la cultura y la diversidad cultural para la cohesión social y el bienestar;

• fomentar el arte y la cultura en la educación;

• reforzar las relaciones culturales internacionales;

• crear vínculos más fuertes con la política industrial;

• aprovechar el papel de la cultura para reforzar una identidad europea;

• cooperar estrechamente con los Estados miembros y con la sociedad civil.

 

3.2 Las dimensiones clave propuestas pueden resumirse como sigue:

 

3.2.1 Dimensión social: utilización del potencial de la cultura y la diversidad cultural para el bienestar y la cohesión social.

 

3.2.2 Dimensión económica: apoyo de la creatividad basada en la cultura en los ámbitos de la educación, la innovación y el crecimiento, gracias a nuevos puestos de trabajo y el desarrollo de industrias y competencias culturales.

 

3.2.3 Dimensión externa de refuerzo de las relaciones culturales internacionales: apoyo de la cultura en los países candidatos, en los Balcanes Occidentales y en los países del Mediterráneo, y acciones del Fondo de Desarrollo ACP.

 

3.2.4 Dimensión trasversal: iniciativas «Año Europeo del Patrimonio Cultural» y «Capitales Europeas de la Cultura», nuevo Plan europeo de acción para los bienes culturales 2019-2022, desarrollo de Digital4Culture, directorio en línea de películas europeas y apoyo a la transformación digital.

 

3.3 La colaboración estratégica en el ámbito de la nueva Agenda contará con el apoyo de Europa Creativa y otros programas de la UE.

 

Por una guia digital en todas las lenguas

En sus consideraciones específicas el dictámen sugiere lanzar una guia digital cultural disponible en todas las lencuas de la Unión Europea.Dice al respecto textualmente:

 

Una guía operativa digital, con un sitio internet actualizado en tiempo real y de uso intuitivo, disponible en todas las lenguas de la Unión, deberá garantizar la utilización de los múltiples instrumentos europeos disponibles, de los cuales se indica, a modo de ejemplo, un primer listado:

• IFCD II, Instrumento de Financiación de la Cooperación al Desarrollo; 

• Med y Med Culture (2014-18); 

• IEV, Instrumento Europeo de Vecindad, antiguo IEVA; 

• IAP II (2014-2020); 

• Red Natura 2020;

• Plan de acción en pro de la naturaleza, las personas y la economía, de Natura 2020;

• LIFE (2014-2020);

• Fondos Estructurales; 

• EMODnet, fase III, observación marina y sitios subacuáticos;

• Crecimiento azul de la Unión en los sectores marino, del transporte marítimo y del turismo;

• Leader plus, mejora del patrimonio cultural y rural;

• Europa de los ciudadanos (2014-2020), en lo concerniente a la historia y la diversidad de la Unión;

• ayudas estatales en materia de conservación cultural y del patrimonio;

• tráfico ilícito de los bienes culturales;

• Copernicus (antiguo GMES), información obtenida vía satélite para el seguimiento del patrimonio cultural;

• EDEN (European Destinations of exelleNce);

• COSME, que financia iniciativas en favor de la cultura y el turismo;

• itinerarios culturales del Consejo de Europa y de la Comisión Europea;

• «C3 Monitor», que permite seguir y comparar la evolución de aproximadamente 170 ciudades culturales y creativas en treinta países europeos en tres ámbitos principales: la vitalidad cultural (cultural vibrancy), la economía creativa (creative economy) y un entorno propicio (enabling environment); 

• asociación público-privada (APP) sobre «la eficiencia energética de los edificios históricos»; 

• patrimonio cultural para el desarrollo sostenible en el marco de Horizonte 2020;

• plataforma digital Europeana, con más de cincuenta millones de entradas digitalizadas: libros, música y obras de arte, con métodos de investigación avanzados;

• Agenda Digital para el estudio del patrimonio cinematográfico europeo;

• inversiones en el patrimonio cultural, gracias a los Reglamentos sobre la política de cohesión;

• Erasmus+

• Sello del Patrimonio Europeo, que establece un distintivo que se otorga a sitios ubicados en la Unión;

• Programa Europa Creativa (2014-2020), con un componente MEDIA consagrado al sector audiovisual (subprograma MEDIA), un componente cultural dedicado al sector de los servicios creativos y culturales (subprograma Cultura) y un componente intersectorial para todos los sectores creativos y culturales (capítulo intersectorial).

De interés

Artículos Relacionados