domingo,5 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaSánchez maniobra para cerrar la crisis de Gobierno mientras Calviño y Díaz...
Gentiloni verá a la ministra de Trabajo tras la reunión del comité que quiere resolver quién lidera la reforma laboral

Sánchez maniobra para cerrar la crisis de Gobierno mientras Calviño y Díaz se citan con el comisario europeo de Economía

La crisis en el Gobierno de coalición a cuenta del liderazgo en la reforma laboral afronta este lunes su jornada decisiva. El anuncio por parte del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que la Ley de Vivienda pactada con Unidas Podemos irá mañana al Consejo de Ministros se interpreta como un guiño conciliador para cerrar el episodio provocado por las supuestas injerencias Nadia Calviño en las competencias de Yolanda Díaz. Pero coincide con la visita del Comisario Europeo de Economía, Paolo Gentiloni, que se verá con ambas

La agenda de la visita del alto mandatario europeo a España, que se inicia con una reunión con el Ministerio de Inclusión social, José Luis Escrivá, tendrá como epicentro la convocatoria del seminario ‘Monitoring the recovery: beyond GDP‘, que se celebra en formato híbrido en la sede del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital. En la cita, Gentiloni se verá con Pedro Sánchez y ofrecerá una comparecencia conjunta con la vicepresidenta económica ante los medios.

A este evento no acudirá Díaz, que se encuentra en una jornada sobre envejecimiento activo en Galicia. A su vuelta a Madrid, a las 20.45 horas se verá con Gentiloni en la sede de su Ministerio, justo después de la hora convocada para la reunión de la comisión de seguimiento de los acuerdos de coalición ante el primer choque interno tras la retirada de Pablo Iglesias del Gobierno y la política.

Desde que comenzaron los trabajos para la modernización del mercado de trabajo, en marzo, Yolanda Díaz ha desarrollado una intensa agenda en Bruselas para convencer a la Comisión de la necesidad de “derogar” la reforma laboral de 2012.

Aunque el alcance de dicha derogación no está completamente definido, los borradores intercambiados con los interlocutores sociales, a los que ha tenido acceso Ibercampus, sí dejan claros tres puntos principales que preocupan a Bruselas.

Lo que no gusta a la Comisión

Hablamos del fin de los límites a la vigencia de los convenios a falta de acuerdo para renovarlos –es decir, recuperar la ultraactividad–, la prevalencia de los convenios sectoriales sobre los de empresa y el endurecimiento de las condiciones para introducir modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo –aunque no de los despidos colectivos–, en la que se refuerza el peso de la negociación colectiva.

Desde la Comisión, se teme que estos aspectos devuelvan al mercado laboral a la “rigidez” previa a la reforma de 2012 en un momento crítico para la recuperación. Díaz prepara un informe para argumentar de que aquella norma no flexibilizó sino desequilibró el mercado de trabajo.

Aunque el PSOE defiende derogar la reforma, la postura, más técnica y menos ideológica de Calviño, la ha llevado a desmarcarse de esta tesis en discursos públicos y privados y ante Bruselas, lo cual ha acabado provocando un enfrentamiento entre ambas.

De la solución encontrada en esta reunión, que el presidente confía en aliviar con un nuevo paquete de medidas sociales en el Consejo de Ministros, en el que destaca la Ley de Vivienda comprometida con la formación morada, el primero en enterarse será el propio Gentiloni, a quien Díaz podrá trasladar quién es su interlocutora preferente en materia laboral.

De interés

Artículos Relacionados