lunes,24 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaMacron-Merkel, nuevo motor europeo para un Brexit que cede ante europeos con...
May aceptó respetar esos derechos pidiendo reciprocidad

Macron-Merkel, nuevo motor europeo para un Brexit que cede ante europeos con 5 años de residencia

Redacción
Mientras el nuevo presidente francés y la canciller alemana reforzaban ante el Consejo Europeo de este jueves y viernes el eje franco-alemán para acelerar la integración europea, la primera ministra británica proponía a los líderes comunitarios que los europeos con cinco años de residencia en el Reino Unido mantengan su estatus de establecimiento permanente una vez se materialice el Brexit o salida británica de la UE. May reiteró que la reciprocidad es vital y que ambas partes deben acordarla.

La canciller alemana, Angela Merkel, destacó la "creatividad" y "buen impulso" de su entendimiento con el nuevo presidente francés, Emanuel Macron, y señaló que la buena sintonía del eje franco-alemán beneficia a "todos" en la UE. También el mandatario galo se refirió a la sintonía con Merkel a su llegada al Consejo Europeo, y afirmó en declaraciones a la prensa que trabajan "mano a mano" y que hay muchos puntos en común en lo que al proyecto europeo se refiere. "A veces tenemos sensibilidades diferentes pero quiero que lo resolvamos en este consejo", apuntó, para después recalcar su voluntad de trabajar de manera "muy estrecha" con Alemania.

Los diarios reflejan la sintonía entre Merkel y Macron "para impulsar el proyecto europeo", resalta LA RAZÓN, que habla de "EU-FORIA". De igual modo, ABCdestaca que "Merkel y Macron apuestan por reforzar el eje franco-alemán en la UE". También LA VANGUARDIA dice que "Macron y Merkel ponen en marcha el nuevo motor francoalemán de la UE". Este diario resalta el protagonismo del presidente francés: "Macron pone en marcha a Europa". Por su parte, CINCO DÍAS dice que "Macron protagoniza la cumbre europea del ajuste de cuentas con May".

Precisamente, EL PAÍS destaca que Merkel espetó en la cumbre europea que "el futuro de la Unión a Veintisiete es la prioridad, no el Brexit". En este sentido, ABCapunta que Merkel y Macron advirtieron a May de que no quieren perder mucho tiempo con el Brexit.

Mientras, algunos dirigentes comunitarios barajaron ayer la posibilidad de que el Brexit sea reversible. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo que no pierde la esperanza de que el Reino Unido permanezca finalmente en la Unión Europea y subrayó que la UE se ha construido a partir de sueños que parecían imposibles. También el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, afirmó que es posible revertir el Brexit si el Reino Unido quiere dar marcha atrás y los Veintisiete lo acuerdan, aunque aclaró que se trata de una decisión "tomada por los británicos". Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dijo que "nunca" tiene ilusiones en Europa porque no quiere "perderlas", al ser preguntado por la posibilidad de dar marcha atrás en el Brexit.

"La puerta siempre seguirá abierta", garantizó Leo Varadkar, nuevo primer ministro irlandés y otro debutante en la capital comunitaria. "No queremos que se vayan de la UE, no queremos que dejen el mercado único ni la unión aduanera. Es su decisión, pero se puede cambiar", afirmó el Taoiseach.

El último Consejo Europeo antes del verano, el primero De Macron, estuvo marcado también por las pullas, según EL MUNDO. No está claro si los primeros ministros se coordinaron porque de verdad creen que hay una oportunidad de impedir la ruptura a estas alturas o como estrategia de negociación. Hay más opciones. Como algún diplomático insinuaba anoche con sorna, para crearle todavía más problemas en casa a una 'premier' acechada desde la oposición, sobre todo la de su propio partido.

Sea cual fuera la razón última, la sintonía del eurocoro llamaba la atención. "Todos tenemos ese sueño. Yo soy muy anglófilo, la conexión de Los Países Bajos es muy una de las más fuertes. Odio Brexit desde cada ángulo", explicó el primer ministro Mark Rutte, algo más sobrio y resignado a buscar un encaje en el que sus amigos sigan en el Mercado Único.. "La puerta está abierta cuando vean que las consecuencia", coincidió el luxemburgués Xavier Bettel recordando que les costó a los tories nueve mees enviar la notificación de salida. "Es un referéndum que nunca debió hacerse", se sumó el croata Andrej Plenkovic

Sin embargo, los 27 no están ni mucho menos unidos tampoco en este tema. De Francia y Alemania, cuya relación atraviesa un momento aparentemente dulce, ni una palabra, a pesar de que hace unos días de ambos gobiernos enviaron señales conciliadoras en esa línea. Tampoco esta vez de España e Italia. Y no es casual. Reino Unido ha quemado muchos puentes e irritado a muchas capitales. Durante años de relación especial y con los últimos meses de derivas y desplantes. Creen que la pesadilla abierta el 23 de junio ha unido más que nunca a los 27 y que hay que aprovechar la ocasión para buscar la integración deseada. Eso, explican, es el verdadero objetivo al que todos deben aspirar. Por eso no quieren puentes de plata hasta estar seguros de que no son 'enemigos'. Ni en la huida ni en un posible retorno.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, reclamó que la UE avance de forma decidida en su proceso de integración, después de que los resultados de los últimos comicios en países comunitarios hayan aportado "estabilidad" por el triunfo de los "europeístas" sobre los "extremistas y populistas".

Por otro lado, los líderes de los Veintisiete acordaron un proceso en cuatro fases que culminará en noviembre para elegir las nuevas sedes de la Agencia del Medicamento y la Autoridad Bancaria Europea, que deberán abandonar Londres.

En otro orden de cosas, hubo otros importantes acuerdos: los jefes de Estado y de Gobierno de la UE acordaron prolongar seis meses más las sanciones económicas a Rusia por su papel en la crisis de Ucrania y por no haber aplicado suficientemente los acuerdos de paz de Minsk. Asimismo, expresaron su compromiso de implementar el Acuerdo por el Clima de París y advirtieron de que este tratado "no puede ser renegociado" tal como pidió el presidente de EEUU, Dondald Trump. Por otro lado, los líderes europeos reclamaron a las redes sociales que desarrollen tecnologías para detectar y retirar de forma "automática" contenidos que inciten al terrorismo y abrieron la puerta a adoptar, en caso necesario, "medidas legislativas".

Los 27, así, lograron su propósito, según EL MUNDO. Por un lado, parecer conciliadores con Londres. Por otro, firmes contra terrorismo y amenazas exteriores. Y además, comprometidos con el cambio climático y el libre comercio, dando un recado a Donald Trump. Salir bien parados en tantos frentes parece una quimera, pero a estas alturas ya nada sorprende. Tusk lo resumió por el resto: "Los milagros existen, lo imposible ocurre".

De interés

Artículos Relacionados