martes,19 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónNiña de 11 años, más inteligente que Einstein y Hawking
En Reino Unido

Niña de 11 años, más inteligente que Einstein y Hawking

Redacción
Cerys Cooksammy-Parnell ha logrado una puntuación de 162 en test de inteligencia MESA, elaborado por una asociación de personas con una capacidad intelectual por encima de la media

Una niña de once años ha conseguido una de las puntuaciones más altas en Reino Unido en un test de inteligencia Mensa, superando a eminencias científicas como Albert Einstein o Stephen Hawking.

La noticia ha empezado a causar un gran debate no sólo por la tradicional controversia de las mediciones de inteligencia, acrecentada por la reciente extensión de los conceptos de inteligencia emocional y social, sino porque la niña ha declarado que quiere dedicarse en el futuro a la banca, el sector de peor reputación en casi todo el mundo, incluido el Reino Unido, donde recientemente el principal ejecutivo de Lloyd, Antonio Horta-Osorio, era premiado por su reciente trayectoria, tras declarar que la banca necesita cambiar para atraer a unos jóvenes que huyen de ella. 
 
La encuesta de Lloyd, entidad que tras su crisis quiere construir su posición de liderazgo basándose en la reputación y el reconocimiento de sus clientes, revelaba que sólo un 2% de los universitarios dice que les gustaría trabajar en el sector financiero, muy por detrás de los que aseguran que les gustaría trabajar en la administración pública. Además, uno de cada cuatro jóvenes que se plantea ser banquero dice que se sentiría avergonzado si tuviera que decir a sus amigos que quiere trabajar en este sector.
  
Antes de publicar esa encuesta y esa estrategia, LLoyd, también la mayor empresa reaseguradora del mundo, realizaba otra encuesta según la cual el riesgo reputacional resulta especialmente peligroso en un mundo interconectado, pues de hecho la reputación de la que se ocupan las políticas de responsabilidad social corporativa (RSC) ya alcanzó durante el año 2011 el tercer puesto entre los mayores riesgos mundiales, avanzando nada menos que seis posiciones en dos años, debido a que en el 2009 todavía ocupaba el noveno puesto. Otro estudio de 2010 sobre las 1000 empresas más grandes del mundo encontró que el 80% perdió más de un quinto de su valor en cinco años a causa de un evento de gran reputación.

El caso es que la niña Cerys Cooksammy-Parnell ha logrado una puntuación de 162 en el citado test, elaborado por una asociación de personas con una capacidad intelectual por encima de la media. De hecho, la niña completó el test el mismo día que su padre, quien contaba ya con un coeficiente de 142 puntos.

El padre de Cerys se mostró sorprendido por la rapidez con la que su hija completó el test. A partir de ahora, según recoge el diario británico ´Metro´, los padres deberán tomar una decisión respecto al futuro de su hija, relacionada con "estímulos intelectuales".

"Esperaba que su coeficiente fuera superior a 145, de eso no había ninguna duda, pero alcanzar una de las puntuaciones máximas es toda una sorpresa. Estamos todos realmente excitados y orgullosos de ella", ha señalado el progenitor.

En cualquier caso, Cerys ya ha avisado de que sus intereses profesionales estarán orientados al sector bancario o, incluso bromeando, forjarse una carrera como primera ministra británica. "No se me puede comparar realmente con Einstein porque él ha logrado mucho, no puedes juzgar a alguien por su potencial", ha concluido.

La noticia ha empezado a causar un gran debate no sólo por la tradicional controversia de las mediciones de inteligencia, acrecentada por la reciente extensión de los conceptos de inteligencia emocional y social, sino porque la niña ha declarado que quiere dedicarse en el futuro a la banca, el sector de peor reputación en casi todo el mundo, incluido el Reino Unido, donde recientemente el principal ejecutivo de Lloyd, Antonio Horta-Osorio, era premiado por su reciente trayectoria, tras declarar que la banca necesita cambiar para atraer a unos jóvenes que huyen de ella .

La encuesta de Lloyd, entidad que tras su crisis quiere construir su posición de liderazgo basándose en la reputación y el reconocimiento de sus clientes, revelaba que sólo un 2% de los universitarios dice que les gustaría trabajar en el sector financiero, muy por detrás de los que aseguran que les gustaría trabajar en la administración pública. Además, uno de cada cuatro jóvenes que se plantea ser banquero dice que se sentiría avergonzado si tuviera que decir a sus amigos que quiere trabajar en este sector.

Antes de publicar esa encuesta y esa estrategia, LLoyd, que es asimismo la mayor empresa reaseguradora del mundo, realizaba otra encuesta según la cual el riesgo reputacional resulta especialmente peligroso en un mundo interconectado, pues de hecho ya alcanzó durante el año 2011 el tercer puesto entre los mayores riesgos mundiales, avanzando nada menos que seis posiciones en dos años, debido a que en el 2009 todavía ocupaba el noveno puesto. Otro estudio de 2010 sobre las 1000 empresas más grandes del mundo encontró que el 80% perdió más de un quinto de su valor en cinco años a causa de un evento de gran reputación.

De interés

Artículos Relacionados