miércoles,18 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl nuevo líder de UGT urge derogar la reforma laboral
La prensa pide renovar y habla de derrota a la catalanofobia

El nuevo líder de UGT urge derogar la reforma laboral

Redacción
El recién elegido secretario general de la UGT, Josep María Álvarez, se presentó l sáb ante los delegados del 42º Congreso Confederal del sindicato con un mensaje de continuidad de las políticas de su antecesor en el cargo, Cándido Méndez, aunque reconoció que la organización necesita reformas para adaptarse al siglo XXI, para lo que se comprometió a mejorar la transparencia y participación. "Vamos a transformar este sindicato y lo vamos a hacer partiendo de lo que tenemos. No hay ruptura", dijo

Los principales diarios madrileños muestran su apoyo a la renovación y la consideran urgente, mientras que los catalanes coinciden en asegurar que en las elecciones de nuevo secretario general UGT derrotó a la catalanofobia. Y ABC recuerda al sindicato su agenda judicial pendiente, al incluir unas declaraciones de Consuelo Mariscal diciendo que "habrá que preguntar a la juez por el bloqueo de los cursos de formación". La fiscal general del Estado asegura que el Ministerio Público pide "constantemente" diligencias para desatascar las causas de corrupción en Andalucía

El recién elegido secretario general de la UGT, Josep María Álvarez, se presentó ante los delegados del 42º Congreso Confederal del sindicato con un mensaje de continuidad de las políticas de su antecesor en el cargo, Cándido Méndez, aunque reconoció que la organización necesita reformas para adaptarse al siglo XXI, para lo que se comprometió a mejorar la transparencia y participación. "Vamos a transformar este sindicato y lo vamos a hacer partiendo de lo que tenemos. No hay ruptura, hay continuidad", afirmó.

En sus primeras palabras como líder de la UGT, Álvarez apostó por una alianza de los partidos de la izquierda en el Parlamento, y llamó a esa "mayoría de izquierdas" a derogar la reforma laboral aprobada por el Gobierno del PP. "A mí me gustaría que esa mayoría de izquierdas que hay en el Parlamento español dé una respuesta a los problemas que tenemos los ciudadanos y las ciudadanas; que se dejen de tonterías", señaló.

Álvarez insiste en estos mismos argumentos en varias entrevistas publicadas en los diarios nacionales, en las que además insiste en su defensa del derecho a decidir de los catalanes. En su opinión, la solución al desafío soberanista de Cataluña sólo puede venir de la mano de una reforma de la Constitución en el aspecto territorial, para ir hacia un Estado federal "que promueva mayores niveles de autogobierno, solidaridad y cohesión social". El nuevo líder de la UGT interpreta su victoria ante el candidato oficialista, Miguel Ángel Cilleros, como "la derrota de la catalanofobia".

Editoriales de la prensa 

UGT tiene pendiente una durísima renovación(EL PAÍS): El nuevo secretario general de la UGT, Josep María Álvarez, se ha impuesto por escasa ventaja al candidato oficialista, Miguel Ángel Cilleros, lo que alienta el temor a una ruptura interna, agudizado por la polémica en torno a la defensa al derecho a decidir en Cataluña. La tarea más urgente para la supervivencia de UGT consiste en garantizar la unidad de la organización, que sólo puede conseguirla Álvarez si implica a Cilleros y a su equipo en la tarea renovadora. El nuevo dirigente de UGT cometerá un grave error si introduce factores de confrontación territorial ajenos a la gestión sindical. Su declaración de que "es la primera vez que en España la catalanofobia no ha ganado" es desafortunada e indica un desenfoque inicial en su concepción del sindicato. UGT (como CC.OO) tiene pendiente una durísima renovación. Debe corregir males endémicos y es a estos problemas a los que tiene que hacer frente Álvarez.

UGT se aferra a un sindicalismo caduco y opaco (EL MUNDO):  El estrecho margen de victoria de Álvarez frente a Cilleros muestra la división interna de UGT. La imagen del sindicato se ha deteriorado poco a poco, pero, lejos de virar hacia un sindicalismo moderno y funcional, la central ha apostado por la vía lampedusiana de que todo cambie para que todo siga igual. En su primera intervención, Álvarez, con un lenguaje casposo y anacrónico, se mostró incapaz de hacer autocrítica, lo que hace difícil creer que pueda transformar UGT. Donde sí puede dar un giro este sindicato es en su acción política. No es casualidad que Pedro Sánchez declinara asistir al cierre del congreso del sindicato de referencia para los socialistas. Álvarez es un firme partidario del derecho a decidir, lo que representa un problema para Sánchez. Deslizarse por la senda del derecho a decidir sería la puntilla a la declinante trayectoria de UGT.

No hay catalanofobia en UGT (LA VANGUARDIA): El triunfo de Álvarez en el Congreso Federal de UGT supone una ruptura con la estructura oficialista de Cándido Méndez. En su ajustada victoria ha influido probablemente la campaña hecha en su contra por ser defensor del derecho a decidir en Cataluña. Pero los resultados demuestran dos cosas: que en UGT no hay catalanofobia y que el sindicato quiere afrontar mayoritariamente el proceso de transparencia, viabilidad financiera, mayor participación y renovación que el nuevo líder propone. La tarea de Álvarez y su nueva ejecutiva confederal no será fácil pues, además de los retos internos, el nuevo secretario general de UGT se propone liderar un proceso de reindustrialización del país, para crear los empleos del futuro, y apostar por la formación profesional dual para fomentar la integración laboral de los jóvenes.

UGT ha derrotado la catalanofobia (EL PERIÓDICO):  El estrecho margen por el que ha sido elegido secretario general de UGT Josep María Álvarez muestra la división del sindicato. A esta división no es ajena la campaña contra Álvarez por defender el derecho a decidir en Cataluña, en la que ha participado de forma destacada su antecesor. De ahí que el nuevo líder de la central sindical haya interpretado su victoria como la "derrota de la catalanofobia". Se da la circunstancia de que, en tiempos de desconexión, tanto el secretario general de uno de los dos principales sindicatos como el dirigente de la patronal CEOE son catalanes. Álvarez tiene el reto de renovar y modernizar la UGT, para lo que propone una profunda reorganización interna -en la que deberá estar también la limitación de mandatos- así como una apuesta decidida por la transparencia y la honestidad en una época en la que los sindicatos no se han librado de casos de corrupción.

Opiniones con firma en la prensa

UGT: otro frente para Sánchez (Casimiro García-Abadillo. EL MUNDO): La concepción política que Josep María Álvarez tiene del sindicato complicará la vida al PSOE

Riesgos del populismo sindical (Juan Luis Cebrián. EL PAÍS)El movimiento sindical forma parte del sistema democrático en pie de igualdad con los partidos políticos o la libertad de expresión. Sin el protagonismo de los sindicatos será imposible un nuevo pacto social.

En la lucha final (Juan Pablo Colmenarejo. ABC): La elección de Álvarez como secretario general de UGT no es ni mucho menos una rectificación sino todo lo contrario. El nuevo líder de UGT es partidario de privilegiar a los trabajadores de Cataluña frente al resto de España.

Cándido apagó su megáfono (Rubén Amón. EL PAÍS): Méndez ha pretendido sin éxito ungir a su heredero, de manera que el sindicato se arriesgaba no ya al continuismo sino a una suerte de tradición hereditaria. Es la paradoja del inmovilismo y del apego al cargo.

¿Recuperar el protagonismo sindical? (Sandalio Gómez. LA RAZÓN): Los sindicatos necesitan plantearse su propio Cónclave, sin miedo a contrastar sus ideas con la realidad.

De interés

Artículos Relacionados