jueves,7 julio 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadPolíticas y ODSOcho de cada diez alumnos gitanos no termina la Secundaria
Sólo veinte han terminado los estudios

Ocho de cada diez alumnos gitanos no termina la Secundaria

El Ideal
Tres son los universitarios de etnia gitana que este año están cursando estudios en la Universidad de Almería, becados por la Fundación Secretariado Gitano. En concreto, dos chicos están haciendo Informática, y una joven realiza Ciencias Ambientales.

Una veintena engrosa el total de gitanos que han concluidos sus estudios, según la fundación. En cuanto a los estudios postobligatorios, «hemos becado a un total de ocho en toda la provincia», revela Isabel Rueda. La Fundación Secretariado Gitano ha publicado un informe en el que revela que el 80 por ciento del alumnado calé abandona la escuela sin acabar la Enseñanza Secundaria Obligatoria.

La fundación ha contado, para la elaboración del informe, con la colaboración del Centro de Investigación y Documentación Educativa del Ministerio de Educación y Ciencia, y el Instituto de la Mujer del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, con el objetivo de obtener un diagnóstico sobre la situación educativa de las niñas y niños gitanos en la etapa de Educación Secundaria Obligatoria, y la identificación de las variables que están facilitando o dificultando un proceso normalizado de este alumnado en igualdad de condiciones con el resto de compañeros y compañeras no gitanos.

Los datos han sido extraídos del análisis de las respuestas de 800 escolares de 118 institutos de toda España, aunque tienen una clara transferencia a la realidad almeriense -se han estudiado cuatro centros de Roquetas, Albox y la capital- puesto que, según la representante del Secretariado Gitano en la provincia, Isabel Rueda, «el fracaso escolar en este colectivo es muy alto y, aquí, la realidad que barajamos es precisamente ésa».

Las conclusiones indican que la mayor retirada, por parte de las chicas, se produce en el paso de Primaria a Secundaria, mientras que la escapada de los chicos tiene lugar a lo largo de la ESO.

Diferente casuística

Las causas del absentismo y del abandono escolar son diferentes entre las chicas y los chicos gitanos, de manera que factores como la presión social, la percepción negativa de los institutos por parte de las familias, la dedicación al trabajo doméstico y una determinada concepción del rol femenino tienen mayor peso entre las féminas gitanas, mientras que, entre los varones, la falta de motivación y la dedicación exclusiva al trabajo remunerado son los principales factores.

El peso de los roles de género, por tanto, tiene una gran influencia en la falta de continuidad educativa de las chicas, puesto que gran parte de la población gitana tiende a considerar a los adolescentes como personas adultas. Sin embargo, este hecho tiene diferentes implicaciones en función del sexo de las personas que aún tienen edades en las que la educación reglada es obligatoria.

Mientras para muchas jóvenes gitanas, entrar en la etapa adulta implica una retirada de la vida pública y una preparación para el noviazgo, el matrimonio y la vida doméstica; en los chicos, esto implica una mayor capacidad de decisión acerca de si quieren o no seguir estudiando y, en muchos de los casos, la participación en actividades remuneradas o la dedicación en exclusiva al trabajo.

Además, buena parte de las familias consideran que, al retirar a sus hijas de estos espacios, las están protegiendo tanto de los peligros que imaginan -violencia o drogas- como de la influencia de las costumbres payas.

Las gitanas tienen, como puede verse, mayores obstáculos en la entrada a la Educación Secundaria Obligatoria, y así se refleja en el hecho de que, en 1° de la ESO, el porcentaje de chicos de este grupo cultural escolarizados en los centros que han participado en el estudio -60,7%- es muy superior al de chicas -39,3%-, lo que indica un alto nivel de retirada de éstas en la transición entre etapas.

Aún así, a pesar de que hay menos gitanas que gitanos que inician la etapa de Secundaria, ellos la abandonan, una vez iniciada, en mayor medida, mientras que las chicas tienden a permanecer más. De esta manera, en 4° de ESO, el porcentaje de gitanas -63,4%- casi dobla al de gitanos -36,6%-.

La falta de recursos económicos es otro de los factores que inciden en el absentismo y el abandono escolar por parte del alumnado gitano procedente de familias con dificultades para asumir los gastos escolares, así como la carencia de referentes cercanos con formación académica entre la población gitana.

Cambio de mentalidad

La Fundación Secretariado Gitano está llevando a cabo en Almería y toda Andalucía una iniciativa que persigue «un cambio de mentalidad en los familiares de los alumnos para hacerles ver que un futuro mejor pasa por una mejor formación», explica la representante del colectivo en la provincia.

El Plan de Acción Educativa con Alumnos Gitanos en Riesgo de Exclusión Social, que desarrolla en colaboración con las consejerías de Empleo y Educación, se localiza en los barrios de La Chanca y Los Almendros. «Actualmente trabajamos con 56 casos de alumnos y alumnas de seis centros educativos diferentes de enseñanza Primaria y Secundaria».

«Esta experiencia piloto -explica- que pretende apoyar los procesos de normalización educativa de alumnos y alumnas gitanos en desventaja social, para poder determinar su impacto en esa normalización educativa y, concretamente, en el número de alumnos que finalizan la ESO, necesita de un horizonte temporal de cinco cursos escolares» de los que, actualmente, «llevamos interviniendo sólo un curso escolar completo y estamos en el segundo».

De interés

Artículos Relacionados