Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Versión Española Versión Mexicana Ibercampus English Version Version française Versione italiana

sábado, 24 de julio de 2021  
    en Ibercampus en  | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | Suscribirse | RSS RSS
I+D+i
Capital humano
Economía
Cultura
Estrategias verdes
Salud
Sociedad
Deportes
Debates y firmas invitadas
Entrevistas
Educación
Becas & prácticas
Empleo y Formación
Iberoamérica
Tendencias
Empresas y RSC
Universidades
Convocatorias
Ranking Wanabis
Denuncias de los consumidores
Consumo
El Tiempo
EMPRESAS Y RSC Ampliar +  
MiCampus,en paraíso fiscal y de un hijo de la presidenta del Santander,aporta jóvenes a Centro Botin
Sánchez sigue su ninguneo al CERSE para que no fiscalice su estrategia de descafeinar los ODS 2030
El nuevo Gobierno Sánchez lleva a ONU su estrategia ODS 2030 sin consultar al CERSE pese a Podemos
ABENGOA
ABERTIS
ACCIONA
ACERINOX
ACNUR
ACS
ADECCO
AMADEUS
ARCELORMITTAL
ASIFIN
BANCO POPULAR
BANCO SABADELL
BANCO SANTANDER
BANKIA
BANKINTER
BBVA
BME
CAIXABANK
DIA
EBRO
ENAGAS
ENDESA
FCC
FERROVIAL
GAMESA
GAS NATURAL
GRIFOLS
IAG (IBERIA)
IBERDROLA
INDITEX
INDRA
JAZZTEL
MAPFRE
MEDIASET
OHL
REE
REPSOL
SACYR
SOLIDARIOS
TÉCNICAS REUNIDAS
TELEFÓNICA
VISCOFAN
UNIVERSIDADES Ampliar +  
Uno de cada tres profesores universitarios califica sus competencias digitales como "altas"
Competencia plantea a Castells que la financiación de las universidades se vincule a resultados
Montoro (PP) y Sevilla (PSOE) ven positivo el acuerdo fiscal internacional pero necesaria la reforma
 Universidades




















ENTREVISTAS Ampliar +  
"Debemos aprovechar la presidencia de Joe Biden para dar gran impulso a la gobernanza multilateral"
Escario: "Con un mínimo global del 15% se corta en seco la carrera a la baja en Sociedades"
"Los fondos europeos generarán beneficios, pero no para las mayorías sociales ni los ecosistemas"
EMPLEO Y FORMACIÓN Ampliar +  
Los ERTEs españoles, ¿los menos eficaces de Europa para salvar empleo?
Los españoles, los trabajadores más sobrecualificados de Europa
El Gobierno salva su plan contra la precariedad de los interinos con dudas por su seguridad jurídica
IBEROAMÉRICA Ampliar +  
La Asociación de la Prensa de Madrid (APM) pide la libertad de la corresponsal de ABC en Cuba
ONT y AECID se unen para formar a médicos de Latinoamérica en donación de órganos
Las universidades de EEUU elogian el plan de Biden para impulsar el acceso y lo juzgan insuficiente
TENDENCIAS Ampliar +  
UPM lidera la standarización mundial de la Seda de Araña (S3I), artrópodo con 40.000 especies
Nace en Valladolid, eEvents, pionera de eventos audiovisuales
La producción constante necesita la automatización


La corrupción del sistema corrompe al individuo por dentro

El interrogatorio (Przesluchanie)

Imagen de la película

EL INTERROGATORIO (Przesluchanie) Película polaca. Año: 1989 Duración: 118 min. Color Dirección: Ryszard Bugajski. Guión: Ryszard Bugajski y Janusz Dymek. Fotografía: Jacek Petrycki. Música: Danuta Zankowska. Diseño de producción: Janusz Sosnowski. Vestuario: Jolanta Gerneralczyk y Jolanta Jackowska. Montaje: Katarzyna Maciejko-Kowalczyk. Intérpretes: Krystyna Janda, Adam Ferency, Janusz Gajos, Agnieszka Holland, Anna Romantowska, Bozena Dykiel, Olgierd Lukaszewicz, Tomasz Dedek, Jan Jurewicz.
Vanity Fea 4 de marzo de 2021 Enviar a un amigo
Comparte esta noticia en LinkedInComparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterEnviar a MeneaméAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS




(Un retropost de 2011)

Estamos en Polonia hacia 1950, bajo el comunismo stalinista. Antonina 'Tonya' Dziwisz es una actriz de cabaret que mantiene relaciones con altos oficiales militares. Esos encuentros la hacen sospechosa y la policía secreta la encarcela cuando durante la investigación a uno de sus amantes. Comienza un proceso kafkiano de opresión y tormento que no tiene otro sentido que el de perpetuarse a sí mismo—un sistema de burocracia policial, infernal y cruenta, gozando de sí y de sus productos en los que se reconoce: miseria moral, sumisión forzada, recreación en la falsedad abusiva.

La película, en formato de pantalla estrecha para más agobio, transcurre durante dos horas claustrofóbicas de celda en celda, de interrogatorio en interrogatorio y de tortura en tortura, dando al espectador una impresión vívida de haber estado allí y ser un interno más. Tonya no es muy inteligente, pero tiene un tono vital innato y una alegría de vivir que le ayudan a mantenerse la primera temporada, entre la pequeña sociedad opresiva de reclusas hacinadas. Estas energías quizá también sean su perdición, al llevarla a la cabezonería de no confesar lo que le exigen que confiese (cuando es obvio que este sistema todo se lo guisa y todo se lo come él mismo, y tritura a quien se interpone).

Va Tonya de paliza en paliza y de ducha helada en ducha helada, pasa por ejecuciones simuladas, la desnudan y patean y humillan y maltratan y torturan, pero ella resiste por esa mezcla de dignidad humana, de estupidez, y de valor mal enfocado, que nadie le va a apreciar si no es el inexistente público de la película. El director sí parece apreciarla, y la convierte en una heroína ambigua o contradictoria—pues a pesar de aguantar, al final acaba firmando confesiones, claro, y —es más— desarrolla una descerebrada mezcla de síndrome de Estocolmo y frivolidad de cabaretera, y copula voluntariamente con su torturador. Este es un antiguo interno de Auschwitz, que ahora está crecido en su papel de torturador, pero arrastra sus propios traumas y se retuerce por dentro cuando ella lo llama Gestapo (parece que al hombre le faltaban dotes de autoobservación). 
 

En fin, una película que muestra cómo los guardianes (simpáticos y gente normal cuando están fuera de su trabajo) son ni más ni menos que torturadores nazis en horario laboral; como lo sería cualquiera en este sistema... es una de las sugerencias que se hacen. Y sin embargo, no queda menos claro que el sistema, aunque se compone de piezas normales, hace flotar hacia arriba como corcho blanco a las ratas humanas, los capataces psicópatas, los pequeños mandamases canallas que disfrutan reinando en su cuarto cerrado y maltratando, humillando a los demás, castigando y acorralando a la gente.  De debajo de las piedras salen, cuando el clima es favorable, o sea que por allí están, y abundan mucho más de lo que uno se sospecha, igualito que los cocainómanos.

La película es pesada en cierto modo, por la monotonía del agobio continuo y el maltrato al personaje con quien se identifica el espectador (en esa opresión continua basa su impacto), aunque como todas las películas de maltratos, especialmente a mujeres, tiene su propio encanto pornográfico. También es algo inconsistente, debido a la inconsistencia de los propios personajes. Un torturador psicópata agrietado por dentro, y que diríamos que acaba rompiéndose antes que su víctima si no fuese porque Tonya ha intentado de hecho suicidarse antes de su "romance" con el carcelero, con menos éxito que él—y sólo por casualidad no lo consigue. La inconsistencia de la película es necesaria quizá, la inconsistencia de ofrecernos un personaje en parte admirable o consistente, cuando a la vez muestra claramente cómo el sistema torturador desmonta al personaje (a la persona) en piezas y la vuelve inconsistente y poco admirable. Esta ambivalencia no funciona del todo a favor de la película; con estos mimbres no puede haber un desarrollo coherente, por definición.

Quizá la incoherencia sea parte del mensaje. Aunque sea de modo errático y mal calculado, y un poco por casualidad, Tonya consigue sobrevivir. Esto le había pasado, les relata a sus compañeras de celda, en otras situaciones en las que debería haber muerto, y se salvó precisamente por no hacer lo correcto. Observa la Dra. Penas, sentada junto a mí en el cine, que Tonya puede que no sea especialmente brillante, pero que una cosa sí que tiene que acaba salvándola: no se deja encasillar en los papeles que le proponen o que le imponen; se resiste, y redefine la situación de maneras inesperadas, dentro de las limitadas posibilidades que le da el sistema.

Tonya sale de la cárcel tras unos años, y quizá rehaga su vida, pues parece que su marido ha adoptado a la niña que tuvo ella con el torturador durante los años que pasó en la cárcel. El marido la fue a visitar y suelta una declaración de repudio que no puede ser sino prueba de su estupidez y desconocimiento del sistema, si cree las confesiones de su mujer que le han pasado, o prueba de su vileza y crueldad indiferente hacia Tonya, si es que el sermón que le suelta en la cárcel es una treta para exonerarse él frente a los guardianes. Este aspecto también es inconsistente en la película, o en los personajes, o tal vez en la vida, que en muchos rincones del siglo XX fue una auténtica mierda para quienes tuvieron que aguantar a nazis o a comunistas, y millones fueron, durante muchos años. La corrupción del sistema corrompe al individuo por dentro.

La crítica que le podríamos hacer a esta película, en este sentido, es en todo caso de un exceso de optimismo y fe en el individuo, aunque sea sólo uno.... Dicen que ésos son los imprescindibles, y la pobre protagonista, por inconsistente que sea, sí resulta ser aquí una pequeña piedra en los engranajes del régimen. Para poco más da la cosa, y el precio a pagar es alto.
 

 
 
—oOo—
 
 


Suscríbete gratis a nuestro boletín
LIBROS
Reindustrialización y digitalización van a comprometer el futuro de muchos países en este Siglo
La Inteligencia Artificial transformará drásticamente uno de cada cinco empleos actuales
Guía para ayudarse contra las invasiones a la privacidad en las relaciones laborales
La educación destaca en las demandas de más de 20 expertos para preparar el nuevo contrato social
Censura y autocensura de prensa y universidad ocultaron la corrupción del Rey, según el nuevo libro
Capitalismo progresista. La respuesta a la era del malestar
TESIS Y TESINAS
Listo el primer implante corneal trifocal para corregir vista cansada, presbicia o usos digitales
´Las redes de poder en España´ hacen que Podemos caiga en la ´jaula de hierro estatal´
Solo un 11% de las tesis publicadas en las 22 universidades de Red Vives utilizan lengua catalana
La factura de agua de grandes ciudades será reducida por riegos inteligentes aunque suba en bolsa
La lucha contra la pandemia, menos eficaz por la polarización política y social
Un documento prueba que Junta de Andalucía desvía 11 millones del COVID para salvar Canal Sur
1 MUD can make you prisoner
2 Los ERTEs españoles, ¿los menos eficaces de Europa para salvar empleo?
3 Índice de ´Vanity Fea´ en Ibercampus
4 Esto es abrasamiento total
5 No me perdones, pero paga lo que debes.
6 ÍNDICE DE ´VANITY FEA´ EN IBERCAMPUS
7 Ejecución de la sentencia de asesinato
8 El lavado ASG en información y sostenibilidad se extiende e institucionaliza en España
9 Garzón comparte con 5 grandes organizaciones la preocupación por la crisis ecosocial del planeta
10 ¿Vacunarse? Cuando se lo recete su médico
RANKING WANABIS Ampliar +  
"La evolución del e-learning: de "sólo ante el peligro" al aprendizaje interactivo"
"Los profesionales con formación online están mejor preparados para la economía global"
El big data, la robótica y el Mobile Learning, principales tendencias del e-learning
DEBATES Y FIRMAS Ampliar +  
Ibercampus abre debate sobre el secuestro del Consejo de Responsabilidad Social de las Empresas
El nuevo paradigma de la fiscalidad internacional: los pilares 1 y 2 de la OCDE
La anotación en textos académicos, una "gran conversación" que promete democratizar la ciencia
Aviso Legal | Política de Privacidad | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | RSS RSS