domingo,7 agosto 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaClaves educativasCómo convertir los pódcast en la herramienta protagonista de las aulas escolares
"Dentro de la sociedad hay pocos espacios en los que los menores puedan participar, porque vivimos en sociedades muy 'adultocentristas', en las que los niños menores de dieciocho años no tienen voz ni voto", explica Serra

Cómo convertir los pódcast en la herramienta protagonista de las aulas escolares

Un proyecto emprendedor de una estudiante de la UOC impulsa la creación de pódcast como herramienta educativa en las escuelas. Los pódcast permiten reivindicar la voz, la opinión y los intereses de los menores. Una aplicación para que los alumnos y los profesores de distintas etapas educativas creen contenido, lo compartan y puedan establecer un espacio de comunicación y colaboración dentro de la comunidad educativa. Esta es la esencia de Peerpod, un proyecto de Aina Serra, estudiante de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), presentado en la final del programa de emprendimiento SpinUOC 2022. La aplicación hace posible el uso de pódcast en el aprendizaje y consigue superar la falta de un espacio digital seguro en el que los menores puedan ser protagonistas de la sociedad con su propia voz y sus opiniones. Además, Peerpod facilita y potencia el desarrollo de habilidades, puesto que los estudiantes organizan sus propios contenidos mientras trabajan la creatividad, el pensamiento crítico, la oratoria y la capacidad de debate y escucha.

Serra, estudiante del grado de Antropología y Evolución Humana (Interuniversitario: URV, UOC), de los Estudios de Artes y Humanidades de la UOC y la Universitat Rovira i Virgili, y profesora de idiomas en secundaria, explica que desarrolló la aplicación con otro socio porque les interesaban las cuestiones de comunicación y la forma «como aprendemos a comunicarnos, a escuchar y a entendernos».

Este interés, ligado a la experiencia de la pandemia, la condujo a mostrar una inclinación hacia el mundo de los pódcast. «Durante la pandemia, nos sentíamos muy solos y los pódcast nos ayudaban a tener a alguien que nos hablara un poco de tú a tú, lo que nos permitía recuperar esta intimidad y humanidad que nos faltaba, aspecto que se ha perdido en el mundo digital, pero que volvemos a recuperar gracias a estos recursos», explica.

El pódcast rompe con la frialdad de la comunicación digital

El pódcast, en opinión de Serra, rompe con una comunicación digital que ha sido «un poco fría hasta ahora» y permite recuperar la comunicación más basada en «el diálogo, como antes; en pararnos a escuchar para hablar«. Esta característica es lo que hizo pensar a Serra que sería interesante trasladar este formato en el ámbito educativo. «No solamente para mí como profesora, sino también dejando que los alumnos lo utilizaran para contarse cosas entre ellos», comenta.

Peerpod parte de que el profesor puede tener una herramienta para explicar alguna materia desde la tranquilidad de su casa y que después los alumnos podrán escucharlo «tantas veces como necesiten» en cualquier lugar. Esto permite hacer otras cosas en clase, explica Serra. Además, el objetivo también es que los alumnos puedan explicarse las materias entre ellos en pódcast y puedan recoger este material y recuperarlo desde casa.

Serra hizo una investigación y comprobó que hay centros que ya utilizan los pódcast y que es un instrumento que motiva mucho al estudiantado, «no tanto por el hecho de explicar las materias, sino porque les permite explicar lo que quieran». Esto se debe a que, «dentro de la sociedad, realmente hay pocos espacios en los que los menores puedan participar, porque vivimos en sociedades muy ‘adultocentristas’, en las que los niños menores de dieciocho años no tienen voz ni voto».

Reivindicar que la juventud tiene conocimientos que aportar

Con Peerpod también se reivindica que los menores «tienen voz y opinión, conocimiento e intereses», pero, «en cambio, en la sociedad no hay sitio para ellos, y menos un espacio digital donde poder compartirlo». Peerpod da libertad a cada centro escolar para introducir la herramienta en su día a día del aula.

«Si un grupo considera que puede usar esta herramienta para repasar la materia, ningún problema; otros grupos pueden concebirla como una herramienta para dar libertad a los alumnos para expresarse», afirma Serra. La promotora del proyecto considera que Peerpod es una herramienta útil para facilitar la expresión de los alumnos en un entorno seguro, «con una monitorización, de modo que se enseña a explicar bien una cosa y a hacer la investigación adecuada». Todo el material puede guardarse en categorías en un mismo lugar y es recuperable en cualquier momento.

Serra se muestra muy satisfecha de haber participado en el programa de emprendimiento SpinUOC, porque tanto ella como su socio provienen del mundo de la docencia y les faltaba conocimiento sobre «el mundo de emprender negocios». «Nos ha ido bien para poder establecer una base sólida, en términos de dar a conocer el proyecto, y esperamos que a través del SpinUOC podamos tejer alianzas para hacer colaboraciones con otras personas que desarrollen productos complementarios», afirma la impulsora del proyecto. Serra se refiere a personas interesadas en la creación de contenidos y en los derechos de los menores a disponer de espacios para expresarse y estar bien representados.

El SpinUOC

Peerpod ha sido uno de los ocho proyectos finalistas de la edición 2022 del SpinUOC, el programa anual de emprendimiento y transferencia de conocimiento de la universidad. Es una iniciativa impulsada por la plataforma Hubbik, encargada de dinamizar proyectos innovadores y emprendedores que provengan de estudiantes, alumnis, profesores, investigadores, profesores colaboradores y personal de gestión de la UOC.

El proyecto Peerpod favorece el objetivo de desarrollo sostenible (ODS) 4, educación de calidad.

UOC R&I

La investigación e innovación (I+D+i) de la UOC contribuye a solucionar los retos a los que se enfrentan las sociedades globales del siglo xxi, mediante el estudio de la interacción de la tecnología y las ciencias humanas y sociales, con un foco específico en la sociedad red, el aprendizaje en línea y la salud digital.

Los más de 500 investigadores e investigadoras y los 51 grupos de investigación se articulan en torno a los siete estudios de la UOC, un programa de investigación en aprendizaje en línea (e-Learning Research) y dos centros de investigación: el Internet Interdisciplinary Institute (IN3) y el eHealth Center (eHC).

La Universidad impulsa también la innovación en el aprendizaje digital a través del eLearning Innovation Center (eLinC) y la transferencia de conocimiento y el emprendimiento de la comunidad UOC con la plataforma Hubbik.

Los objetivos de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y el conocimiento abierto son ejes estratégicos de la docencia, la investigación y la innovación de la UOC. Más información: research.uoc.edu. 

De interés

Artículos Relacionados