martes,7 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaDos de cada tres euros de deuda de las familias se dedican...
La segunda jornada de formación financiera de ADICAE se dedica a la financiación, créditos y préstamos

Dos de cada tres euros de deuda de las familias se dedican a la compra de la vivienda principal

La reconfiguración de la enorme bolsa de deuda generada tras el boom inmobiliario y el paréntesis económico de la pandemia ha modificado el destino de las compras a crédito en España. La hipoteca, la compra de la vivienda de las familias, ha ocupado siempre el lugar principal en las obligaciones crediticias de los españoles. Pero esa tendencia se acentúa en los últimos tiempos. El 68% de la deuda de las familias se destina directamente a la adquisición del hogar en el que se reside. La compra a crédito queda reducida a un 13%, sobre una base de deuda, además, estabilizada en torno a los 700.000 millones de euros.

Nada que ver con los 900.000 millones de deuda con los que las familias españolas salían de la crisis de 2008. Era entonces, tras el boom del ladrillo de los primeros años de este siglo, cuando precisamente la compra de bienes inmuebles no necesariamente primeras residencias tenía mayor peso. El 60% de esos 900.000 millones eran para la hipoteca de la casa, pero otro 30% iba dedicado a otras propiedades inmobiliarias, en aquellos momentos en los que el ladrillo se pagaba a precio de oro.

Los tiempos han cambiado, y ahora la deuda total de las familias se ha reducido en un 15%, para centrarse de manera muy mayoritaria en la adquisición de la primera vivienda. En realidad, esto es así desde hace cinco años. La deuda de los hogares está estabilizada en los 700.000 millones desde el año 2016, de los que alrededor de medio billón, algo más, se dedican a la adquisición de vivienda. Con pocos cambios, estas cifras permanecen estables, mes tras mes, desde incluso antes de la pandemia.

Y en ese escenario, el crédito al consumo mantiene un peso en el entorno del 12-13%, fijado en algo más de 90.000 millones de euros desde el año 2019. Cómo evoluciona este reparto de carteras crediticias, qué papel están jugando las nuevas tecnologías en la reconfiguración del crédito en España, y qué deben tener en cuenta los consumidores al hablar de préstamos y al contratar uno de ellos, todo ello será el tema principal de la segunda jornada del Ciclo de Formación Financiera que ADICAE celebrará este martes 19 de octubre, a las 18 horas, en formato semipresencial.

Morosidad baja, intereses altos

Con los expertos Juan Laborda, desde el ámbito económico, y Víctor Cremades, desde el ámbito jurídico, se analizará el escenario actual del crédito en España, qué perspectivas de futuro deben tener en cuenta los consumidores y, sobre todo, qué lectura deben hacer ante las diversas llamadas de las entidades financieras y los establecimientos dedicados a comercializar préstamos. La morosidad crediticia en España, menos del 5% para las familias, permanece en mínimos desde hace ya bastantes meses pero, sin embargo, los consumidores españoles pagan un sobrecoste en tipo de interés respecto a los países de nuestro entorno.

En España, los tipos de interés de estos préstamos se situaban en julio de 2020 en el 8%, “un nivel relativamente elevado en comparación con el de los países de nuestro entorno», reconoce el Banco de España en un informe de su servicio de Estadística. «Los endeudados españoles tienen mayor probabilidad de estar desempleados que los del resto de los países considerados», añade el estudio, reconociendo abiertamente que la banca española basa su abuso en intangibles absolutamente ajenos a los consumidores. Un ‘impuesto’ en toda regla sostenido en un hecho imponible que no es un hecho: como en España hay más paro, el prestatario español tiene que pagar más intereses.

De interés

Artículos Relacionados