sábado,16 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y Academia¿Por qué aparece la ansiedad?
Investigación

¿Por qué aparece la ansiedad?

ibercampus.info
Según los autores del trabajo, publicado recientemente en la revista científica NeuroImage, determinados cerebros actúan a través de un mecanismo que les hace más proclives a padecer y no controlar la ansiedad que otros ante idénticas situaciones.

En los pacientes con trastornos de ansiedad existe una activación excesiva ante ciertos estímulos, lo que provoca una respuesta desproporcionada ante vivencias que subjetivamente entienden como tensas, estresantes o peligrosas. 

Su ansiedad vendría determinada por la activación excesiva del miedo o la incapacidad para satisfacer las necesidades que consideran importantes, por lo que les resultaría difícil reaccionar ante la situación de tensión o estrés, desencadenando el consiguiente sentimiento de frustración; de ahí su frecuente relación con las afecciones de carácter depresivo.

En los trastornos de ansiedad se produce un excesivo sentimiento de falta de recompensa o incluso de castigo

Lo que han descubierto los científicos españoles mediante el empleo de la resonancia magnética funcional es que en este tipo de pacientes existe una activación excesiva del que se conoce como Sistema de inhibición del comportamiento (BIS, sus siglas en inglés) ante estímulos aversivos.

El modelo neuropsicológico de la ansiedad propuesto por las corrientes de la psicología actual se basa en la existencia de dicho Sistema de inhibición del comportamiento que de forma natural se activa por estímulos de castigo o falta de recompensa; estímulos de miedo innatos –que llevan a sentir como amenazadores ciertos estímulos sin necesidad de aprendizaje, por ejemplo, la cercanía de un tren y el riesgo al atropello-; o estímulos de miedo nuevos –adquiridos por la experiencia o vivencia, caso de las fobias y el estrés postraumático-.

Las regiones cerebrales involucradas en substrato anatómico del BIS son la amígdala cerebral y el sistema septo-hipocampal. Por tanto, la medición de esta respuesta alterada de ansiedad e hiperactividad que presentan los pacientes con predisposición a padecer ansiedad ante estímulos de castigo o ausencia de premio se puede medir en la incidencia sobre éstas áreas encefálicas mientras realizan un test de sensibilidad de los mecanismos de recompensa o castigo.

Un equipo de investigadores pertenecientes a la Universitat Jaume I (UJI) y la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), en colaboración con la empresa de diagnóstico por imagen Eresa, han estudiado a 63 individuos a los que se les ha realizado el test de sensibilidad y un estudio de resonancia magnética que permite cuantificar el volumen de sustancia gris en las diferentes estructuras encefálicas.

La investigación revela que existe un mayor volumen de sustancia gris encefálica en las regiones cerebrales parahipocampo derecho, amígdala cerebral derecha y parahipocampo anterior izquierdo de aquellos individuos con mayores valores en el test, coincidente con las regiones anatómicas que se accionan ante estímulos de castigo o recompensa.

Según Vicente Belloch, director científico de Eresa y profesor asociado en la Universitat Jaume I de Castelló, la investigación conjunta de ambas universidades junto a la compañía Eresa «revela la existencia de una anatomía diferente en pequeñas áreas del cerebro que podrían a ayudar a explicar en parte porqué un estímulo es desencadenante de ansiedad para unas personas y no para otras». 

Pero los propios investigadores reconocen que todavía existen incógnitas por desvelar. «Se desconoce cuál es el mecanismo por el que este aumento de volumen de sustancia gris produce un aumento de la puntuación del cuestionario», recuerda Belloch.

De interés

Artículos Relacionados