viernes,20 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónBlogsEl autoengendramiento de ´Beowulf´
Net of Words

El autoengendramiento de ´Beowulf´

José Ángel García Landa Vanity Fea
Comentamos algunos elementos de autoengendramienento en una épica antigua, ´Beowulf´. Encontramos en ella la emergencia natural del tema del autoengendramiento literario a partir de la naturaleza misma de la narración, o, quizá al revés y a la vez—la emergencia natural de la narración literaria a partir de las prácticas sociales que dieron lugar a ella, prácticas cuya traza queda registrada como parte de la obra misma. La arqueología de su génesis es así parte esencial de la obra memorable.

La noción de narración autoengendrada (self-begotten narrative) surge en relación a la novela o a las ficciones en estos trabajos de Steven Kellman:

 

 

Kellman, Steven G. "The Fiction of Self-Begetting." Modern Language Notes 91 (1976).*

_____. The Self-Begetting Novel. London: Macmillan, 1980.*

 

Evidentemente también sería en principio aplicable a géneros no ficticios y no novelísticos—la autobiografía,  por ejemplo, muy especialmente. 

Aquí señalo algunos elementos de autoengendramienento en una épica antigua, Beowulf. No se presenta la obra a sí misma como autoengendrada de manera un tanto paradójica o narcisista o sorpresiva, como sucede en las narraciones literarias artísticas, decimonónicas o modernistas, que son el principal objeto de estudio de Kellman. Más bien encontramos aquí (era de esperar quizá) la emergencia natural del tema a partir de la naturaleza misma de la narración, o quizá al revés y a la vez—la emergencia natural de la narración a partir de las prácticas sociales que dieron lugar a ella. 

La narración retrata una sociedad heroica, y las prácticas sociales y discursivas asociadas a ella —el homenaje al héroe y al guerrero, la jactancia pública (y el compromiso de acción que conlleva). Entre estas prácticas está el canto heroico memorando las hazañas, y de ese canto surge Beowulf, y de ese canto también canta. 

Sigo la traducción de Burton Raffel. He aquí un pasaje donde los compañeros de Beowulf celebran su heroismo tras la derrota de Grendel: han seguido la pista del monstruo hasta la laguna donde se pierde, tras su derrota a manos de Beowulf:

 

Where he'd dragged his corpselike way, doomed,

And already weary of his vanishing life,

The water was bloody, steaming and boiling

In horrible pounding waves, heat

Sucked from his magic veins; but the swirling 

Surf had covered his death, hidden

Deep in murky darkness his miserable

End, as hell opened to receive him. 

(Versos 845-852)

 

Y aquí vemos cómo el poeta épico habla de sus predecesores, los guerreros que cantan espontáneamente al héroe, cantos que son, podríamos decir, un primer esbozo de lo que la tradición oral convertirá en Beowulf:

 

Then old and young rejoiced, turned back,

From that happy pilgrimage, mounted their hard-hooved

Horses, high-spirited stallions, and rode them

Slowly toward Herot again, retelling

Beowulf's bravery as they jogged along.

And over and over they swore that nowhere

On earth or under the spreading sky

Or between the seas, neither south nor north,

Was there a warrior worthier to rule over men,

(But no one meant Beowulf's praise to belittle

Hrothgar, their kind and gracious king!)

And sometimes, when the path ran straight and clear,

They would let their horses race, red

And brown and pale yellow backs streaming

Down the road. And sometimes a proud old soldier

Who had heard songs of the ancient heroes

And could sing them all through, story after story,

Would weave a net of words for Beowulf's victory, 

Tying the knot of his verses

Smoothly, swiftly, into place with a poet's 

Quick skill, singing his new song aloud

While he shaped it, and the old songs as well—

Siegmund's 

Adventures, familiar battles fought 

By that glorious son of Vels. And struggles,

Too, against evil and treachery that no one

Had ever heard of, that no one knew (…)

 

(versos 853-878)

Y así se ve cómo a partir de la experiencia, interpretada a la luz de las viejas historias, que cantan hechos comparables, va surgiendo el canto que hará inmortal a Beowulf. Es especialmente memorable la expresión "Net of Words", red de palabras, como algo que se teje gradualmente, un texto, y a la vez algo que adquiere forma y estructura, y atrapa. Y algo que debe repararse o remendarse o rehacerse continuamente…

No olvidemos que empieza el poema con la celebración de las hazañas de los grandes reyes y llamando la atención sobre el recuerdo de las mismas—y más en concreto el gran reinado de Scyld, que viene a ser una analogía y predecesor de Beowulf, una vida heroica bien vivida y un memorable funeral que la imprime en la memoria. En ese sentido la autogeneración de Beowulf empieza con sus primeras líneas, y termina asimismo con el fin del poema, con el memorable funeral de Beowulf, la erección del monumento que (a modo del poema) perdurará y lo recordará a generaciones futuras. Alabanza, praise, es la última palabra del poema en la traducción de Burton Raffel.

Y es un final adecuado, pues Beowulf el poema celebra la grandeza de los héroes, pero también celebra la celebración de la misma por los poetas, y en ese sentido es metaliteratura, self-begetting narrative—una  justificación del papel de la poesía y la literatura en la perduración de la memoria, en la conservación de los valores que sustentan a la sociedad y la hacen posible.

También da el poema al héroe la inmortalidad que es posible "en esta tierra media." En el ejercicio y el análisis de su autogeneración, Beowulf el poema reclama la continuidad y retroalimentación entre los valores heroicos y la poesía que los sustenta y hace perdurar.

 

And then twelve of the bravest Geats

Rode their horses around the tower,

Telling their sorrow, telling stories

Of their dead king and his greatness, his glory, 

Praising him for heroic deeds, for a life

As noble as his name. So should all men 

Raise up words for their lords, warm

With love, when their shield and protector leaves

His body behind, sends his soul

On high. And so Beowulf's followers

Rode, mourning their belovèd leader,

Crying that no better king had ever

Lived, no prince so mild, no man 

So open to his people, so deserving of praise.

 

(Versos 3169-3182)

 

 

Orientations: Beowulf

—oOo—

 

De interés

Dialéctica de la Religión y la Ilustración

Ideología de van Dijk

Artículos Relacionados