sábado,28 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónLa Universidad, cerrada por piquetes
Huelga del 29M

La Universidad, cerrada por piquetes

José Ángel García Landa Vanity Fea
Respetar el derecho al trabajo, y las libertades de los demás, eso no va con los sindicatos y pandilleros asociados que han bloqueado las entradas a la universidad y a los centros.

 

Un par de centenares de sindicalistas y piquetes de estética "perroflauta" habían bloqueado el acceso principal a la Universidad  desde por la mañana, cerrando los portalones con cadenas e impidiendo el  paso al tráfico, e insultando y empujando a los que intentaban pasar a pie. He llamado a la Unidad de Seguridad, que debería ser la responsable  de mantener el orden, y me dicen que tienen órdenes "de arriba" de no avisar a la policía.

O sea que, en tanto se me alcanza, son las propias autoridades universitarias las que cierran la universidad, uniéndose a los piquetes para alterar el orden público, e impidiendo que sus propios trabajadores  no sean coaccionados e intimidados. Luego, los medios a decir que la  huelga ha tenido un seguimiento de un 90% en la Universidad. Así cualquiera.

Ya se veía venir cuando llevaba un par de días una pancarta en la entrada de la ciudad universitaria llamando a la huelga general. A cualquiera se le alcanza que si yo voy, la descuelgo y pongo una de "No a la huelga general", vendría a los cinco minutos la seguridad del campus a decirme que no puedo colgar allí mensajes políticos. Tenga Vd. rector para esto.

La opción de no enfrentarse a los matones es la opción Chamberlain: el apaciguamiento, oportunismo, y aparente pragmatismo inteligente. Es una opción que puede parecer más razonable y conciliadora. Pero no sólo es más indigna y cobarde que la decisión de defender los derechos: es también, en realidad, menos cívica que la de enfrentarse a los matones e intimidadores. Y más estúpida. Es devaluar el ejemplo de una institución supuestamente modélica, y garantizar que se volverá a repetir lo mismo la próxima vez. Que la Universidad es territorio comanche garantizado por las autoridades.

He conseguido entrar al campus aunque habían bloqueado la entrada principal, sin intenciones por parte de la Universidad de abrirla con protección policial. Los policías que había por ahí sólo desviaban el tráfico. Yo he podido entrar en la facultad pasando una barricada de bancos, contenedores y basura miscelánea que habían puesto bloqueando la puerta. Los que había delante no sé si eran piquete o gente fumando; en todo caso no me ha dicho nadie nada. Dentro, todo oscuro y vacío, algún conserje he visto sólo. Suerte, porque la última vez me impidieron pasar a empujones. Les he pedido en Secretaría para que ordenasen despejar la entrada y que se avisase a la policía si era preciso, me han dicho que eso sería cosa del Decano en todo caso, pero no han podido pasarme con él. En el Rectorado me han confirmado que había órdenes "del Vicerrector" de no llamar a la policía para despejar los accesos. Yo les he pedido que abriesen los accesos para evitar que se intimidase a la gente.

Un piquetero perroflautista agrede a un profesor en el campus frente a Filosofía y Letras, lo insulta, le pega y le escupe. El profesor dice "¿Y si te hago una foto?" – "Como me la hagas, te mato". La profesora que me lo cuenta defendió como buenamente pudo al agredido, junto con un vicerrector preocupado, éste sí, que pasaba por allí.

Con los piquetes, inútil razonar: van a lo suyo con un simplismo absoluto y a piñón fijo. Por suerte esto lo aplican a todo: a la punta de la mañana, toca cerrar la Universidad, con cadenas, broncas, patadas y escupitajos; luego, para mediodía, ya despeja la cosa, y se van todos a manifestarse a otro lado y luego a echar una caña. En fin, un carnaval siniestro. No apoyéis a los que apoyan estas cosas, ni les votéis JAMÁS.

De interés

Artículos Relacionados