viernes,20 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaLa UAM, absuelta de fraude laboral a casi 400 becarios de 2017...
Su Rectorado no abrió expediente para investigar los hechos

La UAM, absuelta de fraude laboral a casi 400 becarios de 2017 tras contratar a Sagardoy

Redacción (Actualizado domingo y lunes)
La Universidad Autónoma de Madrid (UAM) ha sido absuelta del fraude laboral que le imputó la Inspección de Trabajo tras una denuncia sindical que la acusó en 2017 de utilizar becarios externos para cubrir puestos laborales internos. Aunque tiene abogados de plantilla y una Facultad de Derecho, el Rectorado contrató para defenderse al despacho Sagardoy, tras eludir responsabilidades, pues tales irregularidades no fueron investigadas mientras sí abrió expediente a dos profesores ajenos al caso.

La sentencia CGT Enseñanza UAM informó ante el macrojuicio, celebrado el pasado martes, que la UAM ha decidido prescindir de su equipo jurídico y contratar "para llevar su defensa al despacho de abogados Sagardoy por un importe de casi 90.000 euros". "El pasado martes estuvimos apoyando a las becarias de OPE en su juicio contra la UAM por cubrir puestos de trabajo fijos con becas. Una vez más, se visibilizó la precariedad y los abusos laborales que se comenten en la Universidad", dice el sindicato en un tuit 

Según informó el viernes la UAM en un comunicado de prensa, el Juzgado de lo Social Número 7 de Madrid "ha emitido hoy una sentencia en la que desestima íntegramente la demanda de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) contra la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y los 285 estudiantes codemandados que realizaban prácticas en dicha institución. La sentencia considera que el modelo de prácticas extracurriculares de la UAM se ajusta a derecho porque las funciones desempeñadas por los estudiantes en prácticas “se adaptan plenamente a la normativa que las regula, precisamente por estar totalmente desvinculadas de su formación académica, puesto que no forman parte del plan de estudios”. Dichas prácticas, añade la sentencia, tienen como fin el “desarrollo de otras competencias transversales”, entre las que figuran competencias sociales para atender al público o el manejo de aplicaciones informáticas".

 

La TGSS había demandado a la UAM y a sus estudiantes por considerar que mantenían una relación laboral, tras una inspección realizada los días 16 y 23 de mayo de 2017. La sentencia considera que los casos puestos como ejemplo por la inspección “encajan con el precepto regulador de las prácticas externas sin que se pueda derivar de ello que existe una relación laboral”. Y añade que “si de las dos situaciones puestas de ejemplo por la inspección no se desprende ningún tipo de relación laboral, muchos menos se puede pretender que la Universidad Autónoma haya contratado a 285 personas en fraude de ley, porque el fraude no se presume, hay que probarlo”. La sentencia destaca además el hecho de que “todos los servicios y dependencias de la Universidad funcionan actualmente”, aunque se haya suspendido el programa de prácticas extracurriculares.

 

"Una de las prioridades de la Universidad Autónoma de Madrid ha sido siempre garantizar que nuestros estudiantes tienen acceso a programas de prácticas de calidad que refuercen su formación y mejoren su empleabilidad. La UAM acoge por ello con satisfacción una sentencia que reconoce la plena legalidad de su programa de prácticas extracurriculares", dice un comunicado difundido por el Rectorado de la UAM.

Según recordó CGT Enseñanza UAM con motivo del juicio, un informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social detectó en 2017 que llevaba años "utilizando de manera irregular como trabajadoras a varios centenares de estudiantes, encubriendo relaciones laborales detrás de la figura de las becas". En la vista se debia decidir si la UAM sería finalmente  sancionada por esas prácticas. Según la ITSS, esa sanción ascendería a más de 300.000 euros en concepto de cuotas a la Seguridad Social. CGT Ensañanza UAM ha señalado que la UAM ha decidido prescindir de su equipo jurídico y contratar "para llevar su defensa al despacho de abogados Sagardoy por un importe de casi 90.000 euros". El sindicato ha mostrado su repulsa a las supuestas prácticas que ha venido desarrollando la Universidad durante estos años, "utilizando becas para enmascarar relaciones laborales y contribuyendo a la precarización de las trabajadoras de la UAM". "No sólo eso, sino que nuestra Universidad ha tratado de manera reiterada de eludir sus responsabilidades para con sus trabajadoras gastando en contratar un despacho privado de abogados una cantidad equivalente a casi un tercio de la sanción que podría llegar recibir por esas prácticas", señala.

La valoración de la #HuelgaPrecaria y del #Opecalipsis de l@s #becariosUAM de los días #4D y #13D de 2017 realizada por los propios estudiantes fue la que sigue:

 

De interés

Artículos Relacionados