martes,7 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaGuindos, vicepresidente de un BCE más político y alemán tras sacar a...
Con la salida del tándem ítalo-portugués, BCE reabrirá etapa

Guindos, vicepresidente de un BCE más político y alemán tras sacar a Europa de la crisis

Redacción
Luis de Guindios, ministro de Economia del Gobierno Rajoy tras dirigir en España la americana Lehman Brothers, será vicepresidente desde junio del Banco Central Europeo, que gracias a un presidente italiano y un vicepresidente portugués ha sacado a Europa de la crisis precipitada hace 10 años por las subprime y la quiebra de aquella entidad neoyorquina. A cambio, España apoyará a Berlín para asegurarse la presidencia de un BCE así más político que hasta ahora, pese a su teórica independencia.

Los ministros de Economía y Finanzas de los 19 países de la eurozona, eligieron este lunes al ministro de Economía, Luis de Guindos, para ocupar la vicepresidencia del BCE, decisión confirmada hoy por los 27 países del Consejo de Ministros de Economía de la UE (Ecofin). Se tomó por consenso, después de que el ministro de Finanzas irlandés, Paschal Donohoe, anunciase que retiraba a su candidato y único rival para el cargo, el gobernador de su banco central nacional, Philip Lane, con mejor currículo que Guindos.

El nombramiento no será oficial hasta que sea confirmado por los jefes de Estado y Gobierno del bloque comunitario en la cumbre que tendrá lugar en Bruselas el 22 de marzo, después de haber consultado tanto al Parlamento Europeo como al propio BCE, aunque estas dos opiniones no son vinculantes. Previamente, Guindos participará el 26 de febrero en una audiencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara, que votará al día siguiente un dictamen que se prevé polémico sobre la idoneidad del ministro. Esta opinión será confirmada por el pleno de la Cámara en la sesión que tendrá lugar entre el 12 y el 15 de marzo. De esta forma, si se cumplen los plazos previstos, De Guindos asumirá la vicepresidencia del BCE el 1 de junio de este año y ocupará el cargo durante ocho años.

¿Berlín se asegura la presidencia del BCE?

Guindos, quien negó que la contrapartida de su nombramiento sea el apoyo de España al candidato alemán Wiedmann, cubre la ausencia de España en el consejo del BCE desde que este ha impulsado la recuperación europea tras 2013 y sustituirá en el comité ejecutivo de la institución emisora y supervisora de la banca de la eurozona al portugués Vitor Constancio (cuyo mandato se inició en el 2010 y termina el 31 de mayo), por un periodo de ocho años no renovables. El próximo año cesará el presidente italiano. Mario Draghi, para ser sustituido por el candidato de Alemania. Entre tanto, cambiarán 4 de los 6 miembros de la institución con mayor influencua en la economía europea, y ahora también con mayor prestigio. 

Los analistas según EL PAIS dan por hecho que será un duro: al cabo, se ha alineado con Alemania en innumerables ocasiones en el Eurogrupo, en lo relativo a la política fiscal. Pero hoy se esforzaba por quitarse ese sambenito, a la vista de que Guindos, en el Eurogrupo "nunca perdió la oportunidad de alinearse con Wolfgang [Schäuble], explica el exministro griego Yanis Varoufakis en su ýultimo libro. "No sé si soy línea dura: como ministro pedí cuatro veces extensiones del déficit público; otra cosa es que haya tenido buena relación con Schäuble, pero no siempre estuvimos de acuerdo".

Wiedmann, según recuerda el economista José Carlos Díez, fue uno de los ideólogos de la austeridad expansiva y de los recortes que provocaron la segunda recesión en España y en Europa. Y en julio de 2012 era el mayor opositor a la decisión de Draghi de anunciar compras de deuda para evitar que España saliera del euro. Esas compras han sido determinantes para que España salga de la recesión pero Guindos se apropió de todo el mérito lo cual es insulto a la inteligencia de los europarlamentarios y apoya a quien tanto daño hizo a los españoles.  El daño a las instituciones europeas y a la marca España para encontrarle un trabajo bien remunerado a este señor serán enormes.

Los 6 miembros del Ejecutivo del BCE que empieza a cambiar con Guindos

 

La Eurocámara organizará una audiencia púbica con De Guindos el 26 de febrero y después adoptará una opinión sobre su validez. También el consejo de gobernadores del BCE emitirá una opinión, aunque, según recuerdan los grandes diarios españoles, todos ellos favorables a Guindos, la institución nunca se ha opuesto a un nombramiento. En todo caso, ninguno de los veredictos es vinculante, por lo que no podrían vetar el nombramiento.

Guindos acudió al encuentro en Bruselas con los apoyos confirmados de Malta, Portugal, Eslovaquia y Austria, que lo anunciaron públicamente. También el ministro de Economía y Finanzas francés, Bruno le Maire, dijo al entrar a la reunión que su país apoyaría al candidato español, tras calificarlo como "el hombre adecuado en el lugar más adecuado".Tras su elección, Guindos dijo estar "muy contento de que "España haya vuelto a conseguir ese puesto en el BCE como siempre les dije y estoy convencido de que intentaremos hacerlo lo mejor posible y de que España podrá contribuir mucho". Añadió que su nombramiento "supone un cierto reconocimiento" para España, que "ha recuperado muchísimo prestigio" desde que en 2012 perdió su puesto en el comité ejecutivo del BCE.

Primeras reacciones  españolas 

Según recuerdan los periódicos, Guindos llega al BCE en un momento clave para el futuro de la institución, que debe decidir sobre el fin gradual de la política de tipos bajos y compra de deuda, que han permitido reflotar la economía de la eurozona.Tanto el presidente del Eurogrupo, Mario Centeno, como el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, defendieron la elección de Guindos pese a que este ha sido ministro y no tiene experiencia en un banco central. Centeno recordó que la experiencia "no es un requisito previo", mientras que Moscovici consideró que "no debería hacerse un juicio previo con De Guindos", al tiempo que recordó que el vicepresidente saliente, el portugués, Vítor Constancio, también fue ministro de Finanzas en su país.

La prensa española es  unánime en sus juicios editoriales: Éxito en el nombramiento de Guindos, torpeza en el proceso (EL PAÍS);No sólo Guindos: España gana (EL MUNDO); Lo mejor para España y la Eurozona (ABC); La elección de Guindos, cuestión de interés nacional (LA VANGUARDIA); Un éxito para España (EL PERIÓDICO), y Reconocimiento a España en la UE (EL ECONOMISTA)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, valoró el "fuerte apoyo" con el que contó Luis de Guindos para lograr la vicepresidencia del BCE, tras lo que se mostró prudente ante su relevo al frente de la cartera: "No entremos en plazos", dijo. El jefe del Ejecutivo mostró su satisfacción por la elección durante un acto en la sede del diario LA RAZON, con el exministro del Interior Jorge Fernández.

Los periódicos apuntan posibles candidatos a sustituir a De Guindos.EL PAIS cita a Román Escolano, vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), así como la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina. LA RAZÓN añade los nombres de Alberto Nadal, actual ministro de Energía, y Fernando Becker, directivo de Iberdrola y exconsejero de Economía en Castilla y León. 20 MINUTOS habla también de Román Escolano, que dirigió el área Económica en la Moncloa y presidió el ICO, e Íñigo Fernández de Mesa, que fue secretario de Estado de Economía con Guindos, además de Eva Valle, jefa de la Oficina Económica de Moncloa.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, señaló que "está por ver" que el nombramiento de Guindos sea positivo para España, tras lo que recordó "algún otro precedente", en alusión a cuando Rodrigo Rato fue nombrado director gerente del FMI.El diputado de Podemos, Rafa Mayoral, dijo que Luis de Guindos estará "al servicio de Alemania" cuando ejerza como nuevo vicepresidente del BCE. "Que tiemblen los sectores populares, porque allá va un hombre dispuesto a todo", añadió.El portavoz del PDeCAT en el Congreso, Jordi Xuclà, destacó la marcha de Guindos como "una oportunidad de renovar ministros que actúan por inercia".

Rajoy no llamó ni a Sánchez, partidario de despolitizar el BCE

Horas después. en una entrevista en Espejo Público, Sánchez ha planteado que su rechazo a De Guindos tiene que ver también con la apuesta por «despolitizar ese tipo de órganos», entendiendo que un ministro en ejercicio representa lo opuesto a esa premisa.El PSOE anunció hace unas semanas que solo apoyaría la candidatura española si se trataba de «una mujer de perfil técnico», experta en las especificidades de la política monetaria, recordando que en este momento solo hay dos mujeres en el Consejo de Gobierno del BCE, Añadió que «el señor Rajoy no llamó» para intentar pactar una candidatura de país, aunque como no es preceptivo en este caso ha concedido que «puede hacer las cosas como considere».

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, nombrado por el Gobierno tras el rescate de la entidad con cerca de 25.000 millones de euros, calificó la elección como "una gran noticia para España", además de agradecer su apoyo al banco.

El profesor Lane cumplía mejor que Luis de Guindos con los requisitos que pedía el BCE, según la mayoría de los analistas. Era académico, independiente y con suficiente experiencia como banquero central, aunque también apoyado por el Partido Popular Europeo. Por algo fue el que más gustó a los miembros de la Comisión de Economía del Eurogrupo la semana pasada. Además, Irlanda ha sido el país que más esfuerzos ha hecho para superar la crisis económica y todavía no ha tenido ningún representante en el BCE se le debía una compensación.  

La jugada había sido vaticinada por economistas como el español José Carlos Díez, quien había vaticinado como muy probable que De Guindos consiga el puesto a vicepresidente del BCE, pero a cambio de perder prestigio y de que Rajoy apoye el próximo año a Wiedmann para sustituir a Draghi: “Wiedmann fue uno de los ideólogos de la austeridad expansiva y de los recortes que provocaron la segunda recesión en España y en Europa. Y en julio de 2012 era el mayor opositor a la decisión de Draghi de anunciar compras de deuda para evitar que España saliera del euro. Esas compras han sido determinantes para que España salga de la recesión pero Guindos se apropió de todo el mérito lo cual es insulto a la inteligencia de los europarlamentarios y apoya a quien tanto daño hizo a los españoles.  El daño a las instituciones europeas y a la marca España para encontrarle un trabajo bien remunerado a este señor serán enormes”.

Irlanda ha desplegado así una estrategia  capaz de hacer sombra a Guindos, pero incapaz de sortear los intereses de países que se estaban cocinando en Bruselas. A cambio, según LA VANGUARDIA, da visibilidad a su candidato y casi es seguro que el premio por esta retirada se compense con alguno de los cargos del Consejo Ejecutivo de BCE que deben ser renovados a lo largo de 2019 y 2020.

Además, el todavía ministro de Economía español no podía fallar en su segundo intento por posicionarse en un cargo europeo, tras el descalabro de su intento por presidir el Eurogrupo. Por ello, esta vez no ha delegado y se ha encargado él mismo de mover todos los resortes posibles para asegurarse el apoyo clave: Alemania. 

En Berlín han claudicado ante un candidato que menoscaba la independencia esperada para el Banco Central Europeo por intereses propios. Se ha criticado mucho que el talón de Aquiles de Luis de Guindos era ser un político en activo. Pero, casualmente, Alemania es al país que menos le preocupaba eso porque ha sido el único capaz de colocar a otro político en el Consejo de BCE. En su caso a Jörg Asmussen, un vice ministro de Economía. Eso le ha dado a Luis de Guindos argumentos. 

En realidad, la clave de su nombramiento está en el famoso juego de las sillas de los países. Eso explica mejor la retirada de Lane. España y Alemania querían evitar a toda costa una votación que hubiera evidenciado una clara fractura de posiciones. Holanda, por ejemplo, ve aberrante la llegada de un político en activo a la vicepresidencia del BCE, y no era el único país que hubiera votado en contra. 

La distancia con Draghi

Así Alemania, se asegura que con un español en la vicepresidencia el regulador europeo queda cercenada cualquier reivindicación de países mediterráneos por conseguir un puesto de responsabilidad. De otra forma, España lo hubiera reivindicado y Francia podría haber tenido una aliado potente. Con esta jugada, Guindos consigue su retiro de oro (multiplica su salario) y Berlín tiene vía libre para elegir al sustituto de Mario Draghi que dejará su puesto en octubre de 2019. 

Eso también significa que Draghi y Guindos tendrán que convivir casi un año en los máximos puestos del BCE. La distancia personal aseguran quienes conocen el organismo de Frankfurt es salvable en la medida que el puesto de vicepresidente no tiene gran protagonismo público. Más problemático podría ser que, según se rumorea en Bruselas, Luis de Guindos tiene intención de alinearse con las tesis alemanas. Pero en realidad, la situación económica no invita a otra cosa que a la retirada de estímulos que tanto ansía Berlín.

De interés

Artículos Relacionados