viernes,3 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónPasará esta pandemia como reacción de la madre tierra

Pasará esta pandemia como reacción de la madre tierra

El Envés
Yo sé quién soy", decía Don Quijote. Y esa es la clclave de toda educación auténtica y verdadera: ser capaces de abordar las contingencias, adaptarse a la realidad para transformarla y deja nuestra huella

Pasará Esta Maldita Pandemia

En una peligrosa fase del camino,el cansancio de vivir.

Pasará esta maldita pandemia y los que sobrevivan tendrán

que reflexionar y sacar consecuencias. Todo parecía programado ycontrolado en nuestras sociedades. Estamos comprobando y

padeciendo que no es así. Pero no debemos amilanarnos y, en este

tiempo que parece un mal sueño, tenemos que reflexionar y atrevernos

a poner remedio a este destrozo del medio ambiente, de los excesos

en la población que está disparada en progresión exponencial. Nos

inclinamos, mordemos los dientes y estamos pasando una auténtica

demostración de que no todo es crecimiento si no hay justicia,

equidad, sentido de la mesura y coherencia en un planeta devastado

y con unos dirigentes políticos y sociales que han perdido el sentido

de la cordura. Nos estábamos despeñando y llegó un “virus” que nos

ha puesto boca abajo a todos.

Una cosa es estar vivos y otra es vivir la vida, escribió Alex Rovira en

una sugerente reflexión. Cierto que él la abordaba desde la necesidad

de hacernos una hoja de ruta personal escrita con descripción de los

motivos del cambio, con un listado de objetivos concretos, con los

recursos para conseguir esos deseos y nada menos que con la

fijación del tiempo de realización. Y que lo firme para rubricar el

compromiso.

Todo este proceso me recuerda los manuales norteamericanos

de autoayuda, usted sí que vale, usted puede conseguirlo, la voluntad

lo alcanza todo. Con las consiguientes frustraciones propias de las

dietas exprés de adelgazamiento o los cursos para aprender inglés

en siete días. A mí no me parece serio. Quizás porque, en mis 83

años, vividos con la intensidad que he sabido y podido, me alarman

estos voluntarismos que tanto daño han hecho cuando generaciones

de padres pretendieron que sus hijos alcanzaran metas profesionales,

académicas y laborales que ellos jamás pudieron, claro, “¡porque

eran otras épocas y no teníamos todo lo que vosotros tenéis!”

Mi experiencia como Profesor de universidad en la que he estudiado

y enseñado, reflexionado y compartido los saberes durante 50 años,

me ha mostrado las consecuencias de esa locura de valorar más el

tener que el ser, el conseguir grados antes que la sabiduría, el

transformar la memoria en un almacén en lugar de ayudar a construir

una cabeza bien estructurada. “No se trata tanto de una cabeza bien

llena como de una cabeza bien organizada”, decía Montaigne.

Ese lanzarse a conseguir unos objetivos por todos los medios,

aun poniendo en juego la felicidad personal, no produce ciudadanos

maduros e integrados. Sostener en la práctica que “vale más lo que

más cuesta” es otra aberración que ha producido ingentes víctimas.

¿Qué es eso de que vale más? A mí no me cuesta querer a mis nietos,

a mis hijos, a mi añorada esposa, a mis padres y hermanos, a mis

amigos y a mis discípulos. Ay de mí si no amase. No me cuesta y

me llena de satisfacción y vale inmensamente más que todos los

títulos, grados, honores y distinciones que he recibido en mi vida

profesional y académica. A mí me encanta, disfruto y me siento vivo

al dar clase, al dirigir seminarios, al escribir artículos y libros y al

pronunciar conferencias. ¿Eso no vale porque “ellos” dicen que no me

cuesta? ¡Que me lo pasaba bomba! Si yo les contase…

No es cierto que es más feliz el que más tiene sino el que mejor

se siente consigo mismo y con su entorno. Ser, estar, saberse,

quererse, aceptarse, asumir los fallos, acoger a los demás y dejarse

abrazar y querer por los demás. Ser capaz de reírse de nuestras

propias limitaciones, de caer y saber levantarse con una sonrisa, de

no tomarse tan en serio a estos “culos redondos partidos por la

mitad”.

“No es cuánto más, mejor; sino cuánto mejor, más”, llevo

repitiendo durante décadas. La voluntad tiene su sitio en la formación

de la persona, y es cierto que pueden los que creen que pueden y que

una persona cabal alcanza aquello que anhela profundamente. Pero

porque es cabal y no un iluso ni un fantasioso. Las grandes

conquistas se hicieron realidad porque alguien las soñó primero. Por supuesto que la imaginación es tan fundamental como el razonamiento, la ilusión y el esfuerzo necesario. Para llegar a aquella meta feliz de los que “lo hicieron porque no sabían que era imposible”.

Imposible para los pusilánimes y no para quienes se deciden a avanzar, porque no hay que esperar por las órdenes de nadie.

Recuerdo a Einstein “los que dicen que es imposible no deberían molestar ni interrumpir a los que lo están haciendo”. En donde quiera que me encuentre siempre he tenido un cartel invisible en la puerta:

“El que no tenga nada que hacer, que no lo venga a hacer aquí”. Los expertos siempre encargan las cosas más urgentes a la persona más ocupada. Ésa encontrará el tiempo para hacerlo.

“Yo sé quién soy”, decía Don Quijote. Y esa es la clclave de toda educación auténtica y verdadera: ser capaces de abordar las contingencias, adaptarse a la realidad para transformarla y deja nuestra huella

Educere… Sacar lo mejor de cada uno.

Para alcanzar la maduración, para ser uno mismo, para ser felices pues ese es el más profundo sentido del vivir personal y social. Pues no se trata de

alcanzar victoria alguna, que exige vencidos, sino el éxito de desplegarnos, de crecer, de madurar y de ser nosotros mismos. Yo tengo derecho a estar aquí… aunque en estos momentos aciagos en un desconcierto que me desborda. Temo que deje ya de importarme la vida y la lucha que he mantenido por hacerla un poco mejor para todos. Más humana, más justa y más solidario. Hoy es una de estas tardes en que me parece estar dentro de un mal sueño… y casi no importarme… despertar. Para quienes me han conocido… no es un buen augurio. Estos días me siento vacío y cansado de vivir sin referencias.

garciafajardojc@gmail.com

De interés

Artículos Relacionados