domingo,17 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadUn científico enfurece a los gays de EE UU por investigar la...
Estudio sobre orientación sexual

Un científico enfurece a los gays de EE UU por investigar la homosexualidad en carneros

El Correo Digital
El profesor Charles Roselli es un serio científico estadounidense dedicado, según sus propias explicaciones, a obtener «un entendimiento integrado de los circuitos cerebrales susceptibles a los esteroides, los mecanismos neuroquímicos y los senderos de señales subcelulares que median en las acciones centrales de las hormonas andrógenas».
Charles Roselli es también el enemigo número uno de la comunidad gay por investigar la homosexualidad entre ovejas.

Durante los últimos cinco años, Roselli se ha concentrado en detectar factores fisiológicos para explicar por qué una minoría de carneros -aproximadamente un 8%- se empeña en mantener relaciones sexuales con otros machos. El objetivo de este profesor de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón, con numerosas publicaciones y perceptor de subvenciones públicas, es comprender los mecanismos que determinan la orientación sexual entre ovejas, con la posibilidad de determinar en el futuro qué carneros son más aptos para labores de procreación.

Un fenómeno complejo

Todo muy cerebral hasta que, el pasado otoño, el empeño científico de Roselli empezó a llamar la atención de los grupos de defensores de animales y de la organizada comunidad gay. Activistas para los que resulta especialmente ofensiva cualquier sugerencia de que las preferencias por el mismo sexo sean producto de algún tipo de malformación, déficit o defecto susceptible de ser corregido.

La bronca fue en aumento cuandoel ´Sunday Times´ de Londres publicó incorrectamente que el profesor Roselli estaba trabajando con éxito en la «curación» de la homosexualidad de carneros con tratamientos hormonales, lo que generó toda clase de acusaciones, reproches y protestas. Entre ellas, la de la tenista Martina Navratilova, activista gay, denunciando estas discriminatorias investigaciones con ovejas como «un intento de desarrollar tratamientos prenatales» para eliminar a lesbianas y homosexuales.

Durante las últimas semanas, el vituperado profesor ha salido a la palestra para corregir la percepción siniestra de su trabajo y desmentir estos temores de discriminación y eugenesia. Roselli desmintió categóricamente que sus investigaciones científicas supongan la implantación de aparatos de medición dentro de los cerebros de las ovejas estudiadas. De acuerdo a sus explicaciones, la sexualidad de los seres humanos es un fenómeno tan complejo que resultaría imposible intentar reducirlo únicamente a la interacción entre hormonas y la estructura cerebral.

La reputación del profesor Roselli es atacada por todos los flancos. Los defensores de animales, encabezados por el grupo PETA (People for the Ethical Treatment of Animals), insisten en que las ovejas utilizadas en estas investigaciones son al final sacrificadas para analizar su estructura cerebral. A lo que el científico responde lo tremendamente irónico que resulta «ensañarse con un tipo que quizá mata 18 ovejas al año» en comparación con todos los grandes problemas e injusticias en Estados Unidos.

De interés

Artículos Relacionados