miércoles,27 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaUn estudio de la UCO diseña modelos para predecir la erosión hídrica...
La parcela del olivar y los surcos de riego

Un estudio de la UCO diseña modelos para predecir la erosión hídrica y reducirla

ibercampus.es / Andalucía Investiga
La investigación para prevenir estos efectos está siendo desarrollada de forma coordinada por tres grupos diferentes. El grupo de Edafología Agrícola de la UCO está estudiando las características físico-químicas de trazadores que, mezclados con el suelo, indican la redistribución de este en una parcela sometida a la erosión. De otro lado, los estudios de campo experimentales están siendo realizados por miembros del Instituto de Agricultura Sostenible.

La erosión existente en la zona mediterránea es superior a la media aceptable para mantener un nivel productivo agrario mínimo. Los factores que inciden en este fenómeno son las precipitaciones torrenciales, que generalmente tienen lugar en un periodo corto de tiempo, la pendiente de los suelos de cultivo y algunas prácticas agrícolas que potencian los efectos de la erosión.

Francisco Jiménez, investigador de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad de Córdoba, trabaja con un equipo para modelar el proceso de erosión hídrica que tiene lugar en las parcelas de olivar en pendiente y los surcos de riego. En cuanto a la novedad de su estudio, el modelo de malla de Boltzmann y los autómatas celulares han sido planteados como alternativas al uso de los modelos de erosión obtenidos para canales y ríos.

Así, el modelo de malla de Boltzmann permite considerar el efecto de obstáculos como los troncos de los árboles o las piedras en ese tipo de flujos (como el agua) de forma sencilla y eficaz, según afirma Francisco Jiménez.

La erosión generada por la actividad agrícola hace que sedimentos, productos sanitarios y fertilizantes sean exportados fuera de la parcela de cultivo dando lugar a colmatación de embalses o a un riesgo potencial de contaminación de agua.

Además de esto, entre otros inconvenientes, la erosión hace que se pierda la calidad del suelo de las parcelas de cultivo, por lo que los agricultores deben añadir más abono y tienen un considerable perjuicio económico.

La investigación para prevenir estos efectos está siendo desarrollada de forma coordinada por tres grupos diferentes. El grupo de Edafología Agrícola de la UCO está estudiando las características físico-químicas de trazadores que, mezclados con el suelo, indican la redistribución de este en una parcela sometida a la erosión. De otro lado, los estudios de campo experimentales están siendo realizados por miembros del Instituto de Agricultura Sostenible.

Por su parte, el grupo al que pertenece Francisco Jiménez está inmerso en la elaboración de modelos que “puedan predecir lo que sucede con diferentes tipos de medidas de control de la erosión hídrica en base a los resultados de los ensayos de campo”, explica el investigador de la ETSIAM Francisco Jiménez.

De interés

Artículos Relacionados