miércoles,8 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaDíaz acepta una negociación “mancomunada” para la reforma laboral, pero insta a...
Responde a Moncloa que a los ciudadanos no les importa la metodología

Díaz acepta una negociación “mancomunada” para la reforma laboral, pero insta a Sánchez a cerrar el debate sobre los contenidos

La crisis en el seno del Gobierno sobre la reforma laboral empieza a bajar de intensidad después de que la líder de Unidas Podemos y vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, haya aceptado tácitamente el papel de la primera, Nadia Calviño, y otros ministros en la negociación. Siempre que sirva, eso sí, para lograr un acuerdo –“el Gobierno es mancomunado” ha afirmado– para lo cual ha "instado"a Pedro Sánchez a un debate para “delimitar el contenido” de la norma.

La posición de Díaz y su desempeño en la negociación ha sido avalada públicamente por los sindicatos y reconocida por la propia Calviño. Sin embargo, la titular de Empleo quiere un gesto más claro por parte del presidente para dejar atrás este episodio.

De hecho, según Moncloa, no habrá más reuniones formales de la comisión de seguimiento de los acuerdos de coalición de Gobierno tras el cierre en falso de ayer, y las negociaciones se desarrollarán en conversaciones a otro nivel.

Aunque ni el ala socialista ni el de Unidas Podemos ven en peligro el acuerdo de Gobierno y dan por hecho un acuerdo sobre la reforma laboral, en una rueda de prensa desde Roma, donde se ha reunido con su homólogo italiano, Andrea Orlando, la ministra de Trabajo y Economía Social ha rechazado el argumento de Moncloa de que las discrepancias sean “metodológicas”.

La crisis en el seno del Gobierno sobre la reforma laboral empieza a bajar de intensidad después de que la líder de Unidas Podemos y vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, haya aceptado tácitamente el papel de la primera, Nadia Calviño, y otros ministros en la negociación. Siempre que sirva, eso sí, para lograr un acuerdo –“el Gobierno es mancomunado” ha afirmado– para lo cual ha pedido a Pedro Sánchez a un debate para “delimitar el contenido” de la norma.

“A los trabajadores no les importa la metodología, sino si vamos a acabar con la precariedad y la política de devaluación salarial”, ha remarcado.

Pese a manejar un tono más conciliador que en las declaraciones de los últimos días, llegando a afirmar que “no hay líneas rojas” en el debate planteado a Sánchez, sí ha precisado que el mismo se ha repetido en dos ocasiones, la última tras remitir el Plan de Transformación, Resiliencia y Resistencia a Bruselas, cuyo componente 23 contempla modernizar las relaciones laborales con un nuevo Estatuto del Trabajo “para que España deje de ser una anomalía” en términos de paro y baja calidad del empleo.

En este sentido, ha incidido en que la derogación de la reforma laboral de 2012 en lo que se refiere a la negociación colectiva ya estaba ahí, aunque la norma que prepara el Gobierno “va mucho más allá” para atacar por primera vez “tras 40 reformas laborales” la raíz de la temporalidad.

«Bruselas no pone ningún problema»

Esta ambición, ha deslizado, puede estar detrás de los recelos entre sus compañeros de Gobierno. Unos recelos que asegura no entender. “Yo pensaba que el debate sobre el alcance de la reforma ya estaba cerrado”, ha apuntado en varias ocasiones, antes de recordar que el propio presidente Pedro Sánchez se ha comprometido a “derogar” la norma del PP. “Aclaremos los contenidos”, ha incidido.

Para remarcar su posición, Díaz ha revelado que en la “reunión de trabajo” que anoche mantuvo con el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, pudo comprobar que Bruselas “no pone ningún problema” a las propuestas que se están negociando.

De interés

Artículos Relacionados