jueves,26 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl gobierno argentino habilita el ingreso a los libros del exterior
Cae otra orden del kirchnerismo que el sector veía absurda

El gobierno argentino habilita el ingreso a los libros del exterior

Redacción
El gobierno argentino ha puesto en marcha la norma que permite el ingreso a los libros del exterior. La medida elimina restricciones, busca ampliar la bibliodiversidad y ofrecer mayores opciones a los lectores de todo el país. Editoriales, libreros y autores apoyan la supresión de restricciones que consideraban absurdas. Entienden que ahora se favorecerá una mayor integración internacional de la industria bibliográfica argentina.
Por Resolución 1/2016 de la secretaría de Comercio, dependiente del Ministerio de la Producción, se dispuso la eliminación de restricciones para el ingreso de libros impresos en el exterior, que en forma absurda había prohibido el gobierno de Cristina Kirchner.

La nueva disposición precisa que quedan excluidos de la limitación los productos gráficos de exclusivo uso artístico, pigmentos y publicaciones diarias o periódicas (diarios, periódicos, revistas actuales con ediciones semanales o quincenales) y los libros, fascículos e impresos similares.

La resolución, ya en vigor desde este miércoles, lleva la firma del secretario de Comercio, Miguel Braun.

La medida había sido anunciada por los ministros de Cultura, Pablo Avelluto, y de la Producción, Francisco Cabrera.

En los fundamentos menciona que por la Ley N° 25.446 el Estado Nacional reconoce en el libro y la lectura, instrumentos idóneos e indispensables para el enriquecimiento y transmisión de la cultura, estableciéndose que adoptará las medidas necesarias para el cumplimiento de los objetivos señalados por la misma.

De acuerdo a los términos de la citada ley, en cumplimiento de la política integral del libro y la lectura, quedan comprendidos en la misma los libros, fascículos e impresos similares, cualquiera sea su género y su soporte.

Añade que no amerita la continuidad de la exigencia del régimen de certificación obligatoria para definir los mecanismos tendientes a eliminar los peligros derivados del uso de tintas con alto contenido de plomo en productos gráficos. Ello surge –expresa- del análisis de la información técnica recogida por parte de laboratorios de ensayos reconocidos respecto de las Normas IRAM aplicable a libros, fascículos e impresos similares. 

De interés

Artículos Relacionados