miércoles,1 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadMás impuestos ecológicos en España que Alemania,Francia o Suecia, pero basados en...
Estudio "La Fiscalidad Ambiental en España", de CGE y REAF

Más impuestos ecológicos en España que Alemania,Francia o Suecia, pero basados en gasoil y frenados

Redacción
Pese a la preocupación por el medio ambiente, España tiene la misma fiscalidad que en el 2000, centrada sobre los hidrocarburos (gasóleos) pero mayor en términos relativos que otros países como Alemania, Francia o Suecia .Lo dice el Consejo General de Economistas de España, cuyo informe considera que "en la reforma de que tiene que venir será imprescindible establecer un marco estatal común, si bien dejando, en algunos casos, cierta discrecionalidad a Autonomías y ayuntamientos"

El Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF) –órgano especializado en fiscalidad del Consejo General de Economistas de España– consciente de la creciente preocupación ciudadana, que se ha transformado en una generalizada exigencia de conservación y mejora del medio ambiente, considera que la fiscalidad puede ser una herramienta para atender esta demanda. Por ello, hoy ha presentado el trabajo La Fiscalidad Ambiental en España. Situación actual y tendencias –elaborado por el Servicio de Estudios de dicho Registro– en el que se definen los impuestos que conforman esta tributación, se compara la recaudación por los impuestos ambientales en el mundo y en Europa, profundizando en la situación de esta fiscalidad en España, en sus tres niveles administrativos –estatal, autonómico y local–. Finalmente, se sintetiza todo esto en 25 Notas previas para el establecimiento de una fiscalidad medioambiental integral –que se adjuntan–.

 

Al analizar los datos de recaudación por impuestos ambientales se constata con sorpresa que, pese a la creciente preocupación por el medio ambiente, dicha recaudación ha disminuido desde 2000 a 2016, en el mundo en general y en Europa en particular.

 

Dentro de Europa, si comparamos tanto el porcentaje que supone la fiscalidad verde sobre los ingresos tributarios de cada país, como la presión medioambiental –medida como porcentaje de la recaudación por impuestos ambientales sobre el PIB–, ambos descienden de 2002 a 2017, pasando del 6,8 y 2,5%, respectivamente, en 2002, al 6,1 y 2,4% en 2017.

 

No obstante, en términos absolutos, en 2017 respecto a 2016, en la UE se ha incrementado la recaudación de la fiscalidad verde el 1,1%, y en España un 3%En nuestro país, en 2017, la ratio de esta recaudación sobre el total de ingresos tributarios es de un 5,4%, 7 décimas inferior a la media de la UE–6,1%–, pero superior a las cifras de países como Alemania –4,6%–, Francia –5%– o Suecia –4,9%–. Muy por encima están Dinamarca –8,1%–, Grecia –10,2%– o Letonia –11,2%–.

 

En cuanto a las clases de impuestos ambientales, los que más recaudan son los que gravan la energía, que en Europa suponen el 76,9% de toda la fiscalidad verde y, en España, el 82,9%. Por el contrario, los que gravan el transporte en Europa recaudan el 19,8%, mientras que en España el 12,7%.

 

Con respecto a nuestro país, el Impuesto sobre Hidrocarburos–que recauda 13.156M€– representa el 74% de los impuestos sobre la energía y el 61,5% del total de impuestos medioambientales, siguiéndole en importancia el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica –IVTM– que, con una recaudación de 2.225M€, aporta algo más del 10%.

 

Si nos fijamos en cómo se reparte la tarta medioambiental por cada nivel administrativo, el 82% corresponde al Estado, el 8% a las autonomías y el 10% a las corporaciones locales, aunque la recaudación estatal se reparte luego entre el resto de Administraciones.

 

Entre los impuestos propios autonómicos, es el agua la materia imponible más gravada, obteniéndose de los impuestos que sobre ella giran más de 1.300M€–de los que 503,6M€ corresponden al Canon del agua de Cataluña–.

 

En cuanto al futuro de esta fiscalidad en España, los economistas apuntan lo siguiente:

 

  • Es previsible que, tanto en el mundo como en España, se incrementen los impuestos ambientales.
  • La reforma de la Directiva de la energía traerá novedades desde Europa.
  • Debería coordinarse la política de subvenciones y la impositiva para que no se subvencionen actividades gravadas.
  • La reforma en España debería comenzar con una ley marco de fiscalidad ambiental que distribuyera los hechos imponibles relevantes entre los diferentes niveles administrativos, según su alcance espacial, dejando cierta capacidad normativa a las CCAA.
 

El Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF) es el órgano especializado del Consejo General de Economistas de España que coordina la actividad de los economistas y titulares mercantiles en los temas relacionados directamente con el ejercicio profesional de la Asesoría Fiscal. El Registro está constituido actualmente por más de 6.000 asesores fiscales pertenecientes a los Colegios de Economistas y de Titulares Mercantiles de España, siendo la entidad más representativa de este sector profesional.

 

Las 25 notas previas de los economistas para una fiscalidad medioambiental integral

Las 25 observaciones previas al establecimiento de una fiscalidad medioambiental integral que hace el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF) como órgano especializado en fiscalidad del Consejo General de Economistas de España son las que siguen:

  • Existe una creciente preocupación y exigencia social para la preservación y mejora del medioambiente
  • La política fiscal debe ser una herramienta importante dentro de las actuaciones medioambientales a través de la implantación de políticas de gasto o del establecimiento de tributos que puedan contribuir a esos objetivos en cumplimiento del principio de suficiencia
  • Los tributos ambientales se pueden utilizar también con finalidad extrafiscal para incentivar el cumplimiento respetuoso con el medioambiente
  • Los tributos verdes sirven para corregir externalidades negativas de la empresa o de los particulares
  • Esta fiscalidad puede contribuir a internalizar el coste económico, en cuanto a deterioro del medio ambiente, que puede ocasionar una determinada actividad
  • Un impuesto medioambiental puede definirse como el que tiene como base una unidad física (o similar) de algún material con impacto negativo, comprobado y específico, sobre el medioambiente
  • Para considerar que un tributo es ambiental no es significativa la afectación de los ingresos que se consigan a través de él, ni su denominación. Será medioambiental si logra modificar el comportamiento de los agentes que contaminan
  • Tipos de impuestos medioambientales: sobre la energía, en los que se incluyen los que gravan productos energéticos, utilizados o no para el transporte, así como los impuestos sobre emisiones de gases; sobre el transporte; sobre la contaminación, que comprende emisiones al aire y al agua (con excepción de la emisión de gases), residuos sólidos y contaminación acústica; y sobre la extracción de recursos naturales que puede contaminar y producir erosión
  • Por su efectividad, podemos distinguir 3 tipos de tributos ambientales: para cubrir costes de servicios ambientales, para incentivar el cambio de comportamiento de los agentes económicos y con objetivo recaudatorio
  • En general, la recaudación por impuestos medioambientales en el mundo ha disminuido de 2000 a 2016
  • La presión medioambiental (porcentaje recaudado por estos impuestos respecto del PIB) en los países europeos de la OCDE en 2016 es del 2,47%, superior al conjunto de los países de la OCDE, que es del 1,63%
  • La mayor parte de los impuestos ambientales de la UE proceden de la energía, ascendiendo en 2017 a un 1,84% del PIB, seguidos de los que gravan el transporte, 0,48% del PIB
  • La presión fiscal medioambiental medida en porcentaje sobre el PIB, y el porcentaje de esta fiscalidad sobre los ingresos tributarios, de 2002 a 2017, ha disminuido tanto en el conjunto de la UE como en nuestro país
  • En 2017, la recaudación por impuestos medioambientales sobre el total de ingresos tributarios en España fue el 5,4%, mientras que la media de la UE es del 6,1%. Sin embargo, países como Alemania o Francia tienen una ratio del 4,6 y 5%, respectivamente
  • Sorprende que la recaudación por fiscalidad verde, respecto a ingresos tributarios, sea mayor en países como Grecia, Letonia o Eslovenia (más del 10%) que en otros “más avanzados” como Alemania, Luxemburgo o Suecia, que no llegan al 5%
  • En la UE, de 2007 a 2017, la presión fiscal general se ha incrementado un punto porcentual, mientras que la presión fiscal por impuestos ambientales ha aumentado solo una décima. En España, en el mismo período, la presión fiscal general ha bajado un 2,6%, y la medioambiental se ha mantenido
  • En términos absolutos, en 2017, respecto a 2016, en la UE se ha incrementado la recaudación de la fiscalidad verde el 1,1%, y en España un 3%
  • Dentro de estos impuestos, en 2017, en la UE el 76,9% son impuestos sobre la energía, y en España un 82,9%. Los impuestos sobre el transporte suponen sobre esta fiscalidad el 19,8% en la UE y el 12,7% en España
  • El Impuesto sobre Hidrocarburos es el que más recauda en nuestro país -13.156 millones de euros en 2017- entre los impuestos sobre la energía -un 74%-, representando el 61,5% sobre el total de los impuestos medioambientales, pese a los más de 850 millones de euros de beneficios fiscales que establece y que podrían someterse a revisión
  • Entre los impuestos sobre el transporte, el más significativo es el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), que aporta más del 82% de los ingresos de estos impuestos
  • Aunque los 3 niveles administrativos recaudan impuestos ambientales, el Estado es el que obtiene más recaudación, el 82% del total, las corporaciones locales el 10% y las CCAA el 8% restante
  • De los impuestos propios autonómicos, de los que más se recauda, con diferencia, es de los que giran sobre el agua y, dentro de estos, el que se lleva la palma es el Canon del Agua de Cataluña
  • Los impuestos verdes propios de las autonomías tienen similares objetos de gravamen, aunque muy diferentes definiciones de los elementos básicos para cuantificar la cuota a pagar, por lo que parece necesario dar un marco normativo estatal homogeneizador, pero dejando amplia capacidad a las CCAA para que modulen su cuota a través de los tipos de gravamen y de las deducciones
  • En el ámbito de las Haciendas Locales, se pueden considerar impuestos medioambientales al IVTM, así como al gravamen de los bienes inmuebles de características especiales, si bien en otros impuestos también se introducen variables relacionadas con el medioambiente en forma de deducciones, bonificaciones o tipos reducidos. Sin embargo, donde es más fácil que actúen en este campo es a través de las tasas
  • Creemos necesario que se coordinen las políticas de imposición y subvenciones para evitar que se otorguen estas últimas por realizar actividades gravadas con tributos ambientales
 

De interés

Artículos Relacionados