miércoles,1 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaLos Presupuestos 2019 y su beneficio a 20 millones de personas,a la...
La mayoría de la prensa impresa niega su rigor económico

Los Presupuestos 2019 y su beneficio a 20 millones de personas,a la espera de votos de conformidad

Redacción
Los Presupuestos 2019, presentados como beneficiosos para 20 millones de personas, tendrán que esperar votos de conformidad en el Parlamento y quizá en las urnas. Este martes la mayoría de la prensa les niega rigor económico, como el decano de los Economistas en TVE: Del panfleto a la ingeniería contable (ABC), Una gran fabulación presupuestaria (LA RAZÓN), El Presupuesto necesita más rigor en el gasto para reducir el déficit (CINCO DÍAS), Uso político de la senda de déficit (EL ECONOMISTA).

Los títulos de todos estos editoriales (ver su resumen al final) no son los únicos que remiten al  contraste de los mensajes de presentación de estos Presupuestos al voto de aprovación del Parlamento o de las urnas electorales, muy al contrario de sus grandes elogios a las cuentas pasadas y recientes del Gobierno Rajoy. El vicepresidente del Govern y adjunto a la presidencia de ERC, Pere Aragonès, advirtió al Gobierno de que "si mantiene la vía represiva a través de la Fiscalía o de la Abogacía del Estado" contra el independentismo y no hay "gestos" con los presos y la autodeterminación su partido no negociará los Presupuestos. También el presidente del PDeCAT, David Bonvehí, declaró: "Nuestro 'no' a los Presupuestos de Pedro Sánchez es evidente, sólo cambiaría con un cambio de gesto en el tema judicial y una propuesta sobre la mesa sobre el derecho a la autodeterminación". Antes, el portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, consideró que no se puede "exigir" al Gobierno que influya en la Fiscalía en el proceso judicial contra los dirigentes independentistas a cambio del apoyo a los Presupuestos.

El plan presupuestario para el próximo año que decidió este lunes enviar a Bruselas rebaja una décima el pronóstico de crecimiento para este año y el siguiente, hasta el 2,6% y el 2,3%, respectivamente. El plan contempla un objetivo de déficit público del 1,8% del PIB, pese a que el techo de gasto actualmente vigente es del 1,3%. Al respecto, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, indicó que el Gobierno aprobará los Presupuestos de 2019 con la senda de déficit que esté aprobada a finales de noviembre o principios de diciembre. En este sentido, señaló que si el nuevo objetivo de déficit para 2019 del 1,8% aún no está aprobado, se harán las cuentas con el objetivo anterior del 1,3%.

La suerte económica de estos Presupuestos dependerán así, según los expertos, de cómo evolucione la economía española, de la capacidad de esta para pagar las prioridades sociales que marcan; se confían a cómo vaya el PIB, pues apenas incluyen reformas estructurales, como el mercado de trabajo, las pensiones, la energía, etc .​El propio Gobierno resaltó al informar esta tarde del Consejo de Ministros de hoy como titular que prevé que el PIB crezca un 2,6% en 2019, lo que no depende principalmente del Gobierno, sino de la coyuntura internacional y europea (ver nota y artículo sobre proteccionisno, subida de tipos de interes, apreciación del dolar, etc).

Aunque dependientes de esa inercia del crecimiento económico, siguen siendo de ajuste, pues pese al cierto giro social insisten en que los ingresos crezcan casi el doble que los gastos totales:  un 3,1% (hasta 515.552 millones de euros) y los ingresos un 5,7% (hasta los 493.329 millones). La ministra portavoz (la de Educación) ha dicho que el Gobierno aprobará los Presupuestos Generales del Estado de 2019 con la senda de déficit que esté aprobada a finales de noviembre o principios de diciembre. Y si entonces el nuevo objetivo de déficit para 2019 del 1,8% aún no está aprobado, se harán las cuentas públicas con el objetivo del 1,3% aprobado por el anterior Ejecutivo, ya que el techo de gasto no es necesario modificarlo: este suma 125.064 millones de euros, lo que implica un aumento del 4,4% y supone un incremento de gasto de 5.230 millones.

Su contenido, espera a la aprobación de Bruselas para empezar a negociarlos ya casi en diciembre, y presentación de giro social, hacen pensar a los analistas más independientes que son otros Presupuestos electorales como los presentados por el Gobierno Rajpy desde la pérdida de mayoría absoluta en 2015. Según el Gobierno,beneficiarán a casi 20 millones de personas:

En cuanto a las medidas fiscales que contendrán los nuevos Presupuestos, el Gobierno prevé elevar en 5.678 millones de euros la recaudación, principalmente por la modificación del impuesto de Sociedades y la puesta en marcha de un impuesto a determinados servicios digitales y financieros, como la compra-venta de valores en Bolsa, además de nuevas subidas en los carburantes.

Mientras la ministro Montero apuntó que las negociaciones con el resto de grupos parlamentarios para busca el apoyo a los Presupuestos comenzarán en breve y que el primer partido con el que se sentarán será el PNV, y la ministra portavoz Celaá pidió a los partidos independentistas que sopesen los beneficios de los Presupuestos, el presidente del PP, Pablo Casado, viaja mañana a Bruselas con la intención de trasladar la "amenaza" que, a su juicio, suponen los Presupuestos que pretende aprobar el Gobierno. Según el secretario general del PP, Teodoro García-Egea, en Bruselas ya "preocupación", y empiezan a comparar a España con Italia.

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, pidió ayer al Gobierno que desvincule el aumento del Salario Mínimo Interprofesional, incluido en el proyecto de Presupuestos, de la subida de la cuota de autónomos, que, según cálculos de las asociaciones, alcanzará los 420 euros al año. Además, Rivera recalcó que el proyecto presupuestario que el Ejecutivo enviará a Bruselas es perjudicial para los españoles.

Desde Podemos, Pablo Echenique y Noelia Vera advirtieron al Gobierno de que las medidas del acuerdo presupuestario deben cumplirse y no pueden entrar en las negociaciones para convencer a las fuerzas catalanas y vascas para que apoyen en el Parlamento los Presupuestos.

La capacidad para los aumentos de ingresos de estos Presupuestos fue cuestionada también por algunos expertos, entre ellos el decano del Colegio de Economistas de Madrid, Pascual Fernández, para quien el impuesto de transacciones financieras, citado entre sus semplos, lo pagarán pequeños ahorradores, no grandes brokers, que en países donde antes fue aplicado como Suecia se deslocalizaron las potenciales destinatarios principales.Y asi dijo que sucedería de nuevo, al menos mienttras lo apliquen otros países simultáneamente, entrevistado por @Lanoche_24h de @_marcsala en @24HorasTV ante la periodista @RosaMariaSanc de @elperiodico y el tambien economista  @jmmacmartin:

EL PAÍS destaca que "el plan presupuestario revisa a la baja el PIB y arroja dudas sobre los ingresos". Para EL MUNDO, "Moncloa ingenia unas cuentas virtuales para calmar a Europa". ABC habla del "milagro" del Gobierno, y subraya que "el Gobierno ignora la desaceleración y tira de optimismo fiscal para convencer a la UE". Según LA RAZÓN, "el Gobierno asume un frenazo del crecimiento hasta 2020". EL PERIÓDICOdice que "Sánchez envía a la UE unas cuentas imposibles de aplicar", ya que "el Gobierno prevé un déficit del 1,8% pero tendrá que ceñirse al 1,3% del PIB". En este sentido, EL ECONOMISTA dice que "Sánchez envía a la UE un déficit medio punto superior al que puede aprobar". LA VANGUARDIA apunta que el Ejecutivo reduce la previsión de crecimiento al 2,6% y que remite las cuentas a Bruselas con un déficit del 1,8".

Presentación oficial por tres ministras

La ministra de Educación y Formación Profesional y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha reiterado la apuesta del Ejecutivo por unos Presupuestos Generales "para un Estado social" tras la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros en que se ha abordado el Plan Presupuestario para 2019.

Celaá ha explicado que no es preceptivo someter este documento al Consejo de Ministros, pero el Gobierno ha querido "revestir de formalidad" al Plan y ofrecer detalles sobre su contenido antes de enviarlo hoy mismo a la Comisión Europea.

La portavoz ha afirmado que la meta del Ejecutivo es revertir los recortes, proteger a los más vulnerables, mantener una economía competitiva y emergente y mejorar la calidad democrática. Se trata, ha dicho, de que los datos macroeconómicos positivos de los últimos cinco años "pasen definitivamente a mejorar la vida de las personas". Celaá ha subrayado que el Gobierno va a seguir negociando con las fuerzas políticas a fin de recabar apoyos para las cuentas públicas de 2019.

Plan responsable y realista

La ministra de Economía y Empresa, Nadie Calviño

Pool Moncloa/JM Cuadrado

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, ha recordado que estos días se cumplen diez años del comienzo de la crisis, "una crisis que ha tenido un alto coste en términos de cuentas públicas, Estado de bienestar, desigualdad y nivel de vida en buena parte de nuestra sociedad". Las medidas que se incluyen en el Plan Presupuestario, ha señalado, suponen en este sentido "un punto de inflexión", ya que muestran que es posible conjugar la disciplina fiscal con la lucha contra la desigualdad.

Calviño ha asegurado que el Plan es "responsable y realista" y cumple los tres objetivos fundamentales de la política económica del Gobierno. En primer lugar, la reducción del déficit público, que va a bajar no solo por la buena coyuntura económica, sino por la adopción de "políticas responsables" que posibiliten "un saneamiento permanente" de las cuentas públicas.

En segundo lugar, la función redistributiva de la política fiscal, "con medidas de gasto que no son solo socialmente justas, sino también económicamente productivas".

Y, en tercer lugar, la sostenibilidad a largo plazo de la economía: por primera vez desde el año 2007, España registrará en 2019 un superávit fiscal primario -es decir, excluyendo los costes de la deuda pública-, lo que implica que la deuda pública "va a comenzar a reducirse por fin a un ritmo significativo".

Bajada del desempleo y la deuda pública

La actualización del cuadro macroeconómico remitido a Bruselas prevé un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del 2,6% en 2018 y del 2,3% en 2019. La titular de Economía ha indicado que estas cifras suponen una "ligera" revisión a la baja -una décima en cada uno de esos dos años- con respecto al cuadro presentado el 20 de julio, de acuerdo al "principio de prudencia" de las previsiones del Ejecutivo.

España, ha explicado, se encuentra en una fase positiva del ciclo económico, que alcanzó su punto más alto en 2015; desde entonces, ha registrado tasas de crecimiento "robustas" y por encima de la media de la Unión Europea, pero progresivamente más moderadas, "de forma absolutamente coherente con la madurez del ciclo" y la situación de la economía mundial. La revisión del PIB se debe sobre todo al menor crecimiento de los mercados españoles de exportación, así como a "hipótesis más duras" sobre el precio del petróleo y el crecimiento en la UE, ha apuntado.

Rueda de prensa posterior al Consejo de MinistrosPool Moncloa/JM Cuadrado

En cuanto al déficit público, el Ejecutivo prevé que en 2019 se reduzca en nueve décimas, hasta el 1,8% del PIB, un objetivo "que no pone en peligro ni el crecimiento económico ni la creación de empleo", que constituye "la prioridad fundamental". La tasa de paro prevista para este año es del 15,5%, un porcentaje que bajaría al 13,8% en 2019. En el capítulo de gastos, Calviño ha remarcado el esfuerzo en los ámbitos de educación y ciencia, esenciales para aumentar el capital humano y la productividad.

La reducción del déficit hasta el 1,8% supondrá un superávit primario de cinco décimas del PIB, lo que permitirá bajar la deuda pública desde el 98,1% a finales de 2017 hasta el 95,5% al término de 2019. Con ese ajuste estructural, España cumplirá con sus compromisos europeos: el déficit acabará este año en el 2,7% del PIB, por debajo de la referencia del 3% del "brazo correctivo" del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, con lo que pasará a estar sujeta al "brazo preventivo" del Pacto, "cuyos requerimientos se ven satisfechos" con el objetivo de déficit para 2019, según ha expuesto la ministra.

Recuperación de derechos sociales

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha insistido en que la propuesta del Gobierno comporta un mayor compromiso con Bruselas, ya que reconduce el objetivo de déficit y lo sitúa en el 1,8% del PIB, frente al 1,3% previsto por el Gabinete anterior: "El Gobierno ha propuesto una senda realista porque lo contario habría supuesto quitar 11.000 millones de euros de gasto", lo que supondría un lastre para la recuperación económica y el empleo.

Montero ha añadido que el Plan Presupuestario respeta "los compromisos de estabilidad, recupera derechos sociales, blinda el Estado del bienestar e incorpora mayor rendimiento, mayor eficiencia y progresividad en el sistema fiscal".

Política tributaria

MonteroPool Moncloa/JM Cuadrado

La ministra ha señalado que la política tributaria incorporada en el Plan incrementa la contribución de los que más tienen, reduce los impuestos a las pequeñas empresas y grava nuevos sectores de actividad en línea con las recomendaciones comunitarias: "Es una política fiscal responsable en donde la clase medida y trabajadora no pagará más impuestos, sino todo lo contrario".

En este sentido, ha detallado que aumenta dos puntos el IRPF a las rentas superiores a 130.000 y cuatro a las superiores a 300.000 euros y sube cuatro puntos el IRPF a las rentas de capital que superen los 140.000 euros. Ambas medidas generarán 328 millones adicionales de recaudación.

En cuanto al Impuesto de Sociedades, baja dos puntos para las pymes que tengan una cifra de negocio que no supere el millón de euros. Por este concepto se prevé una recaudación de 1.516 millones de euros. Además, se aportarán 850 millones mediante el impuesto a las transacciones financieras y 1.200 millones con el impuesto a los servicios digitales. Además, se elevará el Impuesto sobre el Patrimonio para aquellos que declaren bienes superiores a 10 millones de euros, lo que generará una recaudación de 339 millones.

Por otra parte, la ministra ha apuntado que la bajada del IVA de los productos de higiene femenina y de los servicios veterinarios generará un ahorro fiscal de 53 millones. En el ámbito de la fiscalidad medioambiental, se avanzará en la equiparación del gasóleo y la gasolina, en línea con las recomendaciones de Europa, lo que permitirá ingresar 670 millones.

Lucha contra el fraude fiscal

María Jesús Montero ha avanzado que para fomentar un sistema tributario más justo se aprobará un conjunto de medidas de lucha contra el fraude fiscal. Entre otras, la actualización de la lista de paraísos fiscales, la extensión de la lista de morosos a los responsables solidarios o el límite al pago en efectivo, que no podrá ser superior a 1.000 euros cuando una de las partes sea un profesional.

El conjunto de medidas, ha señalado, "formará parte de una ley que se presentará en breve como anteproyecto y permitirá incrementar la recaudación en 828 millones de euros".

El total de medidas tributarias y de lucha contra el fraude impulsadas por el Gobierno "elevarán la recaudación en 5.678 millones de euros", ha precisado la ministra.

Montero ha recordado que la recaudación del impuesto sobre transacciones financieras se deriva a la Seguridad Social y el impuesto sobre el Patrimonio incide en las cuentas autonómicas. El total de medidas de ingreso que afectan solo al Presupuesto del Estado sumará 4.489 millones de euros en 2019. Asimismo, ha señalado que la recaudación tributaria también aumentará, por lo que se reforzará el estado del bienestar.

Compromiso de gasto

Montero, Celaá y Calviño

Pool Moncloa/JM Cuadrado

La ministra ha recordado que se actualizarán las pensiones con el IPC real, se eleva un 40% el gasto estatal en dependencia, se incrementa un 22,3% el Salario Mínimo Interprofesional, que se sitúa en 900 euros, se recupera el subsidio de desempleo para los mayores de 52 años, se elimina el copago farmacéutico y se amplía el permiso de paternidad.

Estas iniciativas, a juicio de la ministra, "mejorarán la vida de millones de ciudadanos y presentarán un impacto económico global de gasto que asciende a 5.098 millones de euros". De este importe total, las medidas que impactan directamente en el techo de gasto del Gobierno con los Presupuestos Generales Estado sumarán 1.992 millones, el resto será gasto del subsector de la Seguridad Social o de los subsectores de las administraciones autonómicas.

El gasto público total, según ha expuesto Montero, aumentará un 3,1% alcanzando los 515.552 millones de euros y los ingresos públicos subirán un 5,7% hasta los 493.000 millones. Es decir, el gasto sube un 3,1% y los ingresos aumentan un 5,7%.

El diferencial entre ingresos y gastos en el año 2018 asciende a 32.950 millones y el diferencial con esta baja prevista asciende a 22.223, es decir que se reduce de forma significativa la diferencia entre ingresos y gastos respecto al año 2018.

El techo de gasto de los Presupuestos del año 2019 suma 125.064 millones de euros, lo que implica un aumento del 4,4% y supone un incremento de gasto de 5.230 millones.

La ministra ha afirmado que el Gobierno aprobará los Presupuestos Generales del Estado de 2019 con la senda de déficit que esté aprobada a finales de noviembre o principios de diciembre. Al respecto, ha mantenido que si el nuevo objetivo de déficit para 2019 del 1,8% aún no está aprobado, se harán las cuentas públicas con el objetivo del 1,3% aprobado por el anterior Ejecutivo, ya que el techo de gasto no es necesario modificarlo.

Descalificaciones en los editoriales de la prensa impresa:

Del panfleto a la ingeniería contable (ABC)"El proyecto de Presupuestos presentado ayer en La Moncloa y enviado a Bruselas es un ejercicio de ingeniería contable. Los técnicos a cargo de la ministra Nadia Calviño se han dedicado a transformar la prosa panfletaria y demagógica del pacto entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el dirigente de Podemos Pablo Iglesias en una hoja de cálculo presentable a ojos de la Comisión Europea. Pero no es más que eso, una endeble capa de pintura para intentar ocultar un proyecto de transformación social basado en viejas recetas, probadamente perjudiciales para la economía, al que el Ejecutivo quiere dar una apariencia de banalidad técnica". "Si estuvieran realmente pensados para beneficiar a la sociedad española, se centrarían, ante todo, en fomentar el empleo en lugar de subir los impuestos para pagar toda l parafernalia de ofertas electoralistas".

Una gran fabulación presupuestaria (LA RAZÓN)"Lo peor que puede decirse de las grandes líneas maestras del Presupuesto de 2019 en la cuarta economía de la zona euro es que no contiene trazas de credibilidad". Ni los ·"infatigables esfuerzos" de las ministras Montero y Calviño "han logrado adecentar un episodio contable sobrenatural". "Estos números, fiel a la tradición de los gobiernos de izquierda, abonan a la desaceleración y el empobrecimiento con una sangría a las empresas y a los españoles que pagaremos en deuda, déficit y paro. Habrá que ver si Pedro Sánchez y Pablo Iglesias logran los votos necesarios en el Parlamento y el aval de Bruselas. Ojalá no sea así porque estas cuentas de acento ideológico y electoral son una pésima noticia para la nación, que no para el presidente, cuyo horizonte será propicio si se aprueban, pero también en caso contrario lo que le permitirá explotar el filón del victimismo".

El Presupuesto necesita más rigor en el gasto para reducir el déficit (CINCO DÍAS): "El Gobierno debe admitir que las cuentas y sus variables no pueden valer para una cosa y para la otra, y que si están diseñadas para el déficit del 1,8%, deberían ser modificadas sobre la marcha para adaptarlas al desequilibrio mucho más exigente del 1,3%". "Y tal ejercicio obligaría a exprimir las partidas de ingresos y limar las de gastos, puesto que se producirán también en un escenario de actividad económica menos optimista que el vigente hasta ahora".

Uso político de la senda de déficit (EL ECONOMISTA): "Si, pese a todo, el Consejo de Ministros se empecina en mantener la meta del 1,8%, todo apunta a que su objetivo real es obtener un medio para poner en evidencia a los populares en la Cámara Alta, en caso de que vete una senda de déficit que Bruselas aprobó. Ahora bien, el recurso a esta maniobra supondría situar en un compromiso a las instituciones europeas e instrumentalizar sus decisiones".

 

De interés

Artículos Relacionados