Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Versión Española Versión Mexicana Ibercampus English Version Version française Versione italiana

jueves, 24 de septiembre de 2020  
    en Ibercampus en  | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | Suscribirse | RSS RSS
I+D+i
Capital humano
Economía
Cultura
Estrategias verdes
Salud
Sociedad
Deportes
Debates y firmas invitadas
Entrevistas
Educación
Becas & prácticas
Empleo y Formación
Iberoamérica
Tendencias
Empresas y RSC
Universidades
Convocatorias
Ranking Wanabis
Denuncias de los consumidores
Consumo
El Tiempo
EMPRESAS Y RSC Ampliar +  
Las inversiones de impacto social y medioambiental positivo pasaron de 90 a 229 millones en 2019
Bayer pierde 8.059 millones de euros por el glifosato tras admitir que Monsanto espiaba a críticos
Cómo las empresas del AVE corrompieron al Rey emérito empaña la información debida en RSC de todas
ABENGOA
ABERTIS
ACCIONA
ACERINOX
ACNUR
ACS
ADECCO
AMADEUS
ARCELORMITTAL
ASIFIN
BANCO POPULAR
BANCO SABADELL
BANCO SANTANDER
BANKIA
BANKINTER
BBVA
BME
CAIXABANK
DIA
EBRO
ENAGAS
ENDESA
FCC
FERROVIAL
GAMESA
GAS NATURAL
GRIFOLS
IAG (IBERIA)
IBERDROLA
INDITEX
INDRA
JAZZTEL
MAPFRE
MEDIASET
OHL
REE
REPSOL
SACYR
SOLIDARIOS
TÉCNICAS REUNIDAS
TELEFÓNICA
VISCOFAN
UNIVERSIDADES Ampliar +  
Los economistas, por bajar fiscalidad de módulos,a la riqueza y el endurecimiento en comprobaciones
Dos alumnas UPM ganan el James Dyson Award 2020 con 3 mascarillas en un solo producto más ventilado
Primer estudio del síndrome del trabajador quemado entre los doctorandos españoles: lo sufre un 36%
 Universidades




















ENTREVISTAS Ampliar +  
"Los niños rara vez son el caso primario de un brote, pero algunos viven en familias sin comida"
"Si tenemos que cerrar los colegios en las primeras semanas de curso, habrá sido un fracaso"
"Al ver daños y retorno del juego vía impuestos, el perjuicio multiplica con creces al beneficio"
EMPLEO Y FORMACIÓN Ampliar +  
La formación en habilidades digitales, resaltada como clave en la reconversión y recuperación
Trabajo propone a sindicatos y patronal mantener el veto al despido objetivo por COVID hasta 2021
Este curso hay 8.294.270 alumnos matriculados en 28.624 de centros y confirma el mayor alza de FP
IBEROAMÉRICA Ampliar +  
CEPAL pide a los Estados garantizar el acceso a agua,electricidad y alimentos a los más vulnerables
Más de 130 años de cárcel al exmilitar Montano por la Matanza de Estado de jesuitas en El Salvador
¿Cómo evaluar y retroalimentar para movilizar aprendizajes ante la COVID-19?", plantea UNESCO
TENDENCIAS Ampliar +  
Competencia aconseja atacar los factores de abuso de poder en la cadena alimentaria con la nuevaLey
El mar podría aportar la cuarta parte de la alimentación mundial para 2050
El comercio online crece un 67% en España durante el segundo trimestre del año


Medición Economía

Del fetichismo del PIB, al PIB-plus y más allá


Vivimos una economia rapidamente cambiante en su estructura productiva y en su entorno social, mientras tratamos de medirla con un enfoque de hace más de medio siglo, poniendo parches para cubrir los agujeros más evidentes. Nadie debiera negar l la utilidad del esfuerzo estadístico realizado durante décadas para disponer de una Contabilidad Nacional realizada con normas estrictas y aceptadas a escala internacional. En sus entrañas se encuentra ese PIB que nos sirve de termómetro permanente.
Futurolandia 9 de mayo de 2016 Enviar a un amigo
Comparte esta noticia en LinkedInComparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterEnviar a MeneaméAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS


Sigue teniendo validez la idea original de medir toda la producción de un país (o su equivalente en términos de demanda o rentas generadas). Todo empezó con las propuestas iniciales, en los años 30 del pasado siglo, de Simon Kuznetsk y Colin  Clark, completadas hacia 1940 por Keynes y transformada por Richard Stone, diez años más tarde, en una maqueta de cálculo del PIB adoptada, para todo tipo de países, por Naciones Unidas.

Desde entonces se han hecho mejoras importantes en la integración sectorial (Input-Output), espacial (Contabilidad Regional), social (Contabilidad Social y Cuentas Satélites); en la consideración  patrimonial además de la de flujos; en la rapidez en la disponibilidad de resultados (Contabilidad Trimestral y acortamiento de plazos); en la incorporación de actividades habitualmente ocultas (contrabando, drogas, prostitución, ...); en la incorporación de la inversión en intangibles (software p.ej.); en la mejora de los deflactores utilizados (índices de precios permanentemente actualizados o corrección por cambios en calidad).

Sin embargo lo realizado no es suficiente para cerrar la brecha creciente entre lo que debiéramos medir y lo que realmente medimos. Porque el PIB (o cualquier sustituto que utilicemos) debería dar un diagnóstico preciso de la situación real de la economía, con todos los cambios que se suceden día a día en bienes y servicios físicos o digitales y facilitar una valoración del bienestar de la población.

A efectos de organizar la amplia discusión sobre limitaciones, posibilidades y opciones a futuro para mejorar o sustituir el PIB, propongo seguir tres etapas:

  1. Errores y "fetichismo" del PIB
  2. Hacia un PIB-plus más integrador
  3. De PIB a"dashboard" del bienestar económico y social

En mi opinión, lo primero es reconocer los errores, tanto de interpretación como de cálculo, del PIB en su versión actual. No es un problema de especialistas, sino de conocimiento parcial de  muchos utilizadores de una medida de uso prácticamente universal que se ha transformado en un "fetiche", un ídolo de culto supersticioso, para seguidores del crecimiento económico.

He comprobado personalmente que una elevada proporción de utilizadores del PIB "creen" en una medida que suponen refleja con precisión la marcha de una economía. Cuándo comparten la información de que el PIB ha crecido en España el 3,2% en 2015, muchos no tienen claro si incluye o no la variación de precios, si es una media del periodo o el ritmo con que terminó año, qué tipo de actividades recoge, etc. Incluso he oído identificar PIB con una medida de la "riqueza"  acumulada de un país y no de la renta generada en un año. Pero, además, ese 3,2% es un dato que suponen exacto. La noticia de que se hubiese corregido en unas décimas de punto de porcentaje podría cambiar su valoración, más o menos optimista, sobre la situación de la economía o el juicio sobre la eficacia de la gestión económica del Gobierno.

Convendría que todos fuéramos conscientes de que el PIB es una "estimación" que sabemos conlleva un margen de error, por mucho que la realicen estadísticos competentes con normas precisas de cálculo acordadas, a escala internacional, por amplios comités de expertos. Desde el dato provisional que se publica unos dos meses después de finalizar el año, hasta dos o tres años después, cuando se dispone de una estimación final, ese 3,2% puede bajar  o subir en el orden de medio punto.

Según recoge el número de primeros de mayo de la revista The Economist ("GDP revisions. Rewriting history") un profesor de la University of Illinois ha localizado 18 diferentes respuestas a la pregunta de ¿cuanto ha crecido el PIB del Reino Unido en 1959?, que van desde un 2,7% dado en 1960 hasta un 4,7% reestimado en 2012. Naturalmente, en un periodo tan amplio, de más de 50 años, han cambiado criterios e información estadística de partida, pero es un ejemplo de la relatividad con que debemos tomar los datos de PIB.

Pero errores y desconocimiento aparte, debemos aceptar con The Economist ("The trouble with GDP") que  hoy día el PIB "no es un indicador fiable de la producción, aparte de ser una pobre medidas de la prosperidad". Desmontado el fetichismo nos queda buscar un PIB-plus más integrador y adaptado a la nueva economía del siglo XXI,  para pasar, después, a una medida más completa del bienestar humano.

El objetivo del PIB siempre ha sido calcular la producción neta (suma de valores añadidos para evitar duplicaciones) y pasar de valores nominales a su cómputo a precios constantes, es decir eliminado el efecto de la inflación. Este segundo paso siempre se ha enfrentado con un doble problema técnico: el del cambio estructural de los bienes producidos (es decir, su peso relativo en el PIB) y el del deflactor adecuado, que debe comparar cambios de precios a calidad constante.

Respecto al cambio estructural, se empezó con pesos que sólo se corregían después de cinco o diez años, para llegar al sistema actual de "índices encadenados" que se adapta año a año. El problema de comparar precios a calidad constante tiene mucha más difícil solución y es un punto crítico de presente y futuro. Cuando un producto físico tiene una calidad explícita y permanente, no hay problema de partida. Cuando el cambio de calidad es lento, pueden realizarse ajustes relativamente sencillos y con poco impacto en los resultados.

La situación se convierte en crítica cuando el cambio es rápido y no hay producto o servicio comparable, como es habitual en ciertos bienes (automóviles, ordenadores, televisores, servicios de telefonía, financieros,...). No se pueden comparar directamente precios de p.ej. dos ordenadores que responden a prestaciones distintas; pero el ordenador antiguo no existe ya (o está obsoleto). Posiblemente, el nuevo modelo costará incluso menos, pero con una calidad superior. Si se tuvieran en cuenta las mejoras los precios habrían caído incluso fuertemente y el cómputo a precios constantes de la producción del sector daría un mayor crecimiento a trasladar al PIB.

Ya he comentado en mi anterior post ¿Cómo medir la economía del siglo XXI? ,la posibilidad (ya ensayada en algunos países) de utilizar precios hedónicos, corregidos por esas mejoras en las prestaciones de los productos. La preocupación viene ya de lejos y un economista de Yale University (Nordhaus) estimó que el precio de la luz se habría multiplicado por 100 entre 1800 y 1992 si el cálculo se realizase a igual intensidad de luz (por lúmen), lo que supondría una diferencia de precio de hasta un 3,6% en media anual.

También he comentado la posibilidad de introducir el capital intangible (I+D,bases de datos, mejoras organizativas...) junto al físico, así como dar un valor a los  bienes y servicios disponibles gratuitamente, en particular la creciente variedad de productos digitales (comunicación on-line, música, información, software, juegos...).

Estas propuestas para ampliar el contenido del PIB y pasar a un hipotético PIB-plus, chocan con algunas convenciones que han constituido la columna vertebral del cálculo del crecimiento de la economía de los países durante más de 80 años. En el centro, está la exigencia de valorar lo producido a partir de los precios de mercado, admitiendo sólo y excepcionalmente que los servicios de no mercado (en particular los suministrados por las AAPP) se valoren por su coste o por un precio de mercado alternativo (p.ej. el servicio de alojamiento de la vivienda en propiedad).

Las sugerencias de diversos economistas y estadísticos para valorar servicios gratuitos por el coste hipotético de producirlos (precios-sombra) o por el beneficio o excedente implícito para el consumidor,  plantean dificultades de fondo, más allá de la "contabilidad creativa" que supondría su implantación. En particular, exigiría acabar con la restricción de no contabilizar la auto-prestación de servicios del hogar (cocina, limpieza, atención sanitaria... ), para poder dar un valor al tiempo dedicado a los nuevos "servicios digitales del hogar".

Se ha estimado para EEUU (Brynjolfsson y Oh,"The attention economy: Measuring the value of free digital services on the Internet) que los hogares dedican semanalmente entre 3 y 6 horas de su tiempo libre, que valorado a precios de mercado podría suponer unos 2600$ por usuario y supondría elevar la tasa de crecimiento del PIB en unas 4 décimas de punto adicionales.

En Europa Occidental el tráfico en Internet ha aumentado a un ritmo del orden del 35% anual durante 2006-14. Suponiendo que los servicios hubieran crecido en forma similar, se ha estimado que el PIB del Reino Unido podría estar subestimado en 0,7 puntos de porcentaje en promedio anual

Personalmente, admito que introducir estas novedades en la estimación del PIB puede llevar a arbitrariedades y manipulaciones interesadas, hipótesis arriesgadas y caer en "pesar el aire". Pero no podemos dejar fuera de nuestra principal medida del crecimiento económico la creciente proporción de servicios suministrados por una nueva economía que incrementa el bienestar de las personas sin reflejo en los costes/precios  calculados con los procedimientos hasta ahora habituales.

Pero esta discusión nos conduce ya al tema de si es necesario pasar del PIB o, incluso, del PIB-plus a cuadros de mando del bienestar económico y social. A estas cuestiones dedicaré mi próximo post.

Antonio Pulido twitter.com/PsrA 

Otros asuntos de Blogs

Suscríbete gratis a nuestro boletín
LIBROS
¡Jugad, jugad, malditos! La epidemia del juego en España: ludópatas y capos del azar
Extendida la salud en la ciudadanía democrática hasta lograr erradicar un virus: el de la viruela
Renacimiento y revoluciones plagadas de infecciones y soluciones: hacia un mundo más saludable
Un milenio de oscuridad y Muerte Negra: aislar e incluso desterrar a infectados por epidemias
Adiós a la medicina sacerdotal:Apolo,dios de curas y oráculos, engendra a Asclepio,ya héroe médico
La bonanza de los recursos naturales para el desarrollo: dilemas de gobernanza en Latinoamérica
TESIS Y TESINAS
Equilibrio y control postural en la niñez autista, claves para mejorar su integración sensorial
China tiende a elevar su influencia al sur de Panamá y EEUU al norte, geográfica y funcionalmente
Banco de España urge reforzar educación y formación de habilidades con el Fondo de Reconstrucción
Gana fuerza la idea de que los anticuerpos del COVID no garantizan inmunidad ante la reinfección
En confinamiento, la desigualdad se magnifica
España, segundo país de la UE donde más creció la desigualdad de rentas durante la crisis
1 Covid-19: de nada sirve sólo limar los dientes al lobo
2 Pandemia de Pánico
3 Aprobada sin Presupuestos la Estrategia Española de Ciencia, Tecnología e Innovación 2021-2027
4 Crece entre profesores y sanitarios la petición de que sea enfermero todo coordinador COVID 19
5 La ley del teletrabajo,ya en el BOE,entra en vigor en 20 días, tras presentarla como vanguardia EU
6 El Foro de la Gobernanza de Internet en España 2020 prepara la próxima cumbre mundial del IGFGlobal
7 Las 55 sociedades científicas del I Congreso COVID urgen a gobiernos y ciudadanos que "reaccionen"
8 La expansión mundial de LaLiga
9 Iniciativa pionera en España para mejorar la educación científica en el aula a partir de evidencias
10 Miedo y ansiedad, acentuados por la COVID, activan circuitos cerebrales diferentes pero conectados
RANKING WANABIS Ampliar +  
"La evolución del e-learning: de "sólo ante el peligro" al aprendizaje interactivo"
"Los profesionales con formación online están mejor preparados para la economía global"
El big data, la robótica y el Mobile Learning, principales tendencias del e-learning
DEBATES Y FIRMAS Ampliar +  
Falta un Goya que pinte esta pandemia
Teorías conspirativas ante la pandemia sin desescalada, pero surgen luchas contra la desinformación
Por otra investigación educativa y social:mirar como autores y no espectadores de la transformación
Aviso Legal | Política de Privacidad | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | RSS RSS