miércoles,20 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaLa crisis bancaria cuesta a los españoles casi 400.000 millones € y...
El déficit del sector ha sido cada año superior al público

La crisis bancaria cuesta a los españoles casi 400.000 millones € y Banco de España elude culpas

Redacción
Toda la prensa ha coincidido en que el Banco de España elude responsabilidades como supervisor en la crisis bancaria, tras reconocer en su Informe sobre la crisis financiera en España entre 2008-2014 que costará a los contribuyentes más de 60.000 millones de euros y al sector privado casi 300.000 millones. El sector ha perdido cerca de un tercio de oficinas y empleo, siendo su déficit desde 2009 superior al público como muestra el gráfico de arriba y contribuyendo a elevar la deuda pública.

El análisis cifra en 64.089 millones de euros las ayudas públicas y privadas inyectadas a un total de 14 cajas y bancos. A ello hay que sumar otros 10.390 millones en esquemas de protección de activos y 1.922 en otras garantías, lo que supone un total de 76.410 millones. De esa cantidad se han recuperado 4.139 millones, el 5,4% del total. El Banco de España calcula que se pueden recuperar otros 12.198 millones – en base a la valoración de Bankia y BMN a cierre de 2015 – , pero quedarían pendientes otros 60.613 millones, un 79% del total. El emisor actualizará estos datos en un mes, incluyendo la información de 2016.

Según el texto íntegro del informe, "no se anticipó una fase recesiva tan intensa como la acaecida a partir de 2008" sin la cual "la banca hubiera salido adelante", ya que "gracias a las provisiones anticíclicas y a que no se les dejó adquirir subprime afrontaron bien la primera parte de la crisis". No obstante ese colchón resultó insuficiente y "los agentes económicos tendieron a infravalorar la importancia de los desajustes". Reconoce un "excesivo crecimiento del crédito y elevada exposición al riesgo inmobiliario" y afirma que el Banco de España "identificaba los problemas e incluía advertencias sobre la creciente vulnerabilidad" del endeudamiento de familias, sobrevaloración de la vivienda, concentración de riesgo y excesiva dependencia del endeudamiento exterior. Al tiempo señala que "la escasa apreciación del riesgo se hizo extensiva a la valoración de muchos activos y la discriminación respecto a la calidad crediticia resultó claramente insuficiente".

El informe se plantea "si se podría haber actuado de forma más enérgica, promoviendo las modificaciones legales para limitar la concentración de riesgos por sectores, a los niveles de apalancamiento o a las proporciones entre el valor de los préstamos y sus garantías", aunque justifica que "este tipo de herramientas macroprudenciales no se contemplaba en la regulación internacional" y subraya que "los niveles de solvencia y provisiones de las entidades, junto con la evolución de los mercados y las previsiones económicas, sustentaron la opinión de que podrían afrontar una corrección gradual de sus balances con los instrumentos disponibles y la normativa legal entonces en vigor".

En términos relativos al PIB, los países con un mayor uso de ayudas de capital entre 2008 y 2015 fueron Grecia, Irlanda y Chipre (con un valor en torno al 20 %-25 % del PIB), Portugal y Eslovenia (por valor próximo al 9 %), seguidos de España, Bélgica, Luxemburgo (entre un 5 % y un 6 %) y de Dinamarca, Reino Unido, Austria y Países Bajos (entre un 3 % y un 4 %). Por su parte, las recapita- lizaciones en Alemania, Francia e Italia supusieron un 2,1 %, un 1,1 % y un 0,7 % del PIB, respec- tivamente. Estas cifras son brutas y no incorporan las operaciones de reembolso del capital que realizaron algunas entidades50 ni las recuperaciones derivadas de los procesos de resolución. En medidas de saneamiento de activos dañados, destacan los apoyos dados por Bélgica (5,3 % del PIB), España (3,1 %) y Alemania (2,6 %). 

El ministro de Economía, Luis de Guindos, señaló ayer que el cálculo de la parte del rescate que no va a ser recuperada "va a depender del resultado final de la Sareb y de cuánto se obtenga de ingresos como consecuencia de la fusión futura de Bankia y BMN".

Y al menos otros 300.000 millones de euros privados

Sin embargo, no sólo los contribuyentes han costeado la crisis bancaria. Según el último informe del Banco de España, el esfuerzo de los accionistas de las entidades de nuestro país para sanear sus balances alcanzó los 298.541 millones de euros hasta 2015, porque las cifras dadas de impacto sobre los contribuyentes no incluyen las pérdidas soportadas por los antiguos accionistas de la entidades ni las de los tenedores de preferentes y deuda subordinada ni los ejercicios de gestión de híbridos realizados como parte del acuerdo de asistencia financiera firmado con el MEDE.

Aunque el Banco de España no asume responsabilidades ni hace autocrítica, si reconoce en la página 49 que "tenía la posibilidad de llevar a cabo las siguientes actuaciones, amparadas en la citada Ley 26/1988:

  • —  Formular recomendaciones y requerimientos a las entidades, en los que se alertaba de las debilidades detectadas y se exigían las oportunas medidas correctoras.

  • —  En los casos de entidades que estuvieran en una situación de déficit de recursos propios, evaluar —y aprobar, en su caso— un plan de retorno al cumplimiento de los niveles exi- gidos que había de presentar la entidad. Asimismo, se establecían limitaciones al reparto de beneficios.

  • —  Adicionalmente, ante incumplimientos de la normativa aplicable, iniciar la incoación de expedientes disciplinarios e imponer y/o proponer el establecimiento de sanciones en fun- ción de los casos.

—  En situaciones de excepcional gravedad26, acordar la intervención y la sustitución de los administradores de la entidad en cuestión". 

Dice que la finalidad de sacar Bankia a Bolsa era alcanzar el 8 % de capital principal, lo que se produjo en julio de 2011, colocándose el 47,6% del capital (824.572.253 acciones). El precio de salida a Bolsa para las acciones se fijó en 3,75 euros (74 % de descuento sobre el valor teórico contable, fijado de común acuerdo entre Bankia y las entidades colaboradoras), tanto para el tramo mayorista como para el minorista. En la colocación del tramo mayorista participaron, además de Bankia, BoA-Merrill Lynch, JP Morgan, Deutsche Bank y UBS. Y que en la Sareb participaron al principio junto al FRoB Banco Santander, CaixaBank, Banco Sabadell y Banco Popular.

La "falta de autocrítica" del Banco de España, en la prensa

Los diarios coinciden, algunos en sus titulares y todos en el cuerpo de la noticia o en sus editoriales, en subrayar que el Banco de España no hace autocrítica ni asume responsabilidades por su gestión de la crisis bancaria."El Banco de España defiende su gestión durante la crisis", apunta EL PAÍS en un ladillo de portada, y en el interior titula: "El Banco de España achaca a la falta de instrumentos los errores de la crisis". EL MUNDO dice en portada: "El Banco de España da por perdido el 70% del rescate y evita hacer autocrítica" y en el interior titula: "10 años de crisis sin responsables". ABC destaca: "El Banco de España cree que el 79% de las ayudas a las cajas no se recuperarán" y subraya que la institución "achaca la quiebra de las entidades a la dureza de la crisis y evita la autocrítica". LA VANGUARDIA y EL PERIÓDICO también resaltan en sus titulares que el Banco de España "esquiva criticar su papel" en el relato de la crisis. Según LA RAZÓN, el emisor "culpa de la crisis a la falta de regulación internacional y huye de la autocrítica". CINCO DÍAS dice que "Linde justifica sin autocrítica el papel del supervisor en la crisis". También EL ECONOMISTA incide en su titular en que "el Banco de España elude la autocrítica en su informe de la crisis financiera".

Fuentes del Banco de España aclararon que el informe pretende "un análisis descriptivo, un relato de los hechos sin valoraciones" y que la institución no podía hacer "un juicio" a su propia gestión. "Que juzguen los diputados cuando se inicie la comisión de investigación", indicaron. Pero este resumen de los editoriales de la prensa indica su  escaso eco en los principales  diarios:

El Banco de España resume la crisis bancaria, pero no analiza la gestión (EL PAÍS): El Informe sobre la crisis financiera y bancaria en España entre 2008 y 2014 es "un buen resumen, con explicaciones consistentes aunque demasiado generales, de las circunstancias que causaron el colapso de una parte del sistema bancario español". "Pero más allá del esfuerzo recopilador, poco hay en el informe que no se supiera". "Brilla por su ausencia una comparación detallada entre las decisiones que se tomaron y las que pudieron haberse adoptado". "Las autoridades políticas, económicas y financieras actuaron con retraso quizá porque carecieron de información precisa sobre la situación real de los balances de las cajas dañadas por la burbuja"."El informe tampoco ofrece una respuesta clara al modelo político de gestión de la crisis". "El recurso a las fusiones es una terapia blanda para tratar un profundo deterioro, pero se justifica por la falta de recursos para apuntalar los balances". "El BE tenía que responder a una pregunta básica: cuál fue la información real que tenía el supervisor sobre el valor de los activos y del perímetro real de los datos catastróficos causado por el ladrillo". "Quizá los mecanismos actuales tengan que debatirse. En este informe no lo ha hecho".

Preocupante ausencia de autocrítica en el Banco de España (EL MUNDO): "El Banco de España hizo público ayer el Informe sobre la crisis financiera y bancaria en España entre 2008 y 2014, en el que explica pormenorizadamente qué pasó en ese sector durante la recesión mundial". "Pero sorprendentemente, brilla por su ausencia un comentario crítico sobre la actuación de la propia entidad supervisora". "El primero es el reconocimiento de que durante la generación de la burbuja inmobiliaria y los desequilibrios que hundieron a las cajas, el Banco de España dispuso de unos instrumentos regulatorios que resultaron claramente insuficientes"."La misión del Banco de España es, precisamente, controlar a las entidades financieras para evitar una situación como la que vivimos". "Es decepcionante que no explique con profundidad y autocrítica la actuación de un protagonista principal en esta crisia". "La falta de autocrítica es preocupante porque el informe aparece cuando el Popular acaba de desaparecer y el mercado expresa dudas sobre Liberbank".

Alto coste del desastre de las cajas (ABC): "La crisis financiera internacional que estalló en 2008, sumada a la recesión y la posterior tormenta de deuda que sufrió la zona euro, tambalearon los cimientos del sistema bancario español, obligando a adoptar medidas extraordinarias para evitar males mayores, pero los reguladores deberían haber actuado con mayor cautela y diligencia para minimizar los daños"."Es evidente que debieron garantizarse mayores retornos para reducir al máximo el coste que sufragarán lo contribuyentes". "Además, se sigue echando en falta un mayor nivel de autocrítica entre los reguladores y responsables políticos". "Antes de las ayudas, el mal estaba hecho". "La nefasta politización de las cajas, la elevada exposición inmobiliaria o la ocultación de pérdidas contribuyeron a agravar los problemas derivados de la crisis bancaria".

La ineludible cuota de responsabilidad del Banco de España en la crisis bancaria (CINCO DÍAS): "Todas las crisis financieras tienen el mismo origen: demasiado dinero, demasiado barato, durante demasiado tiempo. Y los supervisores saben que cíclicamente estas espirales terminaran con la solvencia de unos cuantos bancos y que la mejor forma de solucionarlas es evitándolas".

De interés

Artículos Relacionados