sábado,22 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónLa noticia de que España mejora 15 puntos en comprensión lectora, sin...

La noticia de que España mejora 15 puntos en comprensión lectora, sin el debate de PISA

Redacción
PISA, sin razones para el optimismo, decía EL MUNDO en un editorial hace un año, tras reseñar que el Gobierno ha reaccionado con júbilo ante los resultados del informe PISA. "Nunca antes el rendimiento de los alumnos españoles en 15 años había superado la media de la OCDE en Lectura, igualado la de Ciencias y casi alcanzado la de Matemáticas.La realidad es que todavía seguimos muy lejos de los países avanzados". Otros diarios que hoy publican los últimos resultados internacionales lo matizaban

En esta festividad de la Constitución en que se publica un informe internacional como aquel de PISA  todo el debate en los editoriales y principales tribunas publicadas por los grandes diarios se centra nuevamente, como cada día de los últimos mese, en Cataluña y sus efectos sobre la reforma de la Constitución, en su mayoría indicando que la coyuntura política también impone demorar este debate. Por ello, recordamos el debate del informe sobre comprensión lectora de PISA antes de reseñar mañana el debate constitucional.

El Pacto educativo debe abordar las diferencias entre autonomías (EL PAÍS): El informe PISA aporta algunos elementos para la reflexión y para la acción política. Eld primero es que hemos reducido la distancia respecto a los países avanzados, pero seguimos teniendo una brecha interior intolerable. Es alarmante que, en algunas pruebas, las diferencias entre las comunidades mejor y peor situadas sea equivalente a dos cursos escolares. El Pacto de Estado sobre Educación debe abordar con prioridad esta cuestión. Otra conclusión es que mejorar el nivel educativo requiere medidas transversales y de largo alcance que incidan sobre los elementos estructurales. Y otro dato significativo es que la cuantía de la inversión, a partir de un determinado nivel no influye sobre los resultados tanto como se creía. Depende de cómo se invierte. Lo que parece demostrado es que lo que más influye en la calidad educativa es invertir en equidad y en calidad docente, los dos parámetros en los que España está peor.

La educación mejora pero no lo suficiente (ABC): Según el informe PISA, el sistema educativo español se sitúa a la altura de los países más avanzados, pero esta mejora es insuficiente aunque se trata de un buen resultado si se tiene en cuenta el contexto de crisis económica y de contención presupuestaria experimentado en los últimos años, lo que demuestra que la clave para mejorar la calidad educativa no consiste en gastar más dinero, sino en gastarlo mejor. De hecho, esta mejora se debe al cambio de orientación aplicado desde 2012, consistente en reforzar la autonomía de los centros, el liderazgo del profesor y la evaluación del sistema. Pese a ello, el rendimiento de los alumnos presenta grandes diferencias a nivel autonómico. Los partidos políticos deben dejar a un lado los sectarismos ideológicos y sus particulares intereses electorales para lograr un gran pacto de Estado que garantice una educación estable y de calidad.  En otro editorial ubicado el mismo día bajo el título “Desigualdad en el modelo educativo”, ABC decía: "La brecha entre regiones se ha convertido en el principal problema educativo en España y conviene ahondar en las causas para resolverlo sin más dilaciones".

El informe PISA desmonta la demagogia de la izquierda (LA RAZÓN )Los resultados de la última evaluación de PISA -con datos de 2015- ofrecen unas conclusiones sobre el rendimiento de los alumnos españoles que, como primera providencia, tiran por tierra la larga y sectaria campaña contra los recortes en Educación desarrollada por parte de los sindicatos de clase y los partidos de izquierda, al tiempo que parecen confirmar que tan importante como la inversión es que ésta se administre de forma eficaz. El progreso de los alumnos españoles se ha producido en medio de las dificultades económicas de la crisis. No es posible atribuir esta mejoría a la Lomce, ya que sus disposiciones no afectaban al curso evaluado, pero sí debemos considerar positivas algunas de las propuestas del anterior Gobierno, como la mayor autonomía de los centros educativos y la capacidad de llevar a cabo pruebas de diagnóstico del progreso de los escolares por las comunidades autónomas. Y, sobre todo, por el esfuerzo de los profesores, que el ministro Méndez de Vigo, reconoció ayer.

El sistema educativo español no funciona mal (LA VANGUARDIA): Los datos del último informe PISA desmienten la impresión de que el sistema educativo español funciona mal, pero tampoco deberían invitar a colgarse medallas. El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, ha atribuido los posibles méritos "sin duda alguna" a los profesores, un colectivo al que la sociedad vapulea con facilidad. La evaluación positiva del informe sobre el conjunto de España es extensible a Cataluña, que progresa y se sitúa por primera vez por encima de la media de la OCDE. Cataluña fluctúa entre la quinta y la séptima plaza, en parte por una cuota de inmigración de habla no hispana más elevada, sin que nadie quiera decir con esto que los inmigrantes sean un lastre… Los desequilibrios educativos de hoy son las convulsiones del mañana, incluyendo también las convulsiones electorales. Lo bueno del informe PISA es que coloca la educación en el centro del debate público, un hecho insólito.

La escuela necesita mejorar (EL PERIÓDICO): Por primera vez en 15 años, España no suspende sin paliativos en el informe PISA. Los resultados de este año son sin duda un síntoma positivo, pero no deben hacer olvidar otros datos: que en la clasificación por países, España siguen en la mitad de la tabla, que la mejora coincide con una caída del promedio de la OCDE, o que las puntuaciones son casi las mismas que hace una década, lo cual implica un estancamiento del sistema educativo español. Aunque Cataluña ha logrado mejorar respecto al anterior informe PISA, en la clasificación por comunidades no supera el sexto puesto. Estos resultados llegan en un momento en que el Gobierno se aviene a dialogar en busca de un pacto de Estado sobre Educación. Salir de la mediocridad es una buena noticia pero no justifica euforias ni oculta el hecho de que la escuela aún necesita mejorar mucho.

Una educación que aspire a la excelencia (CINCO DÍAS): El informe PISA revela que los alumnos españoles han mejorado en comprensión lectora, pero no en matemáticas y en ciencias. Además los datos dibujan un país con severas diferencias entre autonomías. Un panorama más esperanzador que el del informe 2012 pero que difícilmente justifica la satisfacción que mostraba ayer el ministro de Educación.

Por un pacto escolar, opinaba por su parte el obispo Antonio Cañizaresen LA RAZÓN: ¿Pacto escolar? Sí; pero con las exigencias del cumplimiento riguroso de los derechos. El artículo 27 fue la piedra de toque y tropiezo del pacto constitucional. Ni el Estado ni las fuerzas políticas se pueden arrogar ser los únicos capaces de educar o marcar las líneas educativas que nos rijan.

De interés

Artículos Relacionados