miércoles,6 julio 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaClaves educativasLa crisis aumenta los alumnos que quieren convertirse en detectives
Formación regulada

La crisis aumenta los alumnos que quieren convertirse en detectives

Redacción
Los pleitos empresariales disparan la demanda de estos profesionales que pueden formarse en 17 universidades españolas. Actualmente hay 1.500 investigadores en activo
En nuestro país hay 13 universidades públicas y cuatro privadas que ofrecen formación para desarrollar esta profesión. Ya no es obligatorio una carrera en Criminología para acceder a la rama de investigación privada. Atrás quedaron los escasos requisitos para ejercer, era suficiente carecer de antecedentes penales y solicitar una autorización administrativa.

El Ministerio de Interior regula la formación que deben tomar los detectives privados en España y obliga a estar en posesión de un diploma de detective privado que se obtiene después de cursar las enseñanzas que programa el Ministerio. La formación incluye, como mínimo, 1.800 horas lectivas que deben desarrollarse, al menos, durante tres cursos lectivos. Al ejercer se tienen que cumplir una serie de requisitos que les impone la Dirección General de la Policía y estar en posesión de la Tarjeta de Identificación Profesional (TIP). Una licencia que no es necesario renovar, pero que se controla anualmente.

 

Más alumnado especializado
La crisis y las altas cifras de paro han obligado a que muchas personas busquen empleo en sitios o puestos que antes ni se imaginaban. Ser detective privado es una de esas profesiones que suman más adeptos. De hecho, en España actualmente hay 1.500 detectives privados en activo y unas 2.800 licencias extendidas.

 

Además de las múltiples ramas del derecho que se estudian (mercantil, civil, penal, procesal, constitucional), muchos profesionales, al salir de la carrera, realizan especializaciones en los ámbitos del fraude empresarial, seguridad informática o pericia caligráfica, entre otros.
Según el Collegi Oficial de Detectius Privats de Catalunya, cada año el abanico de las personas que se inscriben abarca más franjas de edad, lo que permite al sector tener un rico porcentaje de detectives que forman parte del llamado "perfil bajo". Esto es, que no suscitarían, a priori, ninguna suspicacia.

 

Alberto Navarro, director de la Escuela de Estudios de Criminología, Seguridad e Investigación (EdECSI), indica que "hay un incremento paulatino de estudiantes en investigación porque a la vez que estudias una carrera universitaria, te permite obtener un carné profesional para trabajar en el sector".

Las investigaciones relacionadas con la crisis han aumentado un 5 por ciento, según la Asociación Profesional de Detectives Privados de España (APDPE). Ahora hay más encargos para investigar la solvencia de empresas que no pagan deudas, alzamientos de bienes o quiebras. También crecen las peticiones para verificar la legitimidad en la concesión de subvenciones o contratos públicos por parte de la Administración. Ahora los detectives ayudan a desenmascarar la corrupción. Otras áreas que han aumentado notablemente en estos últimos años son las las investigaciones por falsificación de marcas, subarrendamientos no autorizados, bajas fingidas, competencia desleal, etc.

 

Otros cursos de formación
Hay otros cursos que pueden complementar la formación universitaria que se dedican a diferentes materias como el crimen organizado, mejorar la conducción para el seguimiento o riesgos financieros. Algunos de ellos son: curso de Inteligencia y Prospectiva (Instituto de Psicografología y peritación), Técnicas de Comunicación Aplicadas a la Declaración Policial (Escuela de Prevención y Seguridad Integral) y curso en Inteligencia Competitiva y Vigilancia Tecnológica (Universidad Pompeu Fabra), entre otros.

 

Intrusismo
¿Cómo se diferencia a un detective privado de uno pirata? Básicamente a través de la tarjeta de identidad profesional. De hecho, nuestro país es el más exigente de la Unión Europea, tanto en el ámbito formativo como en regulación. Por esta razón, a nivel comuntiario se exige una regulación común que les beneficiaría ante países sin unos requisitos tan marcados.

 

Salidas profesionales
La investigación privada en España cuenta con dos tipos de profesionales: atrás quedó la gabardina y sombrero medio ocultos tras una esquina, los detectives que están sujetos a la legislación de seguridad privada y pueden realizar actividades de vigilancia en ferias, hoteles y congresos. Están obligados a llevar libros de registro de sus actividades que pueden ser inspeccionados por la Policía. Y los investigadores privados e investigadores mercantiles. Los requisitos son darse de alta como autónomos y en el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE). Algunos profesionales de este campo se han formado trabajando y otros han realizado cursos de lo más diversos. No tienen ninguna dependencia de la Policía ni del Ministerio del Interior. Hacen lo mismo que los detectives salvo las actividades de vigilancia y son más numerosos que ellos. Ha habido varios intentos judiciales por parte de los detectives de que se les condene por intrusismo, pero todos han fracasado.
Los honorarios medios de un detective privado se mueven alrededor de los 50 euros por hora. En el caso de que se contrate otra persona o se requieran más horas, se cobrarán 70 euros adicionales. En días festivos y horas nocturnas el precio aumentará un 50 por ciento.

De interés

Artículos Relacionados