viernes,22 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónLa anotación en textos académicos, una "gran conversación" que promete democratizar la...
Como las redes sociales, ambos fructifican con lo digital

La anotación en textos académicos, una «gran conversación» que promete democratizar la ciencia

Remi Kalir y Antero García
La anotación en márgenes o pies de página de artículos, informes o libros es una de las herramientas tradicionales. Pero hoy la favorecen las tecnologías digitales y permite a los investigadores y sus revisores unirse a una "gran conversación" que promete democratizar la ciencia. Esta es la tesis de ambos autores, en su reciente libro y en "Unirse a la "gran conversación: el papel fundamental de la anotación en la sociedad académica" (blog Impact of Social Science, London School of Economics).

Las anotaciones a menudo pueden verse como una interrupción, algo que debe eliminarse de las colecciones de la biblioteca cuidadosamente mantenidas y de la versión del registro. Sin embargo, basándose en su investigación y práctica de escritura, Remi Kalir y Antero García presentan una visión diferente de la anotación, como un mecanismo vital mediante el cual los académicos históricamente han conectado y entrelazado su propio pensamiento con los contemporáneos y los que les han precedido. Al reflexionar sobre cómo las nuevas herramientas digitales han revitalizado la anotación y contribuido a la creación de su libro reciente, sugieren que la anotación presenta un medio vital por el cual los académicos pueden volver a interactuar entre sí y con el mundo en general.

La práctica cotidiana de la anotación permite nuevas formas de comunicación académica participativa y la democratización de la producción de conocimiento. Mientras que algunos pueden descartar la anotación como algo cotidiano, vemos un gran valor en la anotación para ayudar a los académicos a leer, repasar, revisar y compartir la erudición. ¿Cómo es eso? Porque los eruditos son anotadores.

Agregamos comentarios y críticas a los manuscritos durante la revisión por pares. Escribimos sobre los trabajos de los estudiantes para evaluar un argumento y proporcionar comentarios. Para los académicos que estudian manuscritos medievales y libros gastados, los márgenes son marcas de cognición, comunicación y pueden revelar rastros de redes intelectuales; de hecho, Milton anotó a Shakespeare.

No obstante, la anotación a menudo se percibe como incidental e irrelevante cuando se compara con la autoridad de una fuente primaria. Es literal y figurativamente marginal.

Los desarrollos recientes destacan el papel prometedor de la anotación al producir, revisar y también difundir la erudición. Para apreciar estas innovaciones,se necesita una comprensión compartida de la anotación. Preferimos una definición simple: Anotación es una nota agregada a un texto.

La anotación a menudo se percibe como incidental e irrelevante cuando se compara con la autoridad de una fuente primaria. Es literal y figurativamente marginal.

Una cita agregada a un manuscrito es una anotación. Una nota al final o la glosa de un traductor es una anotación. Las características comunes de las publicaciones digitales, como los enlaces y los datos abiertos, son las anotaciones. Los comentarios en línea durante la revisión por pares también son anotaciones.

La anotación es fundamental para la erudición.

Es probable que los académicos estén familiarizados con la llamada "Gran Conversación", o la idea en el pensamiento occidental de que participamos colectivamente en un proceso iterativo de producción de conocimiento a través de referencias, revisiones y refinamientos. A medida que nuestra conversación continúa a lo largo del tiempo, una red de anotaciones en constante expansión (mediante notación, citas, enlaces y datos) traza un linaje interconectado de ideas y conocimientos.

La anotación ha sido una forma valiosa de medios sociales y académicos que es anterior, por siglos, a las plataformas de medios sociales actuales.

La adición estratégica y socialmente conectada de notas a los textos está impulsando nuevos enfoques para la producción de conocimiento, la revisión y revisión por pares y la comunicación académica.

Tomemos, por ejemplo, Anotación para la consulta transparente (ATI), una iniciativa del repositorio de datos cualitativos. ATI es un proyecto que apoya a los científicos sociales para lograr una mayor transparencia en su investigación. Ya sea con estudios de equidad algorítmica o derechos humanos, los académicos cuya investigación está asociada con ATI incluyen una capa pública de anotación digital encima de su publicación que puede incluir citas y extractos de datos, notas analíticas y, cuando sea posible, enlaces a fuentes de datos. La anotación notation, en el proyecto ATI, ayuda a los académicos a hacer que sus reclamos de conocimiento sean más transparentes y accesibles al público para las comunidades académicas.

En medio de la deliberación sobre el valor social y la cultura de la revisión por pares, la anotación también es una característica clave en los procesos emergentes de revisión abierta por pares (OPR) y la revisión participativa de la erudición. Tres prácticas comunes de OPR utilizan con frecuencia anotaciones. La primera es la participación abierta, o una invitación para que los grupos revisen un manuscrito a través de anotaciones en línea y formas de comentarios. El segundo es la interacción abierta, con anotaciones que guían los intercambios de ida y vuelta entre autores y revisores. Y el tercero es la revisión posterior a la publicación, con los lectores comentando sobre la versión publicada de la beca.

Experimentos pioneros de OPR, como Planned Obsolescence de Kathleen Fitzpatrick, han informado iniciativas posteriores de revisión abierta impulsadas por anotaciones más sistémicas de las revistas de Springer Nature y archivos abiertos de preimpresión. El ímpetu que motivó muchos esfuerzos de OPR, incluido el aumento de la transparencia, la accesibilidad y la participación en la revisión por pares, se ha actualizado gracias a la anotación.

La anotación no solo informa los procesos de revisión por pares, la práctica amplifica las cualidades sociales de la difusión de la investigación y la comunicación académica. Esto es inconfundible en las redes sociales, y específicamente en Twitter, ya que académicos y editores comparten investigaciones y aumentan el compromiso. El crítico literario Sam Anderson observó, hace una década, que “Twitter es básicamente una marginalidad electrónica sobre todo en el mundo: bromas, deportes, revoluciones”.

Las funciones de Twitter, como los tweets con citas y los hashtags, fomentan la anotación a medida que los usuarios agregan sus notas, como un comentario o etiqueta relevante, al tweet de otra persona. Los académicos se han aprovechado mucho de estas normas de redes sociales. Los títulos de libros se convierten en hashtags. Las etiquetas seleccionan comunidades y conversaciones académicas. Los tweets de citas son a menudo citas literales, ya que las imágenes presentan pasajes de artículos resaltados o marginales de libros escritos a mano. La ubicuidad de las redes sociales ha revitalizado la vida social de la anotación académica.

La anotación no solo informa los procesos de revisión por pares, la práctica amplifica las cualidades sociales de la difusión de la investigación y la comunicación académica.

Como observadores y defensores de la anotación, hemos invitado a usar sus oportunidades para enfoques experimentales y participativos para la producción, revisión por pares y comunicación de nuestro trabajo. Nuestro libro Annotation avanzó a través de un proceso de publicación convencional estructurado por dos rondas de revisión anónima por pares, primero para la propuesta y nuevamente con el manuscrito completo. Sin embargo, queríamos hacer más, involucrarnos con múltiples partes interesadas e incorporar conocimientos divergentes al contenido de nuestro libro. Discutir la promesa de la anotación para la erudición abierta y democrática significó involucrarnos en nuevos procesos nosotros mismos.

El borrador completo de nuestro reciente libro Annotation se hizo accesible abiertamente a través de la plataforma PubPub durante el verano de 2019. Invitamos a cualquiera, ya sea colega o ector curioso a participar abiertamente en la revisión de nuestro trabajo y relacionarse directamente con nosotros a través de comentarios en línea. Más de dos docenas de personas contribuyeron voluntariamente con su sabiduría e ingenio. Nuestros intercambios totalizaron casi 500 anotaciones y más de 20.000 palabras. Algunos de estos comentarios aparecen ahora en la versión final de nuestro libro a través de una serie de ilustraciones personalizadas que demuestran las características discursivas de la anotación académica. Y para fomentar el debate en las redes sociales, creamos el hashtag #AnnoConvo (una abreviatura de "conversación de anotación") para ayudar a los lectores a compartir y seleccionar su compromiso continuo.

Mientras escribíamos, revisamos y compartimos lel libro Anotación (gracias, en gran parte, a las posibilidades sociales y académicas de la anotación), nos influyó el entusiasta debate de Andrew Piper sobre la lectura como ecosistema. Piper ha argumentado que la complejidad y el valor de la comunicación humana reside en "nuestra capacidad de superponer – o más artesanalmente entendido, tejer – diferentes modos de comunicación entre sí para dar a esas mismas palabras un significado más profundo y profundo".

La publicación académica persiste en medio de los desafíos de la confianza en la revisión por pares, la crítica de la experiencia y las barreras para comunicar la relevancia de la investigación. La anotación, a la luz de estas preocupaciones, no es una panacea. Sin embargo, para los académicos comprometidos con una "Gran conversación" más inclusiva, la anotación es una práctica social estratégica para involucrar a los lectores de manera productiva, promover el impacto de la investigación y expandir la democratización del conocimiento.

Remi Kalir es profesor asistente de diseño y tecnología del aprendizaje en la Universidad de Colorado en Denver. Estudia cómo la anotación social permite un aprendizaje colaborativo, abierto y equitativo. Es becario residente 2020-21 en Hypothesis, y cofundador y facilitador del programa de estudios.

Antero García es profesor asistente en la Escuela de Posgrado en Educación de la Universidad de Stanford. Su trabajo explora cómo la tecnología y los juegos dan forma al aprendizaje, las prácticas de alfabetización y las identidades cívicas. Antes de completar su doctorado, Antero fue profesor de inglés en una escuela secundaria pública en el centro sur de Los Ángeles.

De interés

Artículos Relacionados