jueves,7 julio 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónDebatesLa falta de personal en España. ¿Por qué falta realmente?
Análisis del mercado laboral por Anabel González Blanco

La falta de personal en España. ¿Por qué falta realmente?

Ya somos bastantes personas las que pensamos que los sectores que están sufriendo falta de personal cualificado se deben al desprestigio que han recibido por las malas acciones de unos pocos de los suyos (construcción, hostelería, comerciales, talleres, etc.). Desde tiempos inmemoriales recordamos aquel camarero al cual veíamos tanto a las 9 de la mañana, como a las 8 de la tarde, de sol a sol, a aquel peón de la construcción con un corsé en la espalda y artrosis múltiple porque hacía mucho más esfuerzo físico del que debería y sin los EPIS adecuados.

En España tenemos tres problemáticas y parece que no atajamos ninguna, bien porque no apetece o porque no queremos verlo:

1. Las condiciones laborales. Hay sectores que ofertan muy malas condiciones por un sueldo que no lo merece, en muchos casos por debajo del convenio. Las horas y las funciones, echan a la gente para atrás a la hora de postularse en vacantes. Es el caso de la hostelería, por ejemplo. En muchos casos, desde el principio te comentan que se te va a asegurar al 50% de la jornada completa, aunque termines por hacer 60 horas o más
semanales, en las que no se incluye el extra de las horas nocturnas (de 22 a 6 horas) y en casi todos los casos con categorías inferiores a las que deben ser (camarero y ayudante de camarero).

2. La cifra de parados en España. Si realmente no hay personas tan cualificadas como quieren, hay que recalcar que hay 3 millones 100 mil parados en este país, muchos de ellos
cobrando las rentas de inserción social o el ingreso mínimo vital. Estas prestaciones tiene la finalidad de reintroducir a la gente en el mercado laboral mediante formación por un
lado que oferta el SEPE y con la colocación en puestos que sean compatibles. ¿Qué problema tenemos en que esas personas se formen para cubrir esos puestos? Porque hasta
ahora no conozco a nadie al que le hayan obligado ni a formarse, ni a aceptar algún puesto relacionado y conozco mucha gente que cobra estas prestaciones.

3. La oferta formativa. Está claro que en casi todos los sectores hay revoluciones tecnológicas y los puestos se van especializando cada vez más, pero vemos que tanto las carreras universitarias como los Grados de formación profesional siguen siendo los mismos. ¿No deberíamos añadir o
actualizar la enseñanza?

La conclusión es ni más ni menos el engrosamiento del número de desempleados y la fuga de cerebros. Lo que no cuadra, se mire por donde se mire, es una cifra tan alta de parados teniendo en cuenta que muchos tienen altas formaciones y años de experiencia. Y no será porque personas que tienen carreras universitarias o formación profesional no quieran trabajar en puestos de inferior categoría, sino porque estos no ofrecen las condiciones mínimas. Pero tranquilos, creo que en Francia y en Alemania se requiere y valora muy bien nuestro talento por lo que tenemos entendido. Se buscan médicos, ingenieros, enfermeros. Y las condiciones de vida son envidiables. No podemos permitir que vivir en otro país sea deseable para los españoles en este aspecto, ni que vivir en España sea un infierno en lo laboral. No nos olvidemos que somos personas y no máquinas.

Anabel González Blanco
Responsable de Dpto. Contabilidad y Auxiliar en Fiscal y RRHH

De interés

Artículos Relacionados