sábado,23 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEspaña bajará el IVA cultural del 21% al 10% tras subir desde...
Francia y Luxemburgo tendrán que retirar el IVA reducido

España bajará el IVA cultural del 21% al 10% tras subir desde el 8%

Redacción
El Gobierno de Mariano Rajoy tiene previsto reducir el IVA cultural desde el actual tipo general, situado en el 21%, al reducido, del 10%, después de que las entradas de cine, teatro y otros espectáculos se vieran afectadas por la subida de ese impuesto hace dos años y medio desde el 8% al actual 21%. La medida se anuncia a los pocos días de que Francia y Luxemburgo hayan sido obligadas a retirar el tipo reducido a los ebooks, y tras los cambios europeos en la facturación del comercio digital.

Hacienda ha decidido bajar el impuesto al mundo de la cultura al iniciarse el presente año electoral, porque era la principal causa del conflicto del mundo de las artes y la producción audiovisual contra el PP. El ministro de Educación ya prometió esta medida en octubre del 2013. Al informar de la decisión gubernamental, ABC asegura hoy que la rebaja de la presión impositiva sobre la cultura fue una de las propuestas que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, puso sobre la mesa del presidente Mariano Rajoy para que lo anunciara en el pasado Debate sobre el estado de la Nación.

El panorama ha cambiado desde que tras las pasadas elecciones autonómicas, ya en el 2012, el PP obligó a aplicar la subida al nuevo presidente de la Junta de Extremadura ante promesas de eludir la medida por parte del nuevo presidente Monago. Ahora el Gobierno de Rajoy considera que la mejora de la economía española permite ahora bajar el IVA cultural. Esa rebaja de impuestos a la cultura supondrá un impacto en las arcas del Estado de apenas 200 millones de euros, según los cálculos de Hacienda. Según los datos aportados por la Unión de Asociaciones Empresariales de la Industria Cultural Española, en 2013, el primer año completo de aplicación de la subida del IVA del 8% al 21%, el sector sufrió la mayor caída de los últimos años, con un descenso del 30% de público; 16,33% en la recaudación bruta y un 22% de recaudación neta.

En un editorial que valora el anuncio, ABC dice que esta medida ha de interpretarse como un gesto para intentar aplacar la guerra abierta que este sector, más ruidoso que influyente, le había declarado al ministro de Educación, José Ignacio Wert, y, muy especialmente, al de Hacienda, Cristóbal Montoro. "Sin embargo, más allá del guiño político que representa esta rebaja -sobre todo en vísperas electorales- lo cierto es que la rebaja del IVA cultural no solo es necesaria, sino que responde a una cuestión de justicia. Gracias a los sacrificios del pasado, ahora es posible reducir impuestos, también a la cultura, sin descuidar la corrección del déficit, pues el crecimiento permite incrementar los ingresos públicos".

Retirada del IVA reducido a los ebooks

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea obligó el pasado jueves a Francia y Luxemburgo a retirar el IVA reducido a los ebooks, por considerarlos un bien y no un servicio. Este tipo de ventaja impositiva, según una directiva de la Comisión Europea de 2009, solo se puede aplicar al suministro de libros "en cualquier medio de soporte físico" donde se incluye el papel, DVD, CD, USB, ordenador, pero se excluye el libro electrónico o las descargas. Ambos países deberán ahora aumentar el tipo impositivo del 5,5% al 20% en el caso francés y del 3% al 17% en el caso del Gran Ducado. 

Todos los países de la UE aplican un IVA reducido a los libros en papel, excepto Dinamarca y Bulgaria, que aplican un 25% y un 20% de IVA respectivamente, también al ebook. España, por su parte, aplica el 21% de IVA al libro electrónico, más alto que el porcentaje de Bulgaria.

El concepto de ebook al que afecta la sentencia europea abarca desde los libros distribuidos a título oneroso mediante descarga o visionado en línea (streaming) desde Internet, como, por ejemplo, los textos que se pueden consultar desde el teléfono móvil, un lector de libros o cualquier otro sistema de lectura. En su recurso, Bruselas también había reprochado que Luxemburgo aplicara un tipo superreducido del 3%, pese a que la directiva establece que no puede ser inferior del 5%. El TUE responde que un Estado miembro puede aplicar tipos inferiores al 5% con la condición de que sea conforme a la legislación comunitaria, pero considera que tampoco se cumple este requisito.

Cambios en el comercio electrónico de bienes digitales

Por otra parte, cabe recordar que, desde el pasado 1 de enero el IVA, una norma europea que afecta a la venta de servicios y productos digitales a particulares obliga a facturar aplicando el IVA del país del cliente, lo que supone una mayor carga fiscal y un aumento del papeleo para las grandes empresas digitales como Amazon que operan desde paraísos fiscales u otros países como el Reino Unido, donde las leyes fiscales permitían en algunos casos no tributar por IVA al no alcanzar un determinado volumen de negocio. Ahora, incluso las pequeñas empresas de productos o servicios digitales que operen desde allí comenzarán a pagar este tributo. Hasta la fecha, si una empresa o profesional de España,  vendía un producto digital o realizaba un servicio a través de Internet a un cliente particular de otro país de la Unión Europea, se venía aplicando el impuesto del valor añadido español. Pero a partir de 2015, esto cambiará debido a una norma comunitaria que establece que será de aplicación el IVA del país donde radique el comprador del producto o servicio en formato digital. Los principales servicios afectados serán los de telecomunicaciones, la distribución de contenido multimediacomo juegos o aplicaciones para móviles y los servicios de suscripción, entre otros. Si actuamos como clientes, siempre pagaremos en el caso del tipo general el 21%, un porcentaje que aunque no es el más caro de Europa, sí es algo más elevado que el de países como Alemania, que ostenta el 19%. Además, hay que adaptar cada factura al país de origen del cliente.

De interés

Artículos Relacionados