sábado,28 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaEl prestigioso científico británico James Lovelock, Premio Fonseca 2009, visita la Universidad...
Líder del movimiento ecologista

El prestigioso científico británico James Lovelock, Premio Fonseca 2009, visita la Universidad de Santiago la próxima semana

ibercampus.info
James Lovelock (Hertfordshire, 1919), pionero en el desarrollo de la conciencia medioambiental en el mundo, visitará la Universidad de Santiago de Compostela (USC) la próxima semana para recoger el Premio Fonseca de comunicación de la ciencia 2009 que convocan la USC y el Consorcio de Santiago y que en su primera edición recayó en Stephen Hawking.

 

El pensador, intelectual e ambientalista británico estará en Santiago el 6 de octubre en una jornada en la que mantendrá un encuentro con los medios de comunicación y se reunirá con el rector y el alcalde. Finalmente, a las 20:00 horas en el Auditorio de Galicia tendrá lugar la ceremonia de entrega del galardón en la que el propio Lovelock pronunciará la conferencia ‘Cambio climático en un planeta viviente’ destinada al público en general.

Amplia trayectoria

Autor de la conocida ‘Teoría de Gaia’ que postula que la Tierra es como un superorganismo que se autorregula, su variada trayectoria científica queda a veces oculta por su significación de líder ideológico y emblema del movimiento medioambiental. Químico de formación, se doctoró en Medicina y entre los años 40 y 50 desarrolló investigación en centros pioneros en los EE.UU. culminados en la Universidad de Harvard.

Esa formación tan miscelánea le llevó a una naciente NASA en 1961. Allí creó y desarrolló muchos de los instrumentos empleados en el programa de investigación de otros planetas, con especial énfasis en Marte. Precisamente buscando métodos de detección de vida se le ocurrió la hipótesis de Gaia.

Su enorme popularidad oculta también su faceta como inventor (muy activa en la sonda Viking, la primera enviada por la NASA a Marte), en la que destaca sobre todo con la invención del Detector de Captura de Electrones, clave en cromatografía de gases para detectar trazas de componentes químicos a unos niveles indetectables por otras técnicas.

Ese hallazgo llevó a otros fundamentales de la investigación medioambiental como el descubrimiento de la ubicuidad de residuos de pesticidas en el planeta y, sobre todo, de CFC en la atmósfera, que él mismo hizo en los años 60 sobre Irlanda y a principios de los 70 en la Antártida. Los norteamericanos Frank Rowland y Mario Molina continuaron ese trabajo y descubrieron el grave peligro que el CFC entrañaba para la capa de ozono, investigación por la que consiguieron el Premio Nobel de Química en 1995. La posterior confirmación del agujero de ozono en los Polos hizo que los gobiernos de todo el mundo prohibiesen el uso del CFC en la que ha sido una de las principales iniciativas medioambientales tomadas a escala internacional.

Líder ideológico

Su posición de liderazgo científico, sobre todo en la ciencia medioambiental, se ha acompañado de un importante papel de creador de opinión pública con efectos incalculables. Ese rol lo reforzó a partir de finales de los anos 70 iniciando una labor divulgadora más directa con la publicación de libros claves en el ideario verde. Sobre todo destaca Gaia: una nueva mirada a la vida sobre la Tierra, publicado en 1979.

Premio Fonseca

El Premio Fonseca, enmarcado en el Programa Conciencia, lleva el nombre de uno de los fundadores de la USC, personaje de capital importancia en la conformación de Santiago como lugar de gran riqueza intelectual y científica y como foro de creatividad.

El jurado que por unanimidad decidió en mayo al ganador de esta segunda edición lo conformaban el rector de la USC, Senén Barro; el gerente del Consorcio de Santiago, Xosé Manuel Villanueva; el director de programas del Consorcio, Xosé Denis; el director del programa Conciencia, Jorge Mira; el director general de I+D+i, Ricardo Capilla; el director de la revista Muy Interesante, José Pardina; el director del Observatorio Astronómico ‘Ramón María Aller’ de la USC, José Ángel Docobo; y el director del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, Ramón Núñez. Todos ellos valoraron de Lovelock su “excepcional condición” de generador de conciencia crítica.

De interés

Artículos Relacionados