sábado,4 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónIncertidumbre macro: Cambios en ritmos de crecimiento
Riesgos de futuro

Incertidumbre macro: Cambios en ritmos de crecimiento

Futurolandia
Un ritmo de variación del PIB relativamente estable no crea incertidumbre a los agentes económicos. Lo que realmente nos inquieta son los cambios bruscos y las revisiones de expectativas de futuro, sobre todo cuando son a la baja. Indicadores de este tipo se utilizan en diversos países y comentaré aquí una aplicación para España con datos estimados mes a mes de diferencias interanuales.

Tomando como referencia los datos de Contabilidad Trimestral de evolución del PIB es posible estimar los valores mensuales a partir de una selección de indicadores disponibles con esta periodicidad. CEPREDE viene haciéndolo, desde hace años, con un modelo de alta frecuencia que combina 30 magnitudes coyunturales de consumo, inversión, sector exterior, sector público, oferta y clima económico financiero. La metodología fue propuesta por Lawrence Klein y experimentada en EEUU.

Para trasformar estos datos en un indicador de incertidumbre macroeconómica (reconociendo todas las limitaciones de emplear sólo el PIB), el siguiente paso ha sido calcular las diferencias entre tasas de cada mes y las de 12 meses antes, para el periodo 2007-2016. Como referencia, el máximo de la serie se da en abril de 2009 con -6,7 puntos de porcentaje, como diferencia entre la caída estimada para el PIB del 4,1% y el 2,6% de crecimiento positivo en abril de 2008. El mínimo de la diferencia negativa se observa en marzo de 2013 (-0,2).

A efectos de la incertidumbre que afecta a las decisiones económicas, son las diferencias negativas, las de una desaceleración creciente, las que son significativas. Periodos de aceleración del crecimiento, marcan cambios de ritmo pero no provocan incertidumbres paralizantes en los agentes económicos.

Ya transformados los datos originales de diferencias de ritmo en un indicador de incertidumbre, la zona de máximos (cercana a 100) se alcanza entre septiembre del 2008 y julio del 2009. Desde enero del 2007 hay un subida permanente del índice desde valores iniciales cercanos a 50. A partir del verano de 2009 y hasta diciembre de ese año se produce una progresiva caída de la incertidumbre, que se mantiene en mínimos (ahora diferencias positivas por una incipiente y frustrada recuperación) hasta inicios de 2011.

Durante el año 2011 la economía española vuelve a desacelerarse y el indicador de incertidumbre macro alcanza un nuevo máximo relativo cercano a 90 hacia finales de ese año. El periodo siguiente, hasta finales de 2012, es de progresiva desaceleración del crecimiento, aunque los diferenciales negativos van reduciéndose progresivamente hasta finales de 2013 y pasan a positivos crecientes (aceleración de tasas) hasta mediados de 2016, en que los diferenciales vuelven al signo negativo (desaceleración).

Centrándonos en los últimos 24 meses (diciembre 2014-diciembre 2016), los datos de crecimiento del PIB muestran un progresivo incremento de ritmos hasta finales de 2015 (del orden del 2,3 al 3,5-3,6%), aunque con diferenciales interanuales decrecientes, que pueden estimarse ya como negativos en los últimos meses de 2016 y que anticipan la esperada caída de ritmos en 2017 con crecimientos medios del PIB del 2,3-2,5%. Con esta perspectiva, la incertidumbre macro se irá situando progresivamente en niveles más elevados.

Antonio Pulido http://www.twitter.com/@PsrA

De interés

Artículos Relacionados