sábado,23 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónCRIPTOTAX Asesoramiento tributario en operaciones con criptomonedas y monedas virtuales
Ángel Luis Vázquez Torres

CRIPTOTAX Asesoramiento tributario en operaciones con criptomonedas y monedas virtuales

Your international partner on-line
Aunque de momento las Administraciones tributarias no dispongan de los datos necesarios para realizar un efectivo seguimiento y control de las operaciones con monedas virtuales, tarde o temprano, obtendrán estos datos como ha pasado en el caso de las entidades financieras con la normativa CRS y FATCA, por lo que conviene estar preparado.

Problemática fiscal que se puede plantear en el criptomundo al operar con monedas virtuales

 

Sin ánimo de agotar todas las posibilidades existentes, nos podemos encontrar ante las siguientes situaciones:

 

“Visionarios” que invirtieron en Bitcoin (BTC) y ahora son millonarios.

Cuando empezó a hablarse del BTC te atreviste e invertiste tu dinero, y ahora resulta que eres millonario, o por lo menos tienes una bonita suma en tu “wallet” y estás pensado que es hora de disfrutar de tus ganancias, lo cual en principio parece bastante sencillo, pues lo único que tienes que hacer es convertir tus BTCs en euros, dólares, o cualquier otra divisa física, lo cual puedes hacer fácilmente desde tu casa utilizando cualquier plataforma de conversión.  ¿Verdad?

Pero ¡ojo! Tu socio invisible “Hacienda” reclama su parte ….

Pues, aunque existen muchas lagunas por la falta de regulación, en lo que sí están de acuerdo todos los expertos es en que los beneficios obtenidos por la revalorización de los BTCs tienen que tributar, ahora bien, el problema es: cuando, cuanto y como.

La primera duda que nos asalta es la calificación de los BTCs 

¿Es una moneda? ¿Es un producto financiero? ¿Qué es a efectos tributarios?

 

Te has dedicado a realizar “training con las distintas monedas virtuales”

Como has sabido interpretar los movimientos de este incipiente mercado, pues el mercado de monedas virtuales es ya una realidad, te has dedicado a realizar training entre las distintas monedas virtuales, pero no las has trasformado nunca a $, euros o cualquier otra moneda física.

¿Cada transacción entre las monedas virtuales ¿tiene que tributar? ¿Cómo? ¿En dónde?

Además, las maravillas tecnológicas, y los convenios con algunas entidades financieras, te permiten asociar “tu wallet” a una cuenta y a una tarjeta de crédito, de forma que cuando vas al supermercado puedes pagar la compra del día con la tarjeta, y automáticamente se convierten en euros los BTCs necesarios para cubrir el importe de la compra y eso de una forma totalmente trasparente …

Todas estas conversiones ¿tienen que tributar? ¿Cómo? ¿En dónde?

Tienes tus BTCs en una plataforma y monedero digital cuya sede social está por ejemplo en San Francisco, California.

A efectos de poder dimensionar el problema, pensemos que una persona que invirtió 3.000 euros en BTCs en el 2011 hoy tendría en su monedero más de 15 millones de $USD.

En España tenemos una normativa sobre bienes radicados en el exterior1 que nos obliga a declarar todos los activos que un residente español tiene en el extranjero por un valor superior a 50.000 euros, con un régimen sancionador muy duro, hasta el punto, que si la Hacienda Pública descubre estos bienes en el exterior y nosotros no los hemos declarado en el famoso modelo 720, nos los van a considerar Ingresos patrimoniales no justificados imputables al último ejercicio no prescrito al 45% de la tabla.

Por lo que independientemente de la sanción económica nos tendría que preocupar el posible delito fiscal incurrido, al superar la cantidad defraudada los 150.000 euros.

Como persona emprendedora no te conformaste con comprar BTCs, sino que montaste primero un equipo de minado y después contrataste capacidad de minado a terceros.

Es decir, compraste tus placas, las ensamblaste y te pusiste a minar como un loco para cualquier plataforma, piscina o como quiera que se llamen.

Tú, todos los meses pagas la luz, el mantenimiento de los equipos, y a cambio recibes unos BTCs en contraprestación a tu trabajo de minado. Hasta aquí todo bien, pero desde el punto de vista fiscal ¿Se considera una actividad económica? ¿Tenemos que darnos de alta en el censo de actividades económicas (036)? ¿Tenemos que realizar declaraciones periódicas? 

Pero como mente inquieta que eres, no conforme con minar por tu cuenta “compras capacidad de minado” y ¿Qué es esto? Pues existen grandes empresas que viendo el recorrido que tenía esta actividad han montado grandes plataformas de minado con miles de ordenadores y alquilan potencia de minado. Es decir, compras potencia de minado, y obtienes BTCs (o cualquier otra moneda que mines) como rendimiento de esta potencia de minado.

Y esto a nivel fiscal ¿Cómo se considera? ¿Es una actividad económica? ¿Es un rendimiento de un activo intangible (potencia de minado)?

Problemática fiscal

La falta de regulación sobre este nuevo activo ha convertido al bitcoin y el resto de monedas virtuales en el mejor escondite para aquellos que desarrollan actividades ilícitas, por lo que no es de extrañar la preocupación de las Agencias tributarias de los distintos países en este sentido. En el caso de España podemos resumir en el denominado “Plan antibitcoin de Montoro”, materializado en la Resolución de 8 de enero de 2018, de la Dirección General de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, por la que se aprueban las directrices generales del Plan Anual de Control Tributario y Aduanero de 2018, en la que explica que "la utilización por el crimen organizado de la internet profunda, o "Deep web", para el tráfico y comercio de todo tipo de bienes ilícitos, así como el empleo de criptomonedas tipo bitcoin o similar como medios de pago, es uno de los desafíos más exigentes en la actualidad".

No en vano, la red se ha convertido en una de las prioridades de la Agencia, y prueba de ello es su nuevo plan antifraude que incluye desde los grandes gigantes tecnológicos como Amazon, Google o Facebook, pasando por los nuevos medios de pago como bitcoin, PayPal o el pago por móvil a través de Apps como ApplePay o Bizum, hasta la compra y venta entre particulares de productos de segunda mano mediante plataformas como Wallapop.

La propia naturaleza de las criptomonedas es un complicado laberinto tecnológico que hace que el control por parte de Hacienda parezca poco menos que una utopía.

Así, el miedo a que las divisas digitales estén siendo utilizadas por blanqueadores de capitales, traficantes de drogas y terroristas ha llevado a plantear en el G-20 la puesta en marcha de una regulación específica para las criptomonedas. 

Principales dudas en materia fiscal cuando se opera con monedas virtuales: