viernes,3 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEspaña valora la Cumbre del Clima COP 23: sienta las bases para...
Bonn cumple su promesa sin atender necesidades planetarias

España valora la Cumbre del Clima COP 23: sienta las bases para la aplicación del Acuerdo de Paris

Redacción
La Cumbre del Clima COP 23 de Bonn (Alemania), que ha contado con la participación de 194 países, 9.200 representantes de gobiernos y más de 16.000 participantes, ha sentado las bases para la aplicación del Acuerdo de París y logra mantener el impulso político en la lucha contra el cambio climático, según la valoración del Gobierno español. Otros fueron críticos, como el Obsevatorio Brasileño del Clima y Greenpeace: Bonn cumplió su promesa, pero no atendió a las necesidades del planeta, adujeron

La creciente expansión del apoyo a la acción por estados, ciudades, empresas, inversores y comunidades exhibidas en Bonn aumenta la presión para que los gobiernos actúen más rápido, de forma paralela a los constantes cambios en la economía real, según resumió en línea con el Gobierno la agencia Sinc.

La conferencia sobre el cambio climático de Naciones Unidas finalizó el viernes pasado de madrugada con la elaboración de un libro de reglas para el Acuerdo de París, con el fin de ayudar a los gobiernos a planificar su financiación y dar confianza a los inversores y empresas de que la economía de bajas emisiones de carbono ha venido para quedarse. Los países tendrán que finalizar dicho documento en la COP24 en Polonia, el próximo año.

El aumento de las emisiones globales y los graves impactos climáticos en 2017 en todo el mundo han impulsado en la Cumbre del Clima de Bonn (COP23) un llamamiento de los países más vulnerables a la acción pre-2020 para presionar a todos los estados con el fin de que intensifiquen su ambición climática.

En 2018 se espera realizar una evaluación sobre la adecuación real de las acciones climáticas, ya que en el documento que se ha aprobado en esta cumbre los países se comprometen a evaluar sus emisiones de CO2 para el próximo año. Hasta 2020, los países tendrán que volver a la mesa con planes de acción fortalecidos.

"Bonn cumplió su promesa, pero no atendió a las necesidades del planeta. Se previó una COP técnica, desinteresada, y fue precisamente eso. El proceso fue rescatado de una posible reapertura de la fisura entre ricos y pobres países, pero, desgraciadamente, la atmósfera no se preocupa por el proceso”, apuntó Carlos Rittl, secretario ejecutivo del Observatorio Brasileño del Clima.

En el ámbito de la financiación de la lucha contra el cambio climático, un tema de conflicto que ha centrado las disputas entre los países enriquecidos y empobrecidos, no se esperaban grandes cambios en las contribuciones financieras en la COP23 y así ha sido. El debate de la financiación se ha pospuesto a próximas reuniones. Sin embargo, los gobiernos reconocieron la importante dimensión social de la transición de la economía global.

La descarbonización es irreversible

"Los eventos en la cumbre del clima mostraron una vez más que la descarbonización global es irreversible y no puede frenarse. La nueva alianza para dejar el carbón en el pasado con una transición justa, el cruce de la marca de 100.000 millones de dólares en títulos verdes para este año y los múltiples anuncios de corporaciones e instituciones financieras están aumentando la evidencia de la transformación exponencial", expuso Christiana Figueres, exsecretaria ejecutiva de la UNFCCC y Coordinadora de la Misión 2020.

La Presidencia de Fiji ha concluido también con un Plan de Acción de Género y la creación de la Plataforma de Pueblos Indígenas en Bonn. "Sabemos por experiencia que colocar a las mujeres en el centro de la lucha contra el cambio climático puede resultar en acciones más impactantes, equitativas y sostenibles. El Plan de Acción de Género está diseñado para hacer exactamente eso. Destaca y apoya el papel que las mujeres pueden y efectivamente desempeñan en la construcción de resiliencia y adaptación a los impactos del cambio climático. Se enfoca la atención global sobre cómo podemos transformar palabras en acciones”, Patrícia Espinosa, secretaria ejecutiva de la UNFCCC

Entre los aspectos más destacables de estos días en Bonn, cabe señalar que Siria se ha convertido en la nación número 196 en adoptar formalmente el Acuerdo de París, por lo que EE UU se convierte en el último miembro de la ONU que lo obstaculiza.

“Cuando vuelvan a sus países, los líderes mundiales deberán demostrar que han escuchado las voces de las personas y países del Pacífico, con todo su dolor y esperanza por las consecuencias que ya sufren por el cambio climático y comprender la urgencia de nuestros tiempos. Hablar no es suficiente y aún falta que se pongan en marcha las acciones necesarias”, declaraba Jens Matias, jefe de la delegación política de Greenpeace en la cumbre.

Valoración del Gobierno español

En esta Cumbre se han cumplido los objetivos establecidos para llegar a la COP 24 de Polonia con un Programa de Trabajo definido y acordado entre todos los países que permita implementar los compromisos de París. La Cumbre del Clima de Bonn ha sido una cumbre importante para elaborar la letra pequeña del texto y poder así aplicar el Acuerdo de París. No tiene la visibilidad de París, dado su carácter técnico, pero sin lugar a dudas el éxito de Bonn es que se ha demostrado que la comunidad internacional sigue adelante con la agenda climática. En Bonn se ha continuado trabajando para construir el Acuerdo de Paris y no habido retroceso en ninguno de los temas tratados.

Esta cumbre tenía tres objetivos que se han cumplido: avanzar en el Programa de Trabajo del Acuerdo de París que tiene que estar finalizado en 2018; aprobar el diseño y las modalidades del Diálogo Facilitador (Diálogo de Talanoa), que se celebrará el próximo año; e impulsar la agenda de vulnerabilidad de la Presidencia de Fiyi para las poblaciones y estados que más sufren los impactos del cambio climático.

Durante esta Cumbre, la Unión Europea, con el comisario europeo de Energía y Acción por el Clima, Miguel Arias Cañete, a la cabeza, ha jugado un papel instrumental y político clave para alcanzar los resultados obtenidos. España ha participado activamente en las negociaciones durante las dos semanas que ha durado la Conferencia.

Impulso a la acción climática 
La delegación española ha estado encabezada por la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), Isabel García Tejerina, y la secretaria de Estado de Medio Ambiente, María García Rodríguez, que han celebrado diversas reuniones, entre ellas, con el presidente del IPCC, con la Presidencia de la COP 23 o con la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC).
La ministra, además, ha presidido un nuevo encuentro de la Red Iberoamericana de Oficinas de Cambio Climático y ha participado en el tramo de alto nivel de la "Iniciativa 4 por mil".

 

De interés

Artículos Relacionados