miércoles,17 agosto 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadPolíticas y ODSHacienda bajará las retenciones a medio millón de autónomos que ganan menos...
Desde junio, ampliado a 9.000 millones su coste bianual

Hacienda bajará las retenciones a medio millón de autónomos que ganan menos de 12.000 euros

Redacción
Los casi 550.000 trabajadores autónomos que ingresan hasta 12.000 euros anuales tendrán menores retenciones fiscales en el IRPF a partir del próximo mes de julio. Este será el primer paso de la reforma fiscal que entrará en vigor el 1 de enero de 2015, según anunció el ministro de Hacienda al día siguiente en que el PP acordó convertir las rebajas fiscales en tema prioritario de las próximas elecciones. Estas y otras medidas elevarán el coste bruto de la reforma a 9.000 millones de euros.

Hacienda publicará hoy los detalles del anteproyecto de reforma fiscal que presentó el viernes en Consejo de Ministros, así como la lista de morosos con el Fisco, una medida que, según se destaca, despierta la máxima expectación. También se podría anunciar la supresión del castigo fiscal para los afectados de la dación en pago, al declarar exenta la supuesta ganancia por la extinción de la deuda.

Entre los beneficiarios destacan los autónomos profesionales del sector de los seguros, comerciales, periodistas y otros que tributan en estimación directa, según la asociación ATA. La rebaja situaría la retención entre el 15% y el 16%, desde el 21% actual. Así, desde el 1 de julio cada beneficiado dispondrá de entre 250 y 300 euros más al año, aunque en conjunto el IRPF de los 550.000 autónomos beneficiados podría bajar en 600 euros anuales, según calcula LA RAZÓN. Asimismo, y con el objeto de facilitar la actividad de los emprendedores, el Gobierno quiere reducir otras retenciones al colectivo de trabajadores autónomos, a aquellos que actúan como administradores de sociedades, algo que "se puede y se debe hacer", según Montoro.

En otro terreno, el del empleo, el Ministerio de Trabajo ha anunciado que suavizará los requisitos a los autónomos para que puedan cobrar el paro. Se reducirá del 30% al 10% el nivel de pérdidas presentadas para que puedan disfrutar de la ayuda. Será imprescindible para percibir las ayudas, no obstante, estar al corriente de pago con la Seguridad Social.

Tanto Rajoy como Montoro, al explicar a los barones del PP algunos puntos de la reforma, han insistido que no afectará al déficit público y es según el ministro perfectamente compatible con los objetivos de déficit público establecidos por la Unión Europea, por dos razones. En primer lugar, porque este ejercicio ya se ha incrementado la recaudación más de lo que lo ha hecho la actividad económica, con la seguridad que da constatar que en 2014 la recaudación tributaria está creciendo por encima del 5%. En segundo término, porque todas las previsiones económicas indican que el año que viene España tendrá más crecimiento económico (hasta el 1,8% según el Gobierno), y cuanto mayor sea la actividad económica, más se facilita el pago de impuestos y más aumenta la recaudación tributaria y el empleo.

Los objetivos declarados el viernes al presentar inicialmente esta reforma en La Moncloa son impulsar la creación de empleo, reducir la fiscalidad de las rentas del trabajo, aumentar la competitividad de la economía, favorecer el ahorro y un sistema tributario más equitativo, ofrecer beneficios sociales para las familias y poner en marcha nuevas medidas contra el fraude.

Entonces se dijo que bajarían los impuestos los dos próximos años  7.300 millones de euros, frente a los 30.851 millones de euros en que se estima han aumentado desde finales del 2011 en que el PP llego al poder con la promesa de reducciones fiscales.

Como otros muchos líderes de la oposición y expertos, el sindicato de técnicos de Hacienda advierte que para cumplir los objetivos de déficit el Gobierno tendrá que recurrir a nuevas tasas, a recortes y al copago, y los inspectores de Hacienda del Estado que no ven clara la reforma fiscal y consideran que serán las clases medias las que pagarán la rebaja del IRPF a las rentas más bajas y a las más altas. Según un comunicado de la Organización Profesional de Inspectores, la reforma fiscal "tendrá un alcance muy limitado, al no abordar cuestiones esenciales" y creen que serán las rentas medias las que "pagarán" el resto de rebajas.

Además, pese a valorar que "tendrá efectos positivos en el crecimiento y el consumo", consideran que faltan "medidas valientes" contra el fraude fiscal, así como nuevos procedimientos de aplicación de tributos o el desarrollo del estatuto de la AEAT. De la rebaja de tipos en el IRPF dice “que se observa que el tramo más elevado de la escala  de  gravamen partirá ahora de 60.000 euros. Ello implica que todos los ciudadanos incluidos entre esa cuantía      de base y 120.000 apenas se verán afectados por la reducción, y serán  las rentas más bajas y los que superen los 120.000 euros los más beneficiados”.

El inspector de Hacienda y autor de ¿Hacienda somos todos?, Francisco de la Torre Díaz recuerda que se trata de una rebaja de impuestos, pero no los reduce a los niveles de 2012, y cualquier contribuyente medio estará pagando más en 2016 de lo que estaba pagando en 2011. Tampoco cree que España esté en condiciones de abordar una rebaja sustancial de impuestos sin recortes considerables de gasto público y/o una mejora sustancial en la lucha contra el fraude fiscal.  "Aunque la recaudación está yendo ligerísimamente mejor, es imposible cumplir los objetivos de déficit de 2015 y 2016 rebajando impuestos y sin tocar los dos elementos anteriores, lucha contra el fraude y gasto público. Esto quiere decir que la rebaja puede ser flor de un día", concluye.

Por su parte, el catedrático de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad de Valencia Joaquín Maudos ha calificado la reforma presentada como un "parche" y cree que "no es el momento de bajar impuestos". "El Gobierno confía en exceso el incremento de la recaudación por el mero efecto del ciclo económico, pero hay que tener en cuenta que pasar de un déficit público del 7,1 % en 2013 a un 1,1 % en 2017 supone una caída de 60.000 millones de euros", ha añadido Maudos, en declaraciones a la Agencia EFE.

Más avances del Gobierno

El Gobierno siguió avanzando este sábado el contenido de la reforma fiscal cuyas líneas generales fueron presentadas el pasado viernes por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. A los datos conocidos de que la rebaja fiscal del IRPF será de un 12,5% de media y otras ventajas para los contribuyentes, se sumó ayer una nueva medida que afectará a los autónomos. El presidente del Gobierno aprovechó la reunión que mantuvo con la cúpula de su partido para anunciar una rebaja -aún sin precisar- de las retenciones que se viene aplicando a este colectivo, que ahora son del 21%, y anticipó una positiva evolución de los datos de creación de empleo.

A lo largo del encuentro, el presidente del Gobierno desgranó los detalles de la reforma, asegurando que "ahora vamos a hacer lo que siempre hemos querido hacer y no hemos podido: bajar los impuestos a los españoles". Rajoy admitió que haber bajado los impuestos en estos dos años de legislatura hubiera sido un "dislate". "En la situación que vivíamos era imposible", señaló. Ahora, la situación ha cambiado y "en el mes de junio podremos decir que ya hay diez meses consecutivos de aumento de cotizantes a la Seguridad Social", indicó. Igualmente, mostró su satisfacción porque "por fin se está produciendo un aumento en la recaudación de las administraciones públicas y eso nos ha permitido hacer esta reforma tributaria".

Mariano Rajoy también destacó el hecho de que se haya reformado la ley tributaria para luchar con más fuerza contra el fraude fiscal y se vaya a proceder a la publicación de las listas de morosos. Igualmente, subrayó que "en contra de lo anunciado por algunos, no se va a tocar el régimen fiscal de la segunda vivienda". El IVA, además, "no se sube". Añadió que España "ha superado lo peor de la situación de la crisis económica, pero aún tenemos muchas cosas por hacer". Con esta reforma -añadió el jefe del Ejecutivo- se cumple un compromiso con los españoles. "No hemos podido a hacerlo hasta ahora porque la situación era la que era, por fortuna el esfuerzo gigantesco que ha hecho una mayoría de la sociedad española al final ha producido resultados y más y mejores resultados va a producir en los años catorce y quince".

La CE analizará la reforma fiscal

Pese a la aseveración de que España cumplirá su compromiso de déficit, la Comisión Europea ha anunciado que analizará la reforma fiscal aprobada por el Gobierno español para ver si está en línea con las recomendaciones europeas al país, que insisten en la necesidad de subir el IVA. El vicepresidente de la CE y comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, dijo el viernes en rueda de prensa tras el Consejo de ministros de Economía de la UE (Ecofin) que las autoridades españolas no han consultado en detalle a Briselas antes de aprobar su reforma fiscal.

"Estábamos en general al corriente de los planes del Gobierno español de tomar más acciones en el campo de fiscal y de la reforma fiscal, pero no puedo decir que hayamos sido consultados intensamente", dijo Rehn, que participó en su última reunión de ministros de los Veintiocho ya que ha sido elegido eurodiputado.

La rebaja, bandera de la campaña electoral 

La rebaja de impuestos presentada por Mariano Rajoy supone "un mensaje de alto calado político que abre la campaña electoral del PP, con el que pretende ganar las elecciones de 2015", según destaca ABC.EL PAÍS también considera que "la campaña electoral del PP ha comenzado" y la reforma fiscal es "el gran proyecto del PP para recuperar los votos perdidos". Rajoy -añade el diario al referirse a la rebaja de retenciones para los autónomos anunciada por el presidente- "corteja ya el granero de votos de los autónomos". "Rajoy pide al PP que haga de la rebaja fiscal su baza electoral", subraya EL MUNDO en su titular de portada. LA RAZÓN destaca en sus páginas de economía que "el 96% de los españoles pagara en 2016 menos IRPF que con el PSOE".

Los diarios publicados en Cataluña, por su parte, subrayan el mismo matiz. "El PP usa la reforma fiscal como trampolín hacia las elecciones del año próximo", dice EL PERIÓDICO. "Los catedráticos consultados creen que la reforma tiene tintes electoralistas", destaca LA VANGUARDIA.

La reforma traerá más recortes, según el PSOE

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró ayer en su perfil de las redes sociales que la reforma del IRPF anunciada por el Ejecutivo "traerá nuevos recortes sociales" puesto que el Estado recaudará menos dinero, "convirtiendo a las clases medias y trabajadoras en los grandes contribuyentes". En la misma línea crítica se expresó el diputado de IU Gaspar Llamazares, al señalar que la reforma fiscal "es un reglado para los ricos". El diputado de UPyD Toni Cantó señaló, por su parte, que la reforma fiscal es "preocupante" y "poco fiable".

En sentido contrario se pronunció el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, quien señalo -según publica ABC- que 1,5 millones de autónomos saldrán beneficiados por la rebaja de cotizaciones. "La rebaja -añade Amor- podría llegar hasta el tipo del 15% para aquellos que tengan menor facturación, de manera que el impuesto será progresivo".

Hacienda negociará con las comunidades 

El Gobierno tendrá que alcanzar un acuerdo con las CC.AA para que la anunciada rebaja del IRPF incluida en la reforma fiscal genere el efecto previsto. Incluso cuando se estimaba que la rebaja del IRPF avanzada el viernes por el ministro de Hacienda costaría unos 6.000 millones de euros brutos ya se decía que podría perjudicar el sistema de financiación de las comunidades, pero ahora el coste se ha elevado a 9.000 millones. Para armonizar la situación el Gobierno ha convocado para el próximo jueves un Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

Una de las propuestas del Gobierno para compensar a las comunidades autónomas -informa EL PAÍS- sería regular impuestos medioambientales por importe de unos 2.000 millones de euros en los dos próximos años, según figura en el programa de estabilidad 2014-2017 remitido a Bruselas. Además, Hacienda vinculará la reforma del sistema de financiación a la fiscal. Montoro quiere aprovechar para reordenar la maraña de tributos propios de las comunidades. El año pasado tenían hasta 70 impuestos diferentes. Para homogeneizar todo tendrá que alcanzar un acuerdo con las comunidades. Otro de los puntos a negociar será el impuesto sobre sucesiones y donaciones, puesto que existe mucha disparidad en el tratamiento que las comunidades dan a esta figura tributaria. Algo parecido ocurre con el impuesto sobre Patrimonio, que desaparece el próximo año pero algunas comunidades reclaman que se mantenga para contar con más recursos.

Los "barones" se quejan de la escasa influencia

Dirigentes locales y regionales del PP han trasladado sus quejas a Génova por sus dificultades para que el Ejecutivo les preste atención. Presidentes autonómicos y alcaldes protestan porque no consiguen ni siquiera que los ministros se les pongan al teléfono, según fuentes "populares" que cita el diario EL MUNDO.

Con la proximidad de las elecciones autonómicas y municipales -continúa el diario- su nerviosismo se ha acentuado. Algunos se lamentan de que sea un Gobierno de "burócratas", incapaz de saber lo que se palpa en la calle y sin sensibilidad para saber los efectos que sus decisiones tienen para el partido. Se apunta, incluso, la falta de sintonía entre la Vicepresidenta Sáez de Santamaría y Dolores de Cospedal, aunque otros lo niegan, puesto que Cospedal despacha directamente con Rajoy. El caso es que hay malestar -concluye EL MUNDO- y así se lo han hecho saber a la dirección, a la espera de una reacción del Gobierno.

De interés

Artículos Relacionados