martes,5 julio 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioIberoaméricaIX Cumbre de las Américas: Integración Sin Rumbo
Por los doctores en Economía Olmedo Vargas Hernández y Ahiliz Rojas Rincon

IX Cumbre de las Américas: Integración Sin Rumbo

Muchas y diversas motivaciones tuvo el Departamento de Estado para escoger a la ciudad de Los Ángeles, sede de la IX Cumbre de las Américas, reunida entre el 6 y el 10 de junio de 2022. En su instalación, Eric Garcetti, alcalde de la ciudad de Los Ángeles, al saludar a los participantes, exaltó su ciudad como la más cosmopolita del mundo, con la mayor concentración de estrellas cinematográficas, y lugar en el que se hablan y conviven, en sus propios nichos urbanos, más de 200 comunidades y lenguas diferentes. No escatimó el alcalde Garcetti en reconocer también que, aunque se han construido más de 12.000 nuevas viviendas, estas han sido insuficientes pues el problema persiste, ya que el número de habitantes de la calle crece cada año, no obstante que se atienden a más de veinte mil personas. Por lo cual, se debe multiplicar la ayuda en salud mental para prevenir la indigencia. Es la ironía de la forma como se crea la riqueza: una ciudad en la que conviven, la mayor opulencia y el derroche que puede experimentar una sociedad, con la precariedad social y mental que padecen millones de personas marginadas de ese tal bienestar.

 

  1. El entorno de la IX Cumbre de las Américas.

Una marcha de migrantes, con más de quince mil personas -jóvenes, mujeres y niños- integrada por diversas comunidades de guatemaltecos, salvadoreños y hondureños, avanza en su travesía por la carretera panamericana, que atraviesa a México de Sur a Norte, en búsqueda de la frontera con Estados Unidos. Éste hecho, las migraciones masivas de caminantes, recurrente en los últimos cinco años, al final, se convertiría en el tema central de la Declaración de Los Ángeles, firmada por 20 de los 35 presidentes y jefes de gobierno de las Américas, como prolegómeno de la Cumbre.

Por su parte, es intensa la dimensión global de los impactos de la guerra Rusia-Ucrania, sobre la geopolítica y el comercio de la región latinoamericana, en particular, en el mercado y los precios de cereales, insumos minerales y otras materias primas (comodities), que los países de la región dejaron de producir con motivo de la liberalización del comercio; la creciente inflación ante la desorbitada alza de los precios  del trigo, del maíz, y los abonos para los cultivos de diversa naturaleza, cuya escasez pone en alto riesgo de hambrunas y evidencia la fragilidad de la seguridad alimentaria, en casi todos los países de la región.

Ésta circunstancia, aceleró el desplazamiento de los Estados Unidos por China, como principal socio comercial de la América Latina, pues según el BID (2022), en 2021, el comercio bilateral de la región con China ascendió a US$451.591 millones frente a US$76 mil millones registrado con USA, sin involucrar a México, cuyos intercambios en el marco del Tratado de Libre Comercio (TLC), junto a Canadá, ha sido muy dinámico.

A lo anterior, se agrega la creciente deuda pública y altos déficits fiscales -más del 50% del PIB, justificada en los diversos programas sanitarios y económicos, adoptados por los gobiernos de la región, para afrontar las dificultades provocadas por la pandemia del COVID 19: apoyo de sustentación a familias, grandes recursos entregados a grupos financieros como intermediarios de subsidios y, asistencia a los más de cinco millones de proyectos empresariales familiares, industriales y comerciales, en quiebra, por el cese de las actividades económicas.

Un hecho, no menor, la exclusión de Cuba, Nicaragua y Venezuela, adoptada por el presidente Joe Biden al convocar la IX Cumbre de las Américas. Éste hecho, obró como complemento y cierre de su gira mundial, para reunirse y llegar a acuerdos sobre temas de seguridad, con el mayor número de países del mundo: con la Unión Europea, con los países miembros de la OTAN, con Australia, Corea y Japón. El propósito: aislar a Rusia y cercar la expansión comercial, política e industrial de China, en particular los proyectos de la Ruta de la Seda.

  1. Las Cumbres de las Américas y la desintegración de América Latina.

La Cumbre de las Américas, convocada y reunida en su primera versión por el presidente Bill Clinton, en Miami 1994, de manera general, constituyó el mecanismo que materializó el Consenso de Washington, de la transformación del GATT (Acuerdo General de Tarifas y Comercio) en Organización mundial de Comercio (OMC) y de concreción de los TLC. Además, puso de manifiesto el nuevo ambiente de seguridad internacional: el terrorismo como enemigo principal y, la OTAN el escudo militar de defensa, promovido por los Estados Unidos, ante la extinción soviética y el Tratado de Varsovia.

Desde entonces, la Cumbre de las Américas se erigió en el ente político supranacional, y tutor de la Organización de Estados Americanos (OEA), escenario en el que se trazan los lineamientos políticos y sobre desarrollo regional y ambiental, financiamiento y seguridad democrática hemisférica. El presidente de cada Cumbre es quien convoca y sirve de anfitrión a los presidentes y jefes de Gobierno de los demás países.

Durante la IX Cumbre de Los Ángeles, sesionaron, junto a las plenarias de presidentes y jefes de Estado, los tres foros organizados por el Departamento de Estado y que hacen parte de su funcionalidad: el noveno Foro de la Sociedad Civil, el sexto Foro de Jóvenes de las Américas y, la cuarta Cumbre de “CEO” de las Américas. La temática fue orientada por la vicepresidenta Kamala Harris y los lineamientos del presidente Biden, para hacer de las Américas un hemisferio “sostenible, resiliente y equitativo”, y cuyas conclusiones se condensan en dos declaraciones de la Cumbre: primera, la Alianza de las Américas para la prosperidad económica y segunda, la Declaración de los Ángeles, para manejar las migraciones.

El espíritu y las conclusiones de éstas se orientaron a ratificar la idea del presidente Joe Biden, mostrar que “la democracia es el ingrediente fundamental para el futuro de las Américas”. Y para justificar la exclusión de Cuba, Nicaragua y Venezuela, recalcó, “porque somos democracias trabajamos en nuestros desacuerdos con respeto mutuo y diálogo”.

La prosperidad económica, según Biden, tendrá una dinámica de abajo hacia arriba, que supere la economía de goteo y sus signos de marginalidad mediante el comercio sustentable, responsable y seguro. En palabras de Harris, está “en sus manos, un nuevo programa del sector privado destinado a empoderar, capacitar y proteger a los hombres en la región norte de Centroamérica y en todo el hemisferio occidental.” De esta manera, para Biden, la innovación y la inversión, apoyadas en préstamos para el desarrollo sustentable y sin carbón, en áreas como la conectividad, energías alternativas, salud y educación, garantizarán la dignidad, con seguridad y prosperidad a través de salarios decentes y mejores condiciones de vida.

(Los Angeles – EUA, 10/06/2022) Foto Oficial da IX Cúpula das Américas. Foto: Alan Santos/PR

La Declaración de Los Ángeles para el control de las migraciones en las Américas, suscrita por 20 presidentes y jefes de Gobierno, acude a los principios de “migración segura y ordenada” y de “responsabilidad compartida” promovidos por Biden: durante 2023-2024, Estados Unidos acogerá a 20.000 refugiados de la región y aportará US$314 millones, para su atención. Con este programa se busca neutralizar la migración irregular.

Este plan se complementará con una fuerza de salud con más de cincuenta mil médicos, al estilo de los “Cuerpos de Paz”, que capacitará a 500.000 funcionarios en salud, para prever y enfrentar futuras pandemias en la región. Además, con la Iniciativa Clima en las Américas 100.000 (100K CLIMA) se fomentarán alianzas entre la industria, los gobiernos y 2.500 instituciones de educación superior, y capacitará a estudiantes en habilidades lingüísticas y técnicas necesarias, para atender economías basadas en energías limpias. En esa dirección, el proyecto Amazonia Connect, para la mitigación climática global hacia 2030, asignará 12 millones de dólares a Brasil, Colombia y Perú, recursos orientados a conservar la Amazonia y neutralizar la deforestación y la generación de gases efecto invernadero.

  1. Sombras de la Cumbre.

La exclusión de Cuba, Nicaragua y Venezuela, recriminada en todas las sesiones e intervenciones por la mayoría de los jefes de Estado. El Ejemplo del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, apoyado por Manuel Arce, presidente de Bolivia y por Xiomara Castro, presidenta de Honduras, y otras ausencias con diversa justificación, puso en evidencia la ausencia de cohesión política y la desintegración de América Latina, y de ésta con los dos grandes estados del norte, en particular con los Estados Unidos de América.  Al respecto, tanto el presidente AMLO, como los candidatos a la presidencia de Colombia, Gustavo Petro, y de Brasil, Luís Lula, han propuesto la refundación de la integración latinoamericana, comenzando por el Sistema Interamericano, basado en la OEA, como un imponderable.

La pretensión de crear una certificación sobre la formación democrática de cada país, impulsado por el secretario de la OEA, Luís Almagro, basados en la Carta Democrática aprobada en la tercera Cumbre, sirvió de escenario para que diversos presidentes, entre ellos el de Argentina, solicitaran la renuncia inmediata de todo el equipo directivo de la OEA, cómplice en el golpe de Estado en Bolivia.

La enunciación generalizada de las dos declaraciones que derivan en conclusión de la IX Cumbre de las Américas, y que deja de lado compromisos precisos sobre un programa central de desarrollo orientado a reducir las brechas sociales de la desigualdad económica.

El sistema creado por las Cumbres de las Américas, se convirtió en una prolongación de la crisis del sistema interamericano, derivado de la Cumbre de Montevideo de 1967, y en consecuencia, en tanto la hegemonía de los Estados Unidos sobre el direccionamiento de la política pública de los demás países, no gire hacia una complementariedad horizontal, continuaran deteriorándose los vínculos comerciales y de cooperación tecnológica, y perdurará la especialización productiva de la región en bienes primarios.

Resulta contradictorio que mientras el presidente Biden propone un enfoque humanitario para contrarrestar la producción y el consumo de drogas, algunos mandatarios -Duque de Colombia y Lasso de Ecuador- propongan revivir el Plan Colombia y aplicar las viejas técnicas de glifosato a los cultivos y criminalización del consumo.

En consecuencia, el escenario de las Cumbres de las Américas continuará sirviendo de pasarela en la que se expresen las grandes divergencias políticas, las grandes brechas en el desarrollo económico y social, y la desintegración entre los pueblos, naciones y países de las Américas. Por lo que, cualquier esfuerzo tendiente a superar la fragilidad del sistema interamericano, debe involucrar un acuerdo regional centrado en refundar la integración económica y política, y condensar en uno solo, los múltiples modelos hasta hoy sin rumbo.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

. BECERRA, B. (2022). ”La deuda pública mundial crecerá 9,5% este año, Colombia entre las que más subirá”. www.larepublica.co

. BID (2022). “Estimaciones de las tendencias comerciales. América Latina y el Caribe”.

HURTADO, J. (2022). “Comercio entre América Latina y China crece sin precedentes, expertos piden «cautela». www.france24.com

. MARIA SERRANO, J. (2000). “El “Consenso de Washington” ¿paradigma económico del capitalismo triunfante?”. www.revistadefomentosocial.es

De interés

Artículos Relacionados