sábado,29 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónEl Índice temático de la Democracia

El Índice temático de la Democracia

Goliardos s.XXI
Somos muchos los que hemos luchado contra cualquier tipo de censura, y como afirmaba Gustave Flauber en su texto titulado Correspondance en 1852: "La censura cualquiera que sea me parece una monstruosidad, algo peor que el homicidio; el atentado contra el pensamiento es un crimen de leso espíritu. La muerte de Sócrates pesa aún sobre el género humano".

Y cuando nos encontramos con aptitudes como la de algunos dirigentes del Partido Popular, que acusan de traidores a España a aquellos que quieren conceder la voz a algunos españoles (aunque les pese), que quieren manifestarse legalmente en el Congreso de los Diputados, me trae a la memoria una época antigua en la que teníamos que sufrir un tipo de censura sobre el debate, las ideas y las opiniones que partía de una figura (protegida por la legislación de la época) que se conocía como El Índice; una lista de libros y temas prohibidos por la Iglesia Católica y, como no, por la sociedad conservadora. Este espíritu llenó las conciencias y valores de muchos ciudadano y sobre todo de los políticos. Y por lo que podemos comprobar aún perdura en muchas mentalidades y sobre ciertos temas.

Hoy por hoy, y por las manifestaciones de la derecha, podemos afirmar que existen temas que según ellos no se pueden tocar, más aún, temas que no se pueden debatir ni facilitar a organizaciones parlamentarias para que lo hagan. Como ha demostrado la historia, el debate libera el pensamiento, sobre todo el de aquellos que, hasta ahora, han sido manipulados. Como creía Francisc Bacon en su obra The Advancemente of Learning: “La libertad de expresión incita y excita a un nuevo uso de la misma libertad, con lo que contribuye considerablemente al conocimiento del hombre”. Y ése es el miedo a que los ciudadanos conozcan su verdadera historia, la verdadera situación en la economía globalizada y las consecuencias que esto puede traer sobre aquellos que la han manipulado. Pero recuerden los políticos católicos muchas de las enseñanzas del Nuevo Testamento de San Lucas: “Si éstos callaran, las piedras hablarían”. Estamos hartos de que nos digan que España va bien, que la economía se está levantando, mientras millones de españoles están cada día pasándolo mal. Son innumerables las veces que he pedido a los políticos de izquierda una propaganda educativa y explicativa de la situación económica, pero continuaron con la  misma gaita, para que cuando los ciudadanos ejercieran su derecho de voto, tuvueran la argumentación suficiente para decidir.

El espectáculo que estamos padeciendo de pactos y contra pactos, llenos de mentiras y promesas muchas veces incumplibles, así como la posibilidad de saltarse “El Índice” de los factores fácticos que controlan el pensamiento y la libertad de expresión supondría devolver la libertad plena a la sociedad, siendo ella la que decida en una segunda vuelta electoral. Pero a esto también le tienen miedo, como decía Franklin Delano Roosevelt en1933: “Dejen manifestar mi firme creencia de que a lo único que debemos tener miedo es al miedo mismo”

El Índice temático de la democracia es una de las carencias de nuestra democracia, es una forma de obligar a mentir a la sociedad para contaminarla y obligarla a perder su espíritu crítico.  Que el miedo no frene a la coherencia y al binestar.

De interés

Artículos Relacionados