viernes,21 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónEn busca del profesional idóneo para cada reforma
Lo barato sale caro sin contar con personas especializadas

En busca del profesional idóneo para cada reforma

www.elmundofinanciero.com
No hay nadie perfecto, y existe una leyenda negra sobre los profesionales de las obras de reformas que inunda a todo el colectivo. El problema es que no solemos encontrar el profesional adecuado para cada reforma, y que solemos realizar encargos que no son de la especialidad del profesional. Lo mejor, buscar el profesional adecuado para cada obra.

Lo barato a veces sale caro o insatisfactorio, y nos quedamos con ello de por vida. No es lo mismo cambiar un lavabo que decorar un interior. No es lo mismo una reforma con derribos de interior, que pintar una casa. Ocurre que solemos encargar varias obras simultáneamente y al mismo profesional, aún cuando no sean de su especialidad, y el resultado no suele ser siempre el esperado. 

Es por ello que conviene que nos aseguremos que el profesional al que encargamos nuestras reformas sea el adecuado para cada obra: al pintor la pintura, al decorador el diseño de nuestros confortables interiores, a los albañiles la colocación de ladrillos o baldosas y a los arquitectos las soluciones constructivas, de permisos y licencias. Debemos procurar encontrar al profesional idóneopara la ejecución de nuestras reformas. 

En el resultado final, no todo será mucho más satisfactorio y seguro, sino incluso saldrá a mejor precio y resultará mucho más rápido. Además existen ayudas oficiales a través de la Administración Central y diversas Comunidades Autónomas para las reformas de viviendas, y apoyo de entidades financieras para conseguir préstamos a tipos muy ventajosos que permitan ejecutar las obras con cierta rapidez sin tener que depender de nuestra liquidez inmediata. 

Uno de los problemas más habituales es el del acabado. Y acabado correcto es aquel que no llama la atención a primera vista. Si hay algo que desluce o resulta imperfecto, es seguida nos damos cuenta de ello. Puede ser un mal acabado en la pintura, una imperfección en la ejecución de un paramento, o una mala colocación de un empapelado decorativo, el caso es lo que nos llama la atención: nos fijamos en eso por encima del resto de las cosas. 

También ocurre con la colocación de los elementos de decoración o mobiliario: un mueble excesivamente grande para determinado espacio o demasiado oscuro, una deficiente iluminación o un juego de colores desacertado, ponen en evidencia nuestra buena voluntad pero nuestros escasos conocimientos. Los resultados óptimos deben depositarse en manos de los especialistas, que suelen estar accesibles en sus propias páginas web o en buscadores de reconocido prestigio, donde podemos comparar su reputación con la de otros profesionales de las mismas disciplinas. 

Estas consideraciones no escapan a los diseñadores de jardines o a los constructores de piscinas, spa o espacios deportivos, que suelen encargarse a profesionales generalistas con demasiada frecuencia. 

El resultado final no solo es aceptable para nosotros, sino para los demás, porque revaloriza la vivienda mantenida, incluso por encima del 20% si lo que queremos es sacarla al mercado porque nos mudamos.

De interés

Artículos Relacionados