sábado,16 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadStephen Hawking, encantado con el ´butafumeiro´
Pide al apóstol esperanza, justicia y amor

Stephen Hawking, encantado con el ´butafumeiro´

EP
El científico británico Stephen Hawking visitó ayer Santiago para recoger el I Premio Fonseca y, tras ver la placa con su nombre en el campo de San Lázaro, recorrió un tramo del Camino que culminó en la catedral, en la que invocó al apóstol para pedir "esperanza, justicia y paz" en los corazones.

Hawking, que prolongará su estancia en la capital gallega durante una semana con el objetivo de reunirse con la comunidad científica universitaria y de impartir una conferencia, se mostró "muy contento" de estar en Compostela y de poder recoger el premio, algo que consideró "un honor".

Estas palabras fueron leídas por su hija, Lucie Hawking, en su nombre. Además, en declaraciones a Europa Press, reveló que esta "es su primera visita a Santiago" y que le hace "mucha ilusión", debido a la condición de Compostela de "ciudad histórica". A pesar de que el científico no realizó ninguna declaración, al final del acto de descubrimiento de su placa, dio las gracias a todos los presentes.

Entre ellos, estaba el director del programa ´ConCiencia´, Jorge Mira, quien también ocupa un puesto como profesor de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), que entrega el Premio Fonseca; así como el regidor local, Xosé Sánchez Bugallo, y la práctica totalidad de la corporación municipal, que no quisieron perderse este hito en la capital de Galicia.

Por su parte, Bugallo no ocultó su "enorme alegría" por la visita del científico y elogió su "increíble capacidad de superación". Así, resaltó su "aportación personal, superior a la científica" por su "actitud ante la vida, ya que pocos son capaces de superar pruebas tan duras", en relación con la esclerosis lateral amiotrófica que padece y que lo postró en una silla de ruedas con una inmovilidad total, a excepción de un párpado.

Entrega del premio

A su llegada a la Praza del Obradoiro, Lucie Hawking volvió a leer un discurso, esta vez en castellano, ante los muchos espectadores que se acercaron al científico. En él, agradeció la "calurosa bienvenida" que les brindó la ciudad y reiteró el "honor" que supone "la maravillosa ceremonia" de entrega del Premio Fonseca.

Además, expresó su "reconocimiento" a la USC y el esfuerzo de Jorge Mira y del alcalde "por hacer posible la visita". En relación con la "caminata por el Camino francés", consideró "maravilloso" poder "seguir los pasos de los peregrinos antiguos y modernos".

Sánchez Bugallo, quien le entregó también el certificado de ´Visitante ilustre´, volvió a tomar la palabra para subrayar que, aunque los "cientos de millones de visitantes" que llegan a Santiago son "especiales por lo que aportan y enriquecen" a la ciudad y porque "Santiago es lo que es gracias a ellos", algunos "despiertan un sentimiento muy especial", como Stephen Hawking.

Tras remarcar que su estancia le causa "una profunda emoción", tanto por ser "uno de los grandes científicos de esta era" y por "el respeto y admiración" que siente por su obra, como por su "actitud personal"; a modo de conclusión de su intervención, invitó a Hawking a que "sienta la ciudad como si fuera suya".

Visita a la Catedral

En la catedral compostelana, Stephen Hawking realizó una invocación al Apóstol Santiago en la que le pidió, "como un peregrino del universo, con los mismos sueños y aspiraciones" que el resto de los visitantes, que "se abra el corazón a la esperanza, a la justicia y el amor".

En respuesta, el deán, José María Díaz, elogió su "singular modestia" y su capacidad para "reconocer su pequeñez frente a la inmensidad del mundo". Así, citando a San Juan de la Cruz, aseguró que "es infinitamente poco lo que se conoce al lado de lo inmenso que queda por saber".

También aseveró sentir "un gran gozo" por poder inscribirlo en el registro del Camino de Santiago y, tras darle la "bienvenida", lo calificó como un "peregrino de la luz". Posteriormente, le entregó un certificado de peregrinación.

Además, Hawking presenció el lanzamiento del botafumeiro, un gran incensario que funciona sólo en las grandes solemnidades y durante los Años Santos, y, tras esta exhibición, volvió a dar personalmente las gracias.

La visita del científico durante la jornada terminó en el claustro gótico de la catedral, en el que varias personas aprovecharon para fotografiarse con él. Aunque visiblemente cansado, se interesó por las campanas originales de la catedral, realizadas en el año 1700 y rotas desde finales del siglo pasado, que se hallan expuestas en el citado recinto catedralicio.

De interés

Artículos Relacionados