lunes,6 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónEl plan de integración regional es una eficiente mecanismo para las grandes...

El plan de integración regional es una eficiente mecanismo para las grandes ciudades chinas

Desde China
Beijing, 07/03/2017 (El Pueblo en Línea) - China ha integrado dentro de su estrategia nacional un plan de desarrollo integrado denominado Jing-Jin-Ji porque incluye a tres importantes regiones del país: Beijing (Jing), Tianjin (Jin) y Hebei (Ji). Con más de 100 millones de habitantes y un décimo del PIB de China, este receta promete ser eficaz para las enfermedades que sufren las mega ciudades.

La construcción de subcentros urbanos es un importante proyecto para el desarrollo coordinado de Beijing, Tianjin y Hebei. En la foto se muestra el esquema del subcentro urbano en el distrito Tongzhou, en Beijing.La construcción de subcentros urbanos es un importante proyecto para el desarrollo coordinado de Beijing, Tianjin y Hebei. En la foto se muestra el esquema del subcentro urbano en el distrito Tongzhou, en Beijing.

Beijing, 01/03/2017 (El Pueblo en Línea) – China ha integrado dentro de su estrategia nacional un plan de desarrollo integrado denominado Jing-Jin-Ji porque incluye a tres importantes regiones del país: Beijing (Jing), Tianjin (Jin) y Hebei (Ji). Con más de 100 millones de habitantes y un décimo del PIB de China, este receta promete ser eficaz para las enfermedades que sufren las mega ciudades.

Incluso la iniciativa china pudiera funcionar en otras partes del mundo donde las grandes urbes padecen sobrepoblación, congestión de tráfico, contaminación, deterioro ecológico y otros problemas que disminuyen la salud y la calidad de vida de sus habitantes.

Beijing y Tianjin son un caso típico de alto desarrollo y severos problemas citadinos, mientras que las medianas y pequeñas ciudades de la vecina provincia de Hebei siguen por debajo del nivel de desarrollo promedio. El PIB per cápita de la provincia de Hebei apenas llega al 40 por ciento del PIB de Beijing y Tianjin.

Al descentralizar las funciones de Beijing como capital de la nación, ajustar su estructura económica y racionalizar la utilización del espacio, China explora la optimización del desarrollo intensivo en zonas densamente pobladas.

El mercado mayorista de ropa ubicado en los alrededores del Parque Zoológico de Beijing era considerado como uno de los más grande de Asia. El recinto albergaba 13.000 locales, ofrecía empleo a más de 30.000 personas y recibía un flujo diario de 100.000 clientes. Sin embargo, sus operaciones creaban una alta congestión en uno de los centros de la capital.

Ahora, gracias al plan de integración regional Jing-Jin-Ji, muchos propietarios han comenzado a relocalizar sus negocios en Hebei.

"El nuevo espacio ofrecido en Hebei durante los dos primeros años no me cobra alquiler ni gastos administrativos durante el primer año. Esto, unido a otros acuerdos favorables, permite ahorrar casi 400.000 yuanes (58.210,6 dólares) en dos años, lo que representa un tiempo prudencial para tener una nueva cartera de clientes", destacó Li Guoyong, uno de los comerciantes que se trasladó de Beijing hacia Hebei.

En los últimos tres años, la estrategia Jing-Jin-Ji ha logrado resultados significativos. Las tres regiones no sólo implementaron el primer plan quinquenal transregional de China y definieron el plan de optimización del espacio Beijing-Tianjin-Hebei, sino también presentaron 12 planes específicos sobre transporte, ecología, industria y otras áreas, unido a una serie de políticas que permitirán avanzar hacia un desarrollo integrado y coordinado.

De acuerdo al plan nacional, la integración industrial es una pieza clave para la cesión paulatina y organizada de funciones no esenciales que hoy se realiza en Beijing.

En los últimos tres años, los tres gobiernos locales han llevado a cabo un lote de grandes programas industriales. Como resultado, en 2016, la tasa de crecimiento económico de Pekín alcanzó el 6,7 por ciento y la industria de servicios contribuyó al 80,3 por ciento del valor de la producción total de la región.

En el mismo citado período, Tianjin fue testigo de un crecimiento económico de un 9 por ciento, liderando las zonas y provincias del país. La tasa de crecimiento económico de Hebei cifró un 6,8 por ciento. Y lo más importante es que la calidad ha superado la cantidad industrial.

Se estima que para el 2030 se construirá una red ferroviaria interurbana de 3.400 kilómetros que conectará a Beijing, Tianjin y Hebei. El tránsito promedio en Jing-Jin-Ji será de una hora y el círculo de conmutación de treinta minutos. Para entonces, trabajar en una ciudad mientras se viva en otra será una realidad posible. 

De interés

Artículos Relacionados