viernes,28 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaUno de cada cuatro jóvenes de 30 años elegiría hoy una carrera...
Muchos están trabajando en otros campos

Uno de cada cuatro jóvenes de 30 años elegiría hoy una carrera diferente

Redacción
Uno de cada cuatro jóvenes entre 30 y 32 años elegiría hoy una carrera diferente a la cursada en su día y sólo la mitad trabaja en un ámbito relacionado con lo que ha estudiado, según el estudio ´Opiniones, actitudes y expectativas vitales de la juventud´ de la Fundación Pfizer, presentado en el X Foro de Debate Social en Madrid.

Este trabajo, para el que se han realizado 1.412 entrevistas a jóvenes españoles de entre 15 y 32 años, concluye que la mayoría de este colectivo en términos generales está satisfecho con su vida, aunque piensa que cada vez se le exige más y se tiene menos en cuenta sus opiniones.

Para el 67,5 por ciento de los encuestados el paro es el principal problema del conjunto de la juventud española. Le siguen los estudios y la educación (28,1%), la calidad del empleo (10%), los problemas económicos (9%) y la falta de expectativas de futuro (7,7%).

Preguntados por las preocupaciones que les afectan más a nivel personal, este orden varía en parte, ya que señalan como el más relevante el paro (el 47,4%), seguido de los problemas económicos (el 26,1%), los estudios (el 19,3%), la calidad de empleo (el 12,1%) y la vivienda (el 6,2%).

Respecto a su situación económica actual, cerca de la mitad de los jóvenes, concretamente un 49 por ciento, opina que no es ni buena ni mala y, aproximadamente un tercio de ellos, el 27 por ciento, cree que es mala. En cuanto a su futuro cercano, hasta el 57% de los encuestados piensa que dentro de dos o tres años su situación económica no será satisfactoria.

En este sentido, la gran mayoría de los jóvenes españoles (el 72%) declara vivir todavía en casa de sus padres, y sólo un 20% se ha independizado, a pesar de que a partir de los 27 años a todos les gustaría haberse emancipado. En este mismo contexto, un alto porcentaje de los jóvenes (el 58%) vive de los ingresos ajenos, fundamentalmente de los proporcionados por sus padres, que en un 86% de los casos son los que financian a sus hijos.

El sacrifio merece la pena

Casi la totalidad de los jóvenes encuestados, concretamente el 94%, cree que merece la pena el sacrificio de estudiar y formarse para obtener un trabajo. Sin embargo, el 60% opina que la educación recibida no es la adecuada para las necesidades del mercado laboral.

En este campo, según los rangos de edad se extraen resultados significativos. Por ejemplo, uno de cada cuatro jóvenes de entre 15 y 17 años está insatisfecho con la educación recibida, y sin embargo el 86% empezará bachillerato como paso necesario para acceder a la universidad. Esta decisión viene influenciada fundamentalmente por las recomendaciones de padres, profesores y compañeros/amigos, muy por encima de la influencia de los medios y redes sociales.

Los jóvenes de 23 a 26 años también tienen dudas sobre sus estudios o las expectativas de trabajo. De hecho, aunque casi el 82% está bastante satisfecho con la carrera cursada, el 24% opina que a corto plazo sus estudios no le serán de utilidad a corto/medio plazo y el 56% cree que será improbable encontrar un trabajo al fin de su carrera.

A pesar de ello, el 57% seguirá estudiando para ampliar la formación y tener más opciones para acceder al mercado laboral, principal prioridad de este grupo a cinco años vista. Asimismo, la característica común encontrada en este rango de edad es que la mayoría (el 72,6%) ve más fácil encontrar trabajo en el extranjero.

De interés

Artículos Relacionados