miércoles,26 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadUna nueva protesta universitaria en Chile acaba en batalla campal
Por una universidad pública universal

Una nueva protesta universitaria en Chile acaba en batalla campal

ibercampus.info
Una marcha de estudiantes no autorizada por el Gobierno chileno ha convertido este jueves el centro de Santiago en una batalla campal, donde los enfrentamientos entre agentes de Carabineros y jóvenes dejaron un reguero de gases lacrimógenos, barricadas, calles cortadas y comercios cerrados.

 

Los jóvenes desafiaron la prohibición de la Intendencia (gobernación) de Santiago, que les había permitido iniciar su marcha desde la Universidad de Santiago y no desde la céntrica plaza Italia, y se reunieron en este punto neurálgico de la capital chilena.

Los propios dirigentes estudiantiles habían llamado a desobedecer la prohibición. "Todos en Plaza Italia a las 10.30 horas, no nos dejemos engañar, el Gobierno intenta desvirtuar nuestra demanda de gratuidad", escribió en Twitter la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Camila Vallejo.

Pero los Carabineros no tardaron en dispersar la marcha empleando carros lanza-aguas y lanzagases, así como uniformados montados a caballo. La mayoría de estudiantes abandonaron de inmediato la concentración, pero muchos jóvenes respondieron lanzando piedras, levantando barricadas y destrozando mobiliario urbano en distintos puntos de la capital, según pudo constatar Efe.

La movilización, apoyada por un 90% de la ciudadanía en encuestas, se produce un día después de que los estudiantes rompieran el diálogo con el Gobierno al considerar que éste no está dispuesto a garantizar la gratuidad de la enseñanza para el cien por ciento de los estudiantes.

Los estudiantes mantienen desde hace casi cinco meses este pulso con el Gobierno para exigir una reforma del sistema impuesto durante la dictadura de Augusto Pinochet, que obliga a sus familias a asumir grandes deudas con los bancos para financiar sus estudios, y para exigir una educación gratuita y de calidad.

Los jóvenes esperan lograr al menos educación universitaria gratuita para el 60% de la población más pobre, mientras que el gobierno, que negocia hoy el presupuesto 2012, sólo acepta otorgar becas para un 40% de los universitarios más pobres, ofreciendo créditos con bajas tasas de interés para los demás.

Hoy en en Chile, algunos estudiantes salen de las universidades públicas con deudas de 50.000 dólares, en un país donde la mitad de los hogares tienen ingresos mensuales inferiores a 1.000 dólares.

 

De interés

Artículos Relacionados