miércoles,20 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónRiesgos geopolíticos, financieros, digitales, territoriales
Futuro incierto

Riesgos geopolíticos, financieros, digitales, territoriales

Futurolandia
Toda predicción económica o empresarial tiene tras de sí ciertas hipótesis sobre condicionantes básicos del futuro. Con una visión a corto plazo es habitual aceptar un entorno en linea con una situación "normal" (business as usual); pero todo productor o usuario de predicciones debiera valorar los riesgos potenciales de cambio.

La selección de estos riesgos y la valoración de su posible impacto (incluidos efectos en cadena) es una tarea compleja y sometida a continua revisión en un mundo rápidamente cambiante como el que vivimos. En estos días se han publicado los informes actualizados, para 2019, de The Economist Intelligence Unit (EIU) World Economic Forum (WEF).

EIU selecciona 10 riesgos principales para la economía global (https://pages.eiu.com/rs/753-RIQ-438/images/Global_risks_2019.pdf?mkt) que apuntan a una importancia significativa y creciente en el entorno geopolítico y financiero mundial. La nota de intensidad de riesgo, que combina probabilidad de ocurrencia e importancia del impacto, se mueve entre 15 y 4 puntos para esos 10 riesgos seleccionados:

  1. Conflicto internacional EEUU-China que desemboque en una guerra comercial global (probabilidad moderada, impacto muy alto, 15 puntos)
  2. La carga de la deuda corporativa en EEUU convierte la desaceleración en recesión (riesgo moderado, impacto alto,12 puntos)
  3. Crisis ampliada por contagio (Turquía, Argentina,…) en otros mercados financieros emergentes (riesgo moderado, impacto alto, 12 puntos)
  4. China sufre una desaceleración desordenada y prolongada (bajo riesgo, impacto muy alto, 10 puntos)
  5. Cortes de oferta que conduzcan a una escala de precios del petróleo globalmente perjudicial (bajo riesgo, alto impacto, 8 puntos)
  6. Disputas sobre soberanía o territoriales en el sur o este del Mar de China conducen a un brote de hostilidades (bajo riesgo, alto impacto, 8 puntos)
  7. Ciber-ataques y seguridad de datos paralizan amplias partes de internet (riesgo moderado, bajo impacto, 6 puntos)
  8. Mayor confrontación militar en la península de Corea (muy bajo riesgo, muy alto impacto, 5 puntos)
  9. Estancamiento político conduce a un  Brexit desordenado (bajo riesgo, bajo  impacto,  4 puntos)
  10. Inestabilidad política y financiera llevan a crisis bancaria en Italia (bajo riesgo e impacto, 4 puntos)

Por su parte WEF apunta a una selección de 30 riesgos, clasificados en 5 categorías (económicos, medioambientales, geopolíticos, sociales y tecnológicos), valorados por su probabilidad de ocurrencia e impacto en un horizonte a 10 años,  así como por variación respecto al año anterior (http://www3.weforum.org/docs/WEF_Global_Risks_Report_2019.pdf).

Si nos concentramos en los 10 riesgos que combinan una probabilidad de ocurrencia y un impacto a medio/largo plazo, ambos por encima de la media, la selección sería la siguiente:

  1. Acontecimientos de tiempo extremo
  2. Fallos de mitigación y adaptación al cambio climático
  3. Desastres naturales
  4. Ciber-ataques
  5. Crisis del agua
  6. Pérdida de biodiversidad y colapso del ecosistema
  7. Desastres medioambientales producidos por la humanidad
  8. Migración involuntaria a gran escala
  9. Conflictos entre Estados
  10. Fallos en la gobernanza global o regional

Hay que tener en cuenta que se trata de una valoración subjetiva de posible ocurrencia e impacto social en países y empresas según una amplia muestra de responsables de instituciones internacionales, gubernamentales, sociales, empresarios y académicos.

Entre los riesgos económicos, una selección de los más relevantes por impacto incluye, en este orden:

  • Crisis fiscal (exceso deuda y/o crisis de liquidez)
  • Fallo en los mecanismos o instituciones financieras
  • Burbujas de activos en las principales economías (acciones, viviendas, mercancías,…)
  • Desempleo o subempleo
  • Fallos en infraestructuras críticas (energía, transporte, comunicaciones,…)
  •  Shock de precios energéticos
  • Inflación inmanejable (o deflación)
  • Comercio ilícito (evasión de impuestos, crimen organizado,…)

Sin embargo, una selección de riesgos globales es sólo el inicio de una tarea compleja para enriquecer las  predicciones económicas, sea a corto o medio/largo plazo. Hace algo más de un año, dediqué un post a una valoración de riesgos para la economía española (https://www.antoniopulido.es/valorando-riesgos-e-incertidumbres-la-economia-espanola/).

En el mismo hacía referencia a un amplio informe (69 pags) que realicé, en colaboración con Julián Pérez y a petición  del Consejo General de Economistas, sobre una valoración de los riesgos e incertidumbres que pueden afectar a la evolución de la economía española .https://www.economistas.es/Contenido/Consejo/Estudios%20y%20trabajos/Consejo-Riesgos%20e%20incertidumbres.pdf

En el mismo explicaba cómo la proyección del futuro exige valorar permanentemente herencias de pasado, desajustes (desigualdad, empleo calidad…), desequilibrios (deuda pública) y riesgos en entornos VICA (volátiles, inciertos, complejos y ambiguos).

Añadía que existen cuatro focos de atención preferente por su posible incidencia en el crecimiento a corto, medio y largo plazo de la economía española, seleccionados con el doble criterio de probabilidad de ocurrencia y magnitud del impacto:

  • Riesgos geopolíticos
  • Mercados financieros
  • Digitalización y capital intangible
  • Reordenación territorial

Entre los riesgos geopolíticos a vigilar especialmente estaban, y siguen estando, EEUU, China, Eurozona/Reino Unido y Latinoamérica.

Teniendo en cuenta su peso como condicionante económico para España, utilizamos el indicador elaborado por el Banco de España: IPEX (Indice Posicionamiento Exterior), a partir de su importancia por exportaciones, turismo y otros servicios o inversión extranjera directa. Para nuestra economía las claves  se localizan en la UE (peso del 44% a pesar de suponer solo el 17% del PIB mundial, Latinoamérica (peso del 13% y por PIB del 8%).

Apuntábamos, como caso interesante,  el del Reino Unido: peso del orden del 15%, aunque aporte menos del 3% a la economía mundial.De hecho el Brexit, que puede suponer una reducción de hasta -1,5 puntos de porcentaje de crecimiento del PIB para el RU e incluso el doble a largo, según diversas estimaciones, podría trasladar sus efectos a la economía española, restando entre -0,2 y -0,9 de crecimiento.

El segundo riesgo que valoramos era el de la alta sensibilidad de los mercados financieros. Ya avisábamos que,a pesar de partir de indicadores de volatilidad/incertidumbre bajos, la existencia de niveles especialmente elevados en algunos mercados financieros (particularmente en EEUU), suponían posibles riesgos de corrección o incluso burbujas, principalmente en las bolsas de valores y mercados de bonos.

Algunas instituciones como Oxford Economics estimaban un  impacto en España del orden de -1/2 punto de menor crecimiento del PIB, ante elevación de 100 puntos básicos del tipo rendimiento de los bonos. En CEPREDE calculábamos que una elevación adicional de 100pb en los tipos interés a largo plazo de la  Eurozona, junto con una reducción del crédito al sector privado, podría afectar en -0,1/-0,2 puntos al crecimiento de nuestro PIB.

Como tercer riesgo apuntábamos a retrasos en digitalización y capital intangible. La inversión en TIC y la incorporación progresiva a la digitalización no marcan carencias destacables en España. Pero sí en el esfuerzo innovador (gasto en I+D) y capital intangible (nuevos productos, procesos y diseños; estructura organizativa,…). Es una de las herencias de pasado de la anterior etapa de  austeridad y bajo crecimiento. Superar esta carencia parecía una prioridad para garantizar mejoras permanentes de competitividad y productividad.

Según nuestros cálculos, un objetivo factible era aumentar un 6-8% la inversión real anual, pública y privada, en activos inmateriales, que podría incrementar entre 2 y 3 décimas el crecimiento el PIB.

Por último tratamos el riesgo por lafactura a futuro de la reordenación territorial. Se detectaba un  impacto en los indicadores de incertidumbre económico-políticos. Nuestro indice (mix de desconfianza empresarial, volatilidad financiera, discrepancias macro y presencia en medios/redes) , más que duplicaba nota en los meses más álgidos del proceso catalán, octubre/noviembre 2017 (de 12 a 27).

En cualquier caso, avisábamos de que tenemos pendiente, a medio/largo plazo, el riesgo político- económico de la reordenación territorial y del reparto de la factura de la redistribución de las balanzas fiscales en sus efectos, tanto directos como indirectos, a través del comercio interregional.

Creo que una revisión del diagnóstico, un año después, puede añadir matices, pero pone de manifiesto la utilidad de complementar las predicciones puntuales de crecimiento con matices cualitativos y cuantitativos de los riesgos que las condicionan.

Antonio Pulido http://www.twitter.com/@PsrA

De interés

Artículos Relacionados