domingo,28 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaLa falta de inversión en los niños más vulnerables traerá más muerte,...
Según UNICEF, serán casi 250 millones los afectados en 2030

La falta de inversión en los niños más vulnerables traerá más muerte, pobreza y analfabetismo

Redacción
UNICEF insta a los gobiernos, empresas y otros sectores a acelerar sus esfuerzos para responder a las necesidades de los niños que viven en la extrema pobreza. Según un informe de la organización para el 2030 unos 69 millones de niños podrían morir por enfermedades prevenibles y unos 167 millones vivirían en la pobreza.

Un informe de UNICEF sobre la situación de los niños del mundo, presentado este martes, pronostica un sombrío panorama para aquellos más pobres, en el caso de que los gobiernos, las empresas y otros sectores no aceleren los esfuerzos para responder a sus necesidades.

El estudio, basado en tendencias actuales, prevé que 69 millones de menores de cinco años mueran de enfermedades prevenibles, 167 millones vivan en la pobreza y 750 millones de mujeres se hayan casado de niñas para el año 2030, el plazo para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

El director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, alertó que existe una opción, invertir en esos niños ahora para evitar que el mundo no quede estancado, más desigual o dividido.

Niñas desplazadas en Iraq. Foto: UNICEF/Tara Todras-Whitehill

El informe reconoce que se han hecho progresos en este campo, pero advierte que éstos no han sido equitativos ni justos, ya que los más pobres tienen el doble de probabilidades de morir antes de cumplir cinco años y de quedar gravemente desnutridos, en comparación con los más ricos.

UNICEF subrayó que existe evidencia de que invertir en los más vulnerables puede generar beneficios inmediatos y a largo plazo. Para ello, puso como ejemplo los réditos de los programas de transferencia de dinero que permite a los niños permanecer más tiempo en la escuela y acceder a niveles más altos de educación.

Por último, subraya que la inequidad no es una cuestión inevitable ni insuperable. Sugiere poner en marcha soluciones integradas y formas innovadoras de afrontar el problema, además de inversiones más equitativas con el involucramiento de las comunidades, para ayudar a igualar la situación de la infancia.

De interés

Artículos Relacionados