viernes,20 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónLibrosEl futuro de las profesiones: Cómo la tecnología transformará el trabajo de...
Richard Susskind y Daniel Susskind/Tecnológico de Monterrey

El futuro de las profesiones: Cómo la tecnología transformará el trabajo de los expertos humanos

Redacción
Este libro predice el declive de las profesiones actuales y explica las personas y los sistemas que las sustituirán. En una sociedad caracterizada por la presencia de Internet, según Richard Susskind y Daniel Susskind, no necesitaremos que los médicos, profesores, contables, arquitectos, sacerdotes, consultores, abogados y muchos otros, trabajen como lo hacían en el siglo XX.

El futuro de las profesiones explica cómo “sistemas cada vez más capaces” –desde la tele-presencia hasta la inteligencia artificial– conllevarán cambios fundamentales en la forma en que el conocimiento práctico de los especialistas se pone a disposición de la sociedad. Los autores ponen en cuestión el “gran trato”, el acuerdo que garantiza diversos monopolios a los profesionales actuales. Defienden que nuestras profesiones actuales están anticuadas, son opacas y difícilmente asequibles, y que el conocimiento de los mejores pueden disfrutarlo sólo unos pocos. En su lugar, proponen seis nuevos modelos de producción y distribución del conocimiento.

El libro plantea importantes cuestiones morales y prácticas. En una era en que las máquinas pueden superar a los seres humanos en la mayoría de tareas, ¿cuáles son las perspectivas para el empleo?, ¿quién debe poseer y controlar el conocimiento por Internet?, ¿y qué tareas deben reservarse únicamente a las personas?

Basada en la profunda investigación de más de diez profesiones, e ilustrado por numerosos ejemplos de cada una, éste es el primer libro que evalúa y se pregunta por la relevancia de las profesiones en el siglo XXI.

El libro, se divide en siete capítulos agrupados en tres partes (Cambio, Teoría -de ese Cambio- e Implicaciones). Comienza el libro con una introducción de los orígenes históricos de lo que llamamos "profesiones colegiadas" y del gran acuerdo social por el que se les otorgó un estatuto privilegiado y pseudo-monopolio a los profesionales ante el servicio que prestan a la sociedad y el conocimiento y experiencia que está en manos de sus miembros que hace que todo el mundo acepte que un "don nadie" no pueda llevar a cabo una operación quirúrgica o que ese "don nadie" pueda defenderle ante un tribunal, –acuerdo social que en España hace que la propia Constitución establezca reserva de Ley para el ejercicio de las profesiones tituladas en su artículo 36- . 

Tras esos antecedentes, los Susskind dedican el segundo capítulo del libro a ofrecernos una muestra de los cambios que en estos primeros lustros del S.XXI la tecnología está generando en distintos ámbitos profesionales en el sector de la educación, la salud, derecho, periodismo, arquitectura, consultoría estratégica, auditoría e, incluso, en los servicios pastorales de distintos credos religiosos. Por ejemplo, en el ámbito de la salud, se repasan las últimas tendencias en mobile health (mHealth), en telemedicina, en las nuevas aplicaciones móviles para pacientes (como PatientsLikeMe) y doctores (como "Epocrates") o los últimos avances en robótica e inteligencia artificial en el ámbito médico y, así, en cada sector objeto de análisis. 

Así, sector profesional por sector profesional, según comenta también Javier Fernández-Samaniego, los Susskind nos empiezan a abrir los ojos a los cambios que ya hoy la tecnología está teniendo para llegar, en el tercer capítulo, a una sistematización de las tendencias que se están produciendo que resumen en ocho puntos: el final de una era; transformación tecnológica; aparición de nuevas competencias y capacidades; reconfiguración del trabajo profesional; nuevos modelos productivos y de trabajo; ampliación de la oferta para los usuarios; amenazas para las firmas profesionales y, por último, desmitificación de las profesiones. 

Tras esta primera parte, sumamente descriptiva, en la segunda parte del libro los Susskind teorizan sobre las causas de estos cambios y se aventuran a realizar predicciones de cómo el "conocimiento" que atesoran los profesionales entendido como "experiencia práctica profesional" cambiará en la forma de ser creado y distribuido mediante distintos modelos que irán desde el tradicional modelo presencial retribuido conforme al tiempo dedicado por el profesional en prestar su servicio (modelo dominante hoy día) a otros como las comunidades de expertos (BetterDoctor en medicina o Axiom Law en derecho); modelos de para-profesionales (enfermeras llevando a cabo tareas que hasta ahora prestaban los médicos con la asistencia de Watson de IBM por ejemplo); modelos de ingeniería de conocimiento (por ejemplo, herramientas de autodiagnóstico médico o preparación automática de declaraciones de impuestos); comunidades de experiencia (tales como PatientsLikeMe en medicina, Edmodo en educación, BeliefNet en ámbito religioso, WikiHouse en arquitectura, Global Voices en periodismo, etc.) hasta llegar, en el otro extremo, a modelos donde las máquinas serán los principales prestadores del servicio profesional. 

En la última parte del libro los Susskind comparten con los lectores las objeciones que, desde el ámbito profesional, se plantean al cambio tales como el fin de la confianza y ética profesional, de las destrezas y habilidades personalizadas, de la interacción personal, empatía, el trabajo bien hecho, etc. frente a las que los Susskind arguyen que (i) no debe confundirse el medio con el fin ya que el rol fundamental del profesional debe ser facilitar conocimiento y experiencia a quien no lo tiene –no se acude al médico o al abogado para tener interacción personal para lo que existen mejores ocasiones sino para que estos den soluciones al problema que se les plantea-,(ii) que el cambio que anticipan permitirá que más personas puedan tener acceso a esos servicios y (iii) que por el hecho de que las máquinas no sean cien por cien perfectas no debe desdeñárselas ya que tampoco los expertos humanos tienen esa perfección. 

Puestas todas la cartas encima de la mesa, el último capítulo del libro titulado "Después de las profesiones" nos invita a imaginar ese mundo en el que no habrá que ir a visitar al doctor en su consulta, al abogado en su despacho o al maestro en el aula en el que se nos plantea el rol que jugarán las máquinas en ese momento y qué servicios profesionales serán todavía necesarios entonces con todas las amenazas –desempleo por la automatización de trabajos- y oportunidades que este nuevo escenario anticipa.

De interés

Artículos Relacionados