martes,30 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpinión¿Temor a una recesión futura?
Ciclo económico

¿Temor a una recesión futura?

Futurolandia
¡No os asustéis! Al fantasma macabro de la recesión no lo he visto por aquí. Prácticamente nadie encuentra rastros que apunten a una recesión económica, ni mundial ni en España. Sólo algunos visionarios como el "Dr. Doom" (Dr. Catástrofe, Nouriel Roubini) dicen verla acercándose velozmente. Pero muchos creemos que puede estar rondando por ahí y que, en un momento más o menos lejano, es probable que termine dándonos un susto. Merece la pena hablar de recesión, aunque sea en voz baja.

Las expectativas de crecimiento del PIB mundial, ampliamente compartidas, coinciden en un crecimiento mantenido en 2018-19 superior al 3,5% (PPC). Es verdad que se queda corto respecto a variaciones del orden del 5% de anteriores periodos de expansión; pero no marca tendencias desaceleradoras que anuncien, por el momento, una recesión.

Respecto a nuestro país, parece haber terminado la reciente fase de expansión económica 2015-17, con ritmos de crecimiento del PIB por encima del 3%. Ahora estamos en una etapa de desaceleración, pero con expectativas de mantener crecimientos en el entorno 2-3% en 2018-19. En los paneles de centros de predicción (Consensus, Focus, Funcas), el acuerdo se sitúa alrededor del 2,8% en 2018 y 2,3% en 2019. Nadie apunta a tasas de variación del PIB real por debajo del 2,5% para este año, ni del 2% para el próximo. Opinión unánime: no se vislumbra recesión a corto plazo y sólo una suave, aunque creciente, desaceleración.

Sin embargo, cada dia hay más referencias a una "posible" recesión futura, con múltiples matices sobre dónde, cuándo y con qué duración e intensidad. A principios de 2016 se produjo una ola similar de escepticismo que se desinfló rápidamente. Ya avisamos entonces que se entremezclaban términos como estancamiento, desaceleración, crisis o recesión (https://www.antoniopulido.es/estancamiento-desaceleracion-crisis-o-recesion/).

Aunque no existe unanimidad en su uso, incluso entre expertos, el término recesión se reserva para  tasas negativas de crecimiento real del PIB (al menos dos trimestres consecutivos). Si la situación de caída se mantiene durante un largo(?) periodo de tiempopodríamos hablar de depresión. Un periodo de bajo crecimiento (p.ej. menor al 1-1,5%) marcaría un estancamiento.Una reducción mantenida de ritmos de crecimiento se quedaría en desaceleración. Si una caída brusca de actividad da lugar a un periodo de recuperación lenta y difícil, suele utilizarse el término crisis. 

Todo lo anterior admite múltiples matices si se utilizan otros indicadores de actividad distintos del PIB o se interrelacionan efectos múltiples, en particular de carácter financiero, como ocurrió en la pasada crisis.

Actualmente, los analistas económicos del mundo entero sortean, sin especial preocupación, posibles desaceleraciones y han superado temores de estancamiento secular, Sin embargo y aunque en minoría, se multiplican avisos sobre el riesgo potencial de recesiones en diversos países, con diversos detonantes e impactos.

A medio/largo plazo nadie puede descartar que se produzcan nuevos episodios de recesión y crisis. De los ciclos económicos no se conocen duración y magnitud, pero la historia nos permite asegurar que como las meigas,"haberlos, haylos". Pero no sabemos ni cuándo, ni cómo, ni por qué. https://www.antoniopulido.es/a-largo-plazo-todos-calvos/.

A corto plazo, durante los últimos meses se multiplican los avisos, especialmente desde entornos financieros y referidos a EEUU, aunque su impacto se extendería a la economía global. Sólo dos pistas, entre los múltiples avisos: Bloomberg daba un aviso genérico a finales de junio de que "todo ciclo de crecimiento llega a su fin, pudiendo llevar a la economía a tropezar con una nueva recesión". JP Morgan, por su parte, anunciaba en septiembre que una nueva Crisis Financiera podría golpear a la economía norteamericana en 2020 y se preguntaba qué desencadenará una próxima recesión.

Pero las inquietudes se trasladan a otras zonas y particularmente a Europa. La Administración BancariaEuropea (EBA) avisa del riesgo inminente de nuevas turbulencias financieras y caídas de precios de activos. ONEtoONE Corpore Finance pronostica la gran crisis que viene y añade que " a Europa nos llegará la ola como nos llegó en 2008, pero esta vez nos pillará con un lío tremendo". En la misma linea, Project Syndicate insiste en  la gestación de una recesión y crisis financiera en 2020.

Nos encontramos ante una situación compleja en que los centros mundiales de predicción (públicos y privados) no apuestan por una recesión en el horizonte habitual de futuro inmediato (dos años) pero se van multiplicando avisos, especialmente desde el mundo financiero. Como decía The Economist ante las alarmas que surgieron a principios de 2016, el juicio más equilibrado apunta a que el crecimiento global puede ir reduciéndose, pero una verdadera recesión necesita de un desencadenante. Los centros de predicción no apuestan por la recesión: "ellos nunca lo hacen".

En mi post https://www.antoniopulido.es/quien-se-atreve-a-pronosticar-una-nueva-recesion/ comentaba entonces "¿a nadie se le ocurre que puede haber una nueva recesión en los próximos dos años?. Para responder a esa pregunta tenemos que contestar en términos de probabilidad. Después de valorar diversas posibilidades sobre la evolución de los distintos condicionantes a escala mundial y de país, los principales centros de predicción consideran que lo más probable es que no caigamos, a corto plazo, en una nueva recesión".

Ahora no sólo insisto en la idea de que sólo se puede contestar a la pregunta sobre una próxima recesión en términos de probabilidad (subjetiva, a partir de indicadores adelantados u otras opciones metodológicas). Añado que deben estudiarse en profundidad detonantes, duración e impactos. A este tema dedicaré mi próximo post.

Antonio Pulido http://www.twitter.com/@PsrA

De interés

Artículos Relacionados