martes,7 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaSánchez ignora la presión de Díaz por la derogación de la reforma...
Díaz le exige que aclare las "contradicciones" en el ala socialista del Gobierno

Sánchez ignora la presión de Díaz por la derogación de la reforma laboral y promete a Bruselas una “modernización” con “vocación de perdurar”

Lejos de aliviarse, la escalada de tensión entre PSOE y Unidas Podemos a cuenta del alcance de la derogación de la reforma laboral ha alcanzado este lunes un nuevo escalón, coincidiendo con la visita del Comisario Europeo de Economía, Paolo Gentiloni a España. El cruce de declaraciones entre el presidente Pedro Sánchez y la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, apunta a una profunda discrepancia en “contenidos” que va más allá del papel que juegue Nadia Calviño.

“Nunca peleo los puestos. Tanto es así que en aquella pelea que hubo entre si ser vicepresidenta segunda o tercera por alguien, tardé cinco minutos en renunciar al puesto”, ha querido zanjar Díaz en declaraciones a los medios en los que en ningún momento ha mencionado por su nombre de su compañera de gabinete. No ha escatimado, en cambio, en críticas a las “contradicciones” en el ala socialista respecto a la derogación de la reforma laboral de 2012. “Como ocurrió con el salario mínimo”, ha recordado.

Pero el objetivo de Díaz iba dirigido al presidente del Gobierno, a quien ha recordado el compromiso de derogar los aspectos de la reforma laboral relacionados con la negociación colectiva: ultraactividad, prevalencia de los convenios de empresas y, especialmente, la modificación de las condiciones sustanciales de trabajo.

Díaz ha insistido en que su propuesta va mucho más allá de derogar estos aspectos de la reforma laboral del PP, pero hacerlo está en el núcleo del acuerdo de coalición y los compromisos negociados entre PSOE y Unidas Podemos a lo largo de la Legislatura.

Otras cuestiones que introdujo la reforma laboral del PP, como las causas de despido por causas económicas, el recorte en la indemnización por despido improcedente o la regulación de los despidos colectivos quedaron fuera de la órbita del acuerdo de Legislatura y no son modificados en los borradores que han circulado hasta la fecha.

Gran parte del malestar en Unidas Podemos es que pese a estas “cesiones” por su parte en el alcance de la derogación, el ala socialista insiste en rebajar el alcance en los cambios en materia de negociación colectiva y aboga por mantener la “flexibilidad” del mercado laboral. Por eso las palabras de Díaz se interpretan como una apelación directa al presidente para que fije una posición inequívoca. No olvidan que hace una semana defendía “derogar” con todas las letras la norma del PP. Dicha contundencia parece haberse difuminado.

Sánchez se reafirma ante Bruselas

Pero Sánchez rechaza ceder a esta presión por parte de la líder de sus socios de Gobierno.  A la misma hora que Díaz hacía estas declaraciones en Santiago de Compostela, el presidente se encontraba en Madrid con el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni en un evento organizado en la ‘casa’ de Nadia Calviño, el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

Sánchez ha arremetido contra la “contrarreformas” del PP en empleo y pensiones. Pero no ha pronunciado la palabra derogación. Sus palabras textuales han sido que “todo el Gobierno está comprometido con la modernización de la legislación laboral para extirpar la precariedad, impulsar la competitividad y reestablecer el equilibrio en la negociación entre empresarios y trabajadores”. Para Unidas Podemos un discurso como este sigue siendo demasiado ambiguo.

Pero en este sentido, el presidente ha dejado claro que su objetivo es que la nueva norma sea duradera y haya acuerdo. “Una legislación así, con vocación de perdurar, se hará en España como se hace en Europa: con diálogo social y con vocación de consenso». Yolanda Díaz, que a estas horas se ve en Madrid con Gentiloni planteará un mensaje similar en la forma, pero muy diferente en el fondo, o eso parece.

De interés

Artículos Relacionados