martes,30 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
Dmitri Glukhovsky / Traducción: Oleg Shatrov / Ed.Minotauro

Futu.re

Sonia Yáñez Calvo
¿Quién no ha soñado con la inmortalidad? En estos tiempos en los que la lucha contra la vejez parece estar más cerca -vivir eternamente mediante la criogenización-, Dmitry Glukhovsky en esta novela distópica nos plantea que consecuencias tendría vivir eternamente en la población y en la sociedad.
La novela se sitúa en el siglo XXV, el mundo ya no es como lo conocemos. En la Europa del siglo XXV la inmortalidad es posible gracias al agua de la vida, el remedio contra la vejez.
Eso sí, como consecuencia, el mundo está falto de recursos tan básicos como el espacio y el aire, y se intenta controlar de la siguiente manera: Cuando alguien intenta tener hijos, debe registrarlo e inyectarse la vejez, para dejar sitio a su sucesor.
Claro que hay quien intenta tener hijos clandestinamente y conservar la inmortalidad.

 

La falange es la organización policial dedicada a perseguir a estos disidentes.

 

Nuestro protagonista, Yan, es uno de los inmortales. Su trabajo consiste en detectar los embarazos ilegales, localizar a los infractores, y administrarles la inyección de la vejez.

 

Hasta ahora siempre ha sido igual. Pero un día, recibe una invitación de su jefe, el cual le encarga una misión:  Asesinar a Rocamora, segundo de el partido de la Vida, en busca y captura desde hace 30 años, ha sido por fin encontrado. Según su jefe es un terrorista que desmontaría el sistema de la Falange, hay que eliminarlo.

 

Pero la operación no es tan sencilla, surge un obstáculo imprevisto, que consigue hacer dudar  nuestro protagonista… En un mundo aparentemente utópico donde la sociedad acepta el sistema con total inercia, nuestro protagonista se ve en un dilema que le hace replantearse su existencia , ¿de verdad es el mundo tan idílico cómo parece?¿La vida que conoce es como se la han contado para todos igual? ¿Resolverá sus dudas? ¿Cómo resolverá Yan el dilema?
 
Lo que me ha gustado:

 

Utiliza una llamativa estética de mundo futurista para hacer una crítica a la sociedad encaminada a la insensibilidad y la inercia; existe una crítica política en el cual el sistema controla el crecimiento de la población para que no se derrumbe su economía; hay también crítica espiritual, el alma ya no se utiliza, las iglesias, templos, etc… ya no son necesarios, creen ser sus propios dioses;  conceptos como la familia o la intimidad cambian completamente.

 

Tiene un lenguaje muy fluido acorde con una trama perfectamente construida y con personajes que encajan como un mecanismo de relojería. Es un autor, además que maneja muy bien la acción y el suspense.

 

Punto flojo:

 

Cuesta meterse en la historia al principio, pero una vez superado el bache, ya no la podrás soltar…

Su autor:

 
Dmitry Glukhovsky es licenciado en Periodismo y Relaciones Exteriores por Universidad Hebrea de Jerusalem. En la actualidad, trabaja como free-lance para Russia Today's. Participó como corresponsal en la expedición rusa al Polo. Entre los éxitos de su carrera cabe destacar su retransmisión minuto a minuto de la muerte de el presidente yugoslavo Slobodan Milosevic, y el seguimiento de las elecciones al parlamento Ucraniano en Marzo de 2006. También ha escrito a cerca de la crisis del gas en Moscú y de las consecuencias sobre Europa en el invierno de 2005. En 2007 ganó el Encouragemente Award of the European Science Fiction Society del prestigioso concurso EuroCon en Copenhague por Metro 2033. Además de ruso, también habla inglés, francés, alemán, hebreo y español.
 

De interés

Artículos Relacionados