viernes,21 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadBruselas sospecha del electoralismo de los Presupuestos 2016
Al igual que la mayoría de la prensa española

Bruselas sospecha del electoralismo de los Presupuestos 2016

Redacción
La Comisión Europea, al igual que casi toda la prensa española, sospecha del interés electoral del Gobierno en el proyecto de Presupuestos para el 2016 y confirmó este lunes sus dudas de que España pueda cumplir con el compromiso de reducir el déficit público al 4,2% este año y al 2,8% el próximo, por lo que reclamó al Gobierno que introduzca cambios "lo antes posible" en los Presupuestos Generales del Estado de 2016. En esa necesidad abundan este lunes algunos editoriales de la prensa.

Bruselas duda también de que estos sean como se les presenta los presupuestos de la recuperación y prevé que el déficit español descienda solo hasta el 4,5% este año y al 3,5% en 2016, por ello invita a las autoridades de nuestro país a adoptar las medidas necesarias para cumplir con lo dispuesto en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

El informe de Bruselas fue hecho público en rueda de prensa por el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, quien confirmó así las advertencias adelantadas la semana pasada. Moscovici aseguró que la Comisión Europea actúa con "plena independencia" y no pretende "hacer ideología" cuando emite sus dictámenes sobre los Estados miembros, ni pretende interferir en los proceso electorales de ningún país. El martes pasado, Moscovici fue advertido por el presidente Jean-Claude Juncker por haber hablado antes de tiempo y por el tono severo con el que atacó a los Presupuestos españoles.

Pese a sus advertencias, Bruselas admite que si en España se mantiene la buena marcha de la recaudación fiscal, constatada por una misión de funcionarios la semana pasada en Madrid, "es posible" que nuestro país pueda cumplir con los objetivos de déficit. El vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, destacó ayer los progresos de España en los últimos años: "Ha logrado salir de la crisis para convertirse en una de las economías de la zona euro que más rápido crece".

Versiones de Rajoy y De Guindos y del BCE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mostró está madrugada su discrepancia con el informe de la Comisión Europea y se mostró totalmente convencido de que España acabará cumpliendo con el objetivo de déficit. "No estoy de acuerdo. España no va a incumplir el déficit", declaró a los periodistas a su llegada a Nueva York, donde hoy presidirá el Consejo de Seguridad de la ONU. "Posiblemente estaban pensando en otras épocas en que nos desviábamos hasta tres puntos", señaló en alusión al déficit público de la época del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Rajoy recordó que, según el FMI, España es uno de los países del mundo que más crece, y mientras que en 2012 era "el enfermo de Europa", ahora es un ejemplo gracias a las reformas puestas en marcha por su Gobierno.

Desde Madrid, el ministro de Economía, Luis de Guindos, recordó que las advertencias de la UE ya se han producido en otras ocasiones, pero finalmente España "siempre acaba cumpliendo" con los objetivos de déficit marcados por Bruselas. "Bruselas siempre hace advertencias, es su misión y su obligación, pero el Gobierno español está convencido de que se va a cumplir el objetivo del 4,2% este año y eso va a poner al Presupuesto del 2016 al alcance de bajar del 3% de déficit público, que es nuestro compromiso", señaló.

 

El Banco Central Europeo considera que, a pesar del "fortalecimiento" de la recuperación económica y la estabilización del sector financiero, España sigue teniendo "importantes retos y desequilibrios" que resolver, especialmente respecto al déficit público y las reformas. Después de que los funcionarios visitarán España el pasado 5 y 8 de octubre, el organismo que dirige Mario Draghi advirtió de que "los desequilibrios que el país presentaba antes de la crisis se están corrigiendo, pero aún siguen siendo sustanciales". España tiene aún que "sanear las finanzas públicas y mantener el esfuerzo en la realización de reformas", ya que, según el BCE, "son factores de suma importancia para sostener la recuperación, equilibrar la economía y mantener la prima de riesgo en niveles bajos".

El BCE no pasa por alto en su informe que España sigue teniendo una "muy alta" tasa de desempleo, cifrada en el 22%, lo que podría afectar negativamente a la competitividad y a las condiciones de trabajo. Respecto al déficit, aunque reconoce que "se está reduciendo", recuerda que "sigue siendo uno de los más altos de la zona euro". En este sentido, señala que "aunque se espera que alcance su techo y comience a disminuir este ejercicio 2015, las mejoras y las ganancias inesperadas no se han empleado en acelerar su reducción". En el capítulo de reformas que considera que España tiene aún pendientes, el organismo señala la Ley de Unidad de Mercado o la Ley de Servicios y Asociaciones Profesionales. "Leyes que, de aprobarse, beneficiarían a toda la economía ", asegura.

El BCE señala estos desafíos pese a destacar, no obstante, que la recuperación económica se ha "fortalecido" en la primera mitad del año. En este sentido, aplaude la creación de empleo "gracias a la reforma laboral", así como la estabilización del sector financiero y la reestructuración bancaria. El organismo que preside Draghi destaca también "un crecimiento del PIB superior a la media de la zona euro en el primer trimestre", favorecido por la "mejora del acceso al crédito y la confianza, que impulsaron la demanda interna".

Editoriales de la prensa

Para EL PAÍS, la decisión del Gobierno de apresurarse a aprobar los Presupuestos del Estado para 2016 implicaba unas consecuencias que el equipo económico tenía la obligación de prever. Una de ellas, ahora convertida en un problema relativo, es que la Comisión Europea desconfíe de que España vaya a cumplir con el objetivo de reducción del déficit. Así que insta a que se realicen los "ajustes necesarios" en la tramitación final de las cuentas públicas y pide una revisión del plan una vez que se haya formado el nuevo Gobierno. No es un secreto que el Gobierno no ha cumplido el objetivo de déficit en los últimos años. El maquillaje de las cuentas era y es evidente, pero la Comisión se hace ahora de nuevas. Se da pues la circunstancia de que el país que más crece de Europa y modelo de reformas lo hace a pesar de que incumple los compromisos de déficit, prueba evidente de que las condiciones de estabilidad dependen más de la voluntad europea de sostener el euro que de un ajuste presupuestario. Lo que no se cuidó desde Bruselas en tres años ahora tiene escaso remedio o poco margen de corrección. Lo más atinado en estos momentos es que el próximo Gobierno revise el presupuesto elaborado de forma tan apresurada para el año próximo y negocie en Bruselas otras condiciones de estabilidad que impliquen más disponibilidad de gasto social e inversión.

La CE pide ajustes a España (EL PERIÓDICO) Con la inusual presentación de unos Presupuestos muy optimistas para 2016 en pleno septiembre, el Gobierno de Rajoy iniciaba su precampaña electoral. Pero Bruselas mira las cuentas fríamente, sin urnas por delante.

Uso electoralista de la reforma fiscal (EL ECONOMISTA ) La precipitación por adelantar las bajadas tributarias a 2015 implicará que España no cumpla su objetivo de déficit.

Los hechos no avalan a Moscovici (LA RAZÓN ) La situación internacional puede variar las previsiones de crecimiento del gobierno, pero lo cierto es que la Comisión Europea siempre se ha equivocado por defecto en sus previsiones sobre España

El último moscón (Álvaro Martinez. ABC) Ahora, el moscón es el socialista Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos y última china en el zapato del país, que está echando el resto en poner en cuestión la progresión de la economía española.

De interés

Artículos Relacionados