domingo,5 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónEl Holocausto de nuestros días
Aborto libre de barra libre

El Holocausto de nuestros días

Vanity Fea
Nueva York, referente de la progresía mundial en derechos reproductivos, consagra el derecho al aborto hasta el momento del parto—o sea, el derecho al infanticidio.

El aborto libre hasta el extremo del infanticidio, celebrado por la llamada progresía, por la izquierda y el feminismo feminazi. Es una apología desvergonzada de la maldad, la crueldad y la deshumanización más absoluta, ahora sancionada por ley en Nueva York. Muy pronto, hoy ya, en un parlamento democrático cerca de usted—todo bajo el lema falsario de "mi cuerpo es mío" ("y el de mis hijos también").

Canallas. Malvados. Y malvadas.

 

 

O'Kane, Caitlyn. "New York Passes Law Allowing Abortions at Any Time if Mother's Health Is at Risk." CBS 24 Jan. 2019.*
         2019

Se me dirá que es "en caso de peligro para la salud de la madre." Recordemos que ése era el coladero de la anterior ley del aborto en España, el que permitía, sin legalización del aborto, el mismo número de abortos que bajo el aborto legal, gracias a la certificación falsaria del "peligro para la madre" por médicos desaprensivos a sueldo de las clínicas. Aquí están las cifras.

El aborto legal, y más cuanto más descontrolado, debería ser un escándalo social, pero sólo se topa con la indiferencia de la opinión pública. Y luego nos preguntamos si los alemanes 'sabían o no sabían' de los horrores de las cámaras de gas. Somos como ellos. Los nazis, como siempre, somos todos los que estamos inmersos en la banalidad del mal.

Pero lo nuestro es más fina hipocresía, pues nos preguntamos cómo era posible tal fallo de criterio en un pueblo culto. Hacemos espantajo público de los horrores nazis, y se nos anima a manifestarnos contra "la extrema derecha"—que es la que se opone a esta nueva cultura de la muerte.

Para sacar adelante una ley como ésta, o como la española, se cuenta con la indiferencia, apatía y amoralidad de la mayor parte de la grey social. Pero lo más obsceno es ver a los políticos y activistas que hacen de todo esto una bandera y un motivo de celebración y jolgorio. Da náuseas y horror esta gente—auténticos Mengueles de hoy en día, entre los que se incluyen muchos de nuestros conciudadanos más respetados.

Y conciudadanas.

FIRMA CONTRA LA LEY DE INFANTICIDIO EN NUEVA YORK:

 

 

—oOo—
 
P.S., post-8-M:

No son cosas de americanos. El aborto infanticida lo tenemos aquí, en las demandas de las feministas oficiales españolas. Véase el punto 5 del manifiesto de la huelga feminista:

http://hacialahuelgafeminista.org/manifiesto-8m-2019/

Sacar al aborto del código penal más garantizar los derechos reproductivos de la mujer en la Seguridad Social es una manera 'bonita' de decir que el aborto infanticida debe ser no sólo aceptado, sino subvencionado a cuenta del erario público.

Cientos de miles, quizá millones de mujeres, se manifestaron en España el 8-M, llevadas por el anillo de la nariz para apoyar este manifiesto. Me consta, por mis conocidas, que muchas, quizá la mayoría, no habían dedicado ni medio minuto a pensar si era el aborto infanticida lo que estaban defendiendo. Y que una vez pensado no le dieron mayor importancia.

Y así va progresando el Holocausto de nuestros días, intstalándose entre nosotros como lo hizo el de los años 30. Con la complicidad de los irresponsables, y la manipulación de las masas.

Y con la banalidad del mal.

 

—oOo—

De interés

Artículos Relacionados