jueves,27 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónEstancamiento secular: la confianza importa

Estancamiento secular: la confianza importa

Futurolandia
¿Después de una Gran Crisis de siete años años de duración para muchos países, entre ellos los de la UE, existe realmente el peligro de un estancamiento secular a ritmos bajos de crecimiento? Si no siglos ¿se mantendrá durante al menos una década? ¿Cuáles son sus orígenes y las consecuencias de presente y futuro? La polémica entre expertos está servida y continua viva desde su planteamiento hace ya dos años.

A principios de 2015 dediqué un post al tema (http://blog.antoniopulido.es/riesgo-de-estancamiento-secular/) con motivo de la publicación del libro del CEPR (Centre for Economic Policy Research) "Secular Stagnation: Facts, Causes and Cures". El problema de partida es que no hay acuerdo entre los economistas ni en cómo medir, ni en cuánto puede durar esa "secular" paralización.

En términos de crecimiento del PIB hay tres alternativas principales para valorar un posible estancamiento secular:

  •  Tasa de crecimiento mantenida sensiblemente por debajo de un promedio (histórico o de predicción).
  • Tasa de crecimiento significativamente por debajo de su potencial.
  • Nivel de PIB mantenido por debajo del potencial («output gap»).

Pero muchos economistas añaden al bajo crecimiento relativo en una fase de recuperación cíclica, las características especiales de baja inflación y bajos tipos de interés. En particular en el conjunto de países de la Eurozona se repiten, año tras año, un ritmo de crecimiento del PIB del orden del 1,5% ( la mitad de los alcanzados en los previos a la crisis), precios estables o en descenso y tipos de interés en mínimos históricos.

La polémica en EEUU ha sobrepasado la discusión académica, para alcanzar a posiciones de responsables políticos de las decisiones económicas. Especial relevancia ha tenido el enfrentamiento entre Ben Bernanke, ex-presidente de la Reserva Federal, y Larry Summers, ex-ministro del Tesoro, sobre los orígenes del estancamiento y las razones  del mantenimiento de los bajos tipos de interés.

Sin entrar en mayores matices, podríamos asignar a Bernanke una posición más dubitativa respecto a la permanencia a largo plazo  del estancamiento y la continuidad de tipos de interés negativos. Causas muy variadas y limitadas a algunos  países desarrollados, pueden llevar a un coyuntural coste cero del endeudamiento, pero los flujos internacionales del ahorro terminarán reconduciendo el problema.

La novedad que me ha hecho escribir este nuevo post sobre estancamiento secular es que hace unos dias, tres economistas de New York University publicaron un artículo (The tail that wats the economy: The origin of secular stagnation), que creo aporta alguna explicación adicional a la permanencia de tipos de interés excepcionalmente bajos por falta de demanda (http://voxeu.org/article/origin-secular-stagnation).

La idea central es que ia pasada crisis tiene una peculiar componente financiera en que el pánico en los mercados de crédito se ha percibido como una nueva realidad que , aunque poco probable, puede ser persistente. Es un riesgo tipo "cisne negro" o de cola de una distribución de probabilidad, que pueden permanecer durante tiempo en la memoria de los agentes (a pesar de ser especialmente raros) y cambiar sus creencias, hasta provocar una situación persistente en el tiempo."Shocks transitorios tienen efectos persistentes sobre las creencias porque, una vez observados, su impacto permanece para siempre en el banco de datos de los agentes".

Sin entran en detalles técnicos sobre los modelos utilizados para contrastar la realidad de estas ideas en situaciones concretas de la economía norteamericana, los resultados parecen apuntar a que los problemas de impago de deuda han afectado a las "actitudes" o "confianza" de los participantes en los mercados de deuda, crediticio y bursátil, con efectos sobre la economía real. "La deuda supone costes en caso de bancarrota. Su riesgo depende de la probabilidad de amplios shocks agregados o acontecimientos de cola de probabilidad.  Si aumenta el riesgo, la inversión financiada con deuda se hace menos atractiva. Por tanto, cuando aumentan esos riesgos de cola, una economía altamente endeudada experimenta una fuerte caída de su inversión y producción a largo plazo".

Al final, los sentimientos y no sólo las realidades puede que estén condicionando, también, el presente y futuro del   temido estancamiento secular.

Antonio Pulido http://www.twitter.com/PsrA

De interés

Artículos Relacionados