miércoles,19 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaLa trola de bajar impuestos vuelve con PSOE y Podemos sumidos en...
Aunque el Gobuerno baraja financiar pensiones con más deuda

La trola de bajar impuestos vuelve con PSOE y Podemos sumidos en la división

Redacción
Tras bajar el IRPF a parte de los contribuyentes poco antes de las pasadas elecciones generales y luego tener que volver a subir algunos indirectos y el de sociedades, e incluso manejar la alternativa de pagar pensiones con emisiones de deuda para no tener que elevar también el propio IRPF, el Gobierno vuelve a incluir entre sus mensajes el deseo de próximas bajadas de impuestos. Lo hace mientras en PSOE y Podemos se debaten en disputas internas y no en aclarar la situación a la opinión pública.

El ministro de Educación y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha declarado que el Gobierno quiere "devolver a los españoles los esfuerzos que han hecho durante la mayor crisis económica que ha sufrido este país", y asegura que no subirá ningún impuesto más. "Si las previsiones económicas evolucionan en la línea que pensamos, tras un primer año complicado, el segundo lo será menos, y no sólo no tendremos que subir impuestos, sino que podremos rebajar alguno". En una entrevista concedida a LA RAZÓN dice que "ésta tiene que ser la legislatura del diálogo", y apunta en este sentido el acuerdo sobre el techo de gasto alcanzado con el PSOE, que considera un buen inicio de cara a acordar también los Presupuestos.

"El presidente del Gobierno quiere que vayamos acuerdo tras acuerdo", señala Méndez de Vigo, que aprecia un positivo cambio de actitud en el PSOE para facilitar "la estabilidad y la gobernabilidad". En cuanto a la relación con Ciudadanos, la califica de "muy franca y sincera", y asegura que el Ejecutivo cumplirá los acuerdos suscritos con la formación liderada por Albert Rivera, incluida la creación de una comisión de investigación sobre la corrupción. Agrega que, gracias a las reformas emprendidas "la economía española ha mejorado notablemente", y el compromiso es que "esa mejora llegue al bolsillo de los españoles".

Preguntado por la nueva actitud dialogante del Gobierno para hacer frente al desafío independentista de Cataluña, Méndez de Vigo se muestra confiado en que "dé frutos" porque, según dice, "es la única solución". "Es el momento de hablar, de escucharnos y de intentar comprender la posición del otro", señala el portavoz del Ejecutivo, que elogia a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, encargada de liderar esta nueva etapa de diálogo. En cualquier caso, advierte de que "el esfuerzo tiene que ir en las dos direcciones, porque el Gobierno no está dispuesto a admitir ningún "órdago". En cuanto al debate sobre la necesidad o no de reformar la Constitución, señala que para acometerla primero hay que buscar "consensos previos sobre aquello que queremos reformar". "Sólo la Biblia fue escrita para durar miles de años", señala.

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, cree que tanto España como la eurozona siguen siendo vulnerables pese a haber pasado lo más grave de la crisis. La principal amenaza, señala Guindos en una entrevista concedida a EL PAÍS, tiene que ver con las incertidumbres políticas: "Si queremos hacer frente a la ola de populismos hay que alentar el crecimiento, y para eso hay que cambiar de política económica".

De Guindos vuelve varias veces sobre su razonamiento: "Las elecciones y el auge de los extremismos van a ser fundamentales en las decisiones de los inversores. Europa tiene un problema: la recuperación es mediocre. La desigualdad es elevada. La ciudadanía tiene la percepción de que rescatamos pero no hacemos nada en otros asuntos. No podemos aceptar tasas de crecimiento del 1% a medio plazo: si queremos hacer frente a la ola de populismos hay que alentar el crecimiento, y para eso hay que cambiar de política económica".

Más allá del Brexit,la victoria electoral de Donald Trump en Estados Unidos y el ascenso populista en Europa, De Guindos muestra especial preocupación por la situación en Grecia e Italia. "Contra el proteccionismo y el repliegue nacionalista, es imprescindible dar un paso adelante en la Unión Económica y Monetaria y compartir riesgos", señala. En cuanto a España, el ministro defiende las reformas emprendidas por el Gobierno y se muestra convencido de que esta vez cumplirá sus metas fiscales, aunque asegura que para conseguirlo "no son necesarias más subidas de impuestos".

El ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez reclamó ayer un partido unido y situado enfrente de la derecha, en el que no sobre nadie y en el que, si las bases lo quieren, se redefina el proyecto socialista, pero desde una dirección elegida por los militantes en un congreso extraordinario cuya convocatoria sigue considerando urgente. "Para coser el PSOE la mejor aguja e hilo es la voz y el voto de la militancia, no la de cuatro metidos en un despacho", señaló en un encuentro con militantes socialistas celebrado en la localidad asturiana de El Entrego, el segundo de la gira iniciada tras su dimisión para reconstruir el partido y ver si cuenta con apoyos suficientes para volver a presentarse a las primarias.

Al igual que ocurriera hace unas semanas en Valencia, el teatro en que estaba previsto que se celebrara el acto se quedó pequeño para albergar a los más de 1.500 militantes socialistas que ayer quisieron mostrar su apoyo a Sánchez. En su discurso, el ex líder del PSOE señaló que retrasar la convocatoria del congreso "no beneficia a ningún socialista, y sí a Mariano Rajoy que quiere tener un PSOE como el de ahora, sin liderazgo". Tras asegurar que el PSOE no tiene un problema de "proyecto" sino de "credibilidad", e insistir en que en el partido "no sobra nadie", dijo que si los socialistas tienen que redefinir su posición "no es la de estar encima o debajo del Partido Popular, sino enfrente". "Nosotros queremos un congreso para unir al PSOE, para unir a la izquierda y para derrotar a la derecha", concluyó.

La campaña iniciada en las redes sociales día de Nochebuena por los afines al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, contra el secretario Político, Íñigo Errejón, está generando un grave división interna que, según destacan hoy la mayoría de los diarios, amenaza con la fractura del partido. Después de que el secretario de Organización, Pablo Echenique, reconociese que se había dado "un toque de atención" a Errejón por su actitud crítica ante la destitución del portavoz de la formación en la Asamblea de Madrid, Juan Manuel López, la portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, calificó ayer de "craso error" la campaña desatada contra el número dos de Podemos, que a su juicio "hace daño a Iglesias y al partido". En la misma línea se manifestó la responsable de Igualdad, Clara Serra, quien consideró "muy grave" que Echenique, "que es una figura enormemente relevante dentro del partido, participe en una campaña consistente en deslegitimar a un compañero".

La portavoz adjunta de Podemos en el Congreso, Irene Montero, por su parte, intentó suavizar las críticas al secretario Político al indicar que "sólo eran llamadas a la responsabilidad", y añadió que "Podemos no será Podemos sin Errejón, pero la fortaleza de Íñigo no se puede construir debilitando a Pablo o dañando a Pablo". Echenique, por su parte, publicó ayer un mensaje en Facebook para explicar su controvertida posición. "Mi primer deber como secretario de Organización de Podemos es proteger el proyecto y, por eso, cuando una familia/corriente empieza a poner sus intereses por delante de la legitimidad de los procesos democráticos y de las decisiones de las direcciones elegidas por la gente, tengo la obligación de decirlo", señaló. El apunte de Echenique, según informan los diarios, recibió réplicas muy duras y generalizadas, e incluso se alzaron voces que pedían su dimisión

El sector crítico del PSOE propone a Sanchez candidato a primarias

Miembros del sector crítico con la Gestora que dirige provisionalmente el PSOE se reunirán hoy en Madrid para pedir al ex secretario general Pedro Sánchez que se presente a las primarias para volver a liderar el partido. El ex alcalde de San Sebastián Odón Elorza, uno de los convocantes del encuentro, señaló ayer que los partidarios de Sánchez siguen pensando que es la persona indicada para dirigir el partido "porque ha guardado la coherencia, ha guardado el compromiso que dio a los militantes y a la ciudadanía de no posibilitar un gobierno de Rajoy". En esta línea, Elorza pidió que "se solvente ya la anormalidad democrática de la interinidad de la Gestora" y "se convoque un congreso para dar voz a la militancia".

Sin embargo, según informa LA RAZÓN, Sánchez está sopesando no dar la batalla por el liderazgo del PSOE, ante la falta de apoyos suficientes. En su entorno aseguran que pese al "calor" recibido por los militantes en los encuentros con las federaciones socialistas de Valencia y Asturias, tiene decidido no participar en ningún acto político más en lo que queda de año y principios de enero.

En otro orden de cosas, la eurodiputada socialista Elena Valenciano, miembro de la comisión creada para resolver la última crisis entre el PSOE y el PSC, aseguró ayer, tras una reunión bilateral mantenida en la sede de Ferraz, que ambos partidos están "muy de acuerdo" en lo político y no ve problemas en torno al término nación que mantienen los socialistas catalanes, puesto que se refieren a un concepto "cultural". La posición del PSC, según Valenciano, "es clara frente al independentismo".

Zapatero defiende el papel del PSOE como oposición

Mientras Sánchez reclamaba en Asturias un modelo de partido que haga del enfrentamiento con el PP su razón de ser, el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero defendía en León la decisión de permitir gobernar a Rajoy porque, en su opinión, el PSOE "tiene que seguir llenando un espacio político ya sea en la oposición o en el gobierno con el objetivo de recuperar los derechos sociales". En un homenaje a los cerca de 400 alcaldes socialistas de ayuntamientos leoneses, acto que según ABC fue organizado por la Gestora del PSOE como contraprogramación al de Sánchez en Asturias, Zapatero hizo suyo el discurso de la actual dirección socialista y destacó los "logros" conseguidos por el partido en la oposición, entre los que citó la subida de un 8% del Salario Mínimo Interprofesional y la paralización de las reválidas de la Lomce. Tampoco se olvidó de la recuperación de la financiación para la Ley de la Dependencia, aprobada por su Gobierno hace ahora 10 años. "Ha sido una ayuda importantísima para 700.000 personas", subrayó.

Zapatero se mostró confiado en que una vez que el PSOE celebre su congreso federal, los socialistas volverán a ser "la nueva mayoría social". Para que esto suceda, abogó por la elaboración de "un proyecto con la energía y la determinación" de que "el PSOE es lo mejor que le puede suceder a España". Por todo ello, se mostró convencido de que será su partido el que gane las próximas elecciones generales para que "España funcione".

De interés

Artículos Relacionados